San Buenaventura, Coahuila.

 

 

San Buenaventura, Coahuila.

 

La Fundación, El Santo, la Religión y las Ferias del 14 de Julio.

 

 

 

 

 

Por Horacio Domínguez Lara

Colegio de Investigaciones Históricas del Centro de Coahuila. A. C. 


 

Índice

 

Texto

Página

1.- El Origen de San Buenaventura y sus misiones.

3

2.- 1ª  Misión - San Buenaventura de las Cuatrociénegas.

4

3.- 2ª  Misión - San Buenaventura de Contótores.

5

4.- 3ª  Misión - San Buenaventura de los Colorados.

5

5.- 4ª  Misión San Buenaventura de la Consolación.

6

6.- 5ª  Misión - San Buenaventura de Vizarrón.

10

7.- La fundación del Pueblo Señora de Guadalupe de Horcasitas.

11

8.- El origen del nombre de San Buenaventura.

13

9.- El Doctor Seráfico San Buenaventura.

14

10.- San Buenaventura, su festejo es el 14 o 15 de julio?.

17

11.- La Religión Católica y su desarrollo.

17

12.- La Feria Comercial de 1835.

22

13.- La Feria a San Isidro Labrador 1880 – 1900.

24

14.-La Feria septembrina de la Independencia – 1910.

25

15.- Las Ferias del 14 de Julio homenaje al Santo Patrono  San Buenaventura.

29

 

La reproducción y fotocopiado parcial o total del presente  folleto esta permitida para uso educativo, social, histórico, promocional e impulso cultural.

 

Portada: La iglesia de San Buenaventura y sus 2 torres.

 

Revisión: Silvia De Luna García

Julio 2014.

Colección: La Muralla


 

1.- El Origen de San Buenaventura y sus misiones.

 

La historia de San Buenaventura es muy afín a muchas de las antiguas poblaciones del norte de México y sur de los Estados Unidos, particularmente lo que hoy constituyen los estados de Coahuila, Nuevo León,  Texas y Nuevo México, ya que muchas de ellas debieron ser fundadas en varias ocasiones, debido principalmente a la inestabilidad económica de sus primeros fundadores por la falta de riquezas (las cuales no es muy favorecido el amplio desierto norteño y que eran  buscadas por el  conquistador español)  y  por otra parte los continuos embates de los indios que veían invadidos sus territorios y sustraídas sus  propiedades.

 

Por el contrario, los generosos y humildes frailes franciscanos con un amor hacia los indios,  despojados de intereses personales y materiales, respetaron sus costumbres y territorios. Ellos fueron quienes mediante una labor callada guiaron no solo una evangelización pacífica y duradera, sino la labor de ir fundando pueblos estables en territorios muy alejados del centro de México, todo esto ocurría durante el siglo XVII y el XVIII  encauzados por un gran personaje llamado fray Juan Larios a quien se le ha nombrado el “Fundador de Coahuila”. [1] .   

 

2.- 1ª  Misión - San Buenaventura de las Cuatrociénegas.

 

A finales del año 1673 los religiosos fray Esteban Martínez, fray Manuel de la Cruz y un hermano novicio llamado fray Juan Barrera (Barreiro) parten de la ciudad de Guadalajara rumbo a Zacatecas en una misión para auxiliar al padre fray Juan Larios en la evangelización de Coahuila y que había emprendido unos meses atrás, a esta misión se le une en el mineral de Mapimí fray Francisco Peñasco de Lozano, en su jornada  de camino entran en lo que antiguamente le llamaban camino de "Coaguyla",  por el rumbo de Parras guiados éstos por unos indios nombrados los Coahuilos.

 

Al llegar a un hermoso cañón donde se asentaban los indios Joras (Como a 20 Leguas de la Villa de Nueva Almadén - hoy Monclova), arribaron a un extenso valle con muchas ciénegas de donde brotaba el agua limpia y en abundancia, encontraron muchas enramadas y vid silvestre. En esas ciénegas existían algunas tribus de indios esparcidos por esta comarca y que se hacían llamar “Los Salineros”, la caza y la pesca era la base de su alimentación que era abundante en esta microregión.

 

Al percibir los misioneros que esas naciones o tribus de indios algunas de ellas se mostraban dóciles y benévolos para ser evangelizados al cristianismo,  fray Manuel de la Cruz los congrega y exhorta a integrar una misión con las tribus llamadas: Bauzarigames, Contótores y Cabezas, a esta misión la llamó San Buenaventura de las Cuatrociénegas probablemente esto ocurría precisamente un 14 de julio de 1674 (Día del Santo San Buenaventura).

 

Meses más tarde esta primer misión va a ser destruida debido a las constantes hostilidades que había entre los indios; Cabezas, Contótores y Bauzarigames contra los indios Tobosos, por lo que la misión es trasladada temporalmente por el misionero Fr. Martín Bonal a la parte sur-oeste de la llamada “Boca de los Nadadores”[2].

 

 

3.- 2ª  Misión - San Buenaventura de Contótores.

 

Ya en su nuevo asentamiento se origina una sangrienta guerra entre los mismos indios Bauzarigames en  contra de los Contótores y los Cabezas. Los agresivos Bauzarigames someten a las 2 tribus, quienes al verse rendidos toman como refugio las habitaciones de los misioneros, quienes los defendieron exponiendo sus  vidas. Al día siguiente con la retirada de los Bauzarigames, los Cabeza y los Contótores los siguen para enfrentarlos nuevamente en una batalla de sol a sol,  y donde quedan prácticamente exterminados los Contótores y solo sobreviven algunos de los indios Cabezas.

 

Los sobrevivientes por parte de Cabezas parten hacia el rumbo de Santa María de Parras[3] perdiendo sus tierras y quedando abandonada la misión por varios años. A esta misión se le llamo San Buenaventura de Contótores.

 

 

4.- 3er  Misión - San Buenaventura de los Colorados.

 

Debieron de pasar varios años para que en 1682 fray Martín Ponce realice un nuevo repueblo de la antigua misión de los Contótores, pero ya dentro del Valle del Cándamo o de los Nadadores por el lado norte del Puerto del Carmen en un lugar denominado La Laja[4], ahora exclusivamente con indígenas pacíficos Tocas y Colorados. A esta nueva Misión se le siguió llamando San Buenaventura,  y solo se le agregó el mote de sus nuevos habitantes “Los Colorados”  (San Buenaventura de los Colorados)

 

 

5.- 4ª  Misión San Buenaventura de la Consolación.

 

Años más tarde (1692) Siendo Gobernador de Coahuila y Texas Diego Ramón visita los asentamientos localizados en el Valle del Cándamo (Entre Santiago de la Monclova y la “Boca de los Nadadores”) con el propósito de dar posesión a la misión de Los Colorados en  “La Laja” y los cuales a través de su misionero habían pedido ser reubicados, ya que no estaban conformes en La Laja por la vecindad con los indios Contótores por sus viejas rencillas,  y exhortaban trasladarse a un lugar más al norte (ya reconocido) que se encontraba río abajo del río Salado (Nadadores), como a legua y media de la misión de Santa Rosa de los Nadadores cercano a un ojo de agua. Ahí les parecía que la tierra era laborable y lugar fácil de sacar una toma de agua del río para realizar sus cultivos.

 

Aceptada la solicitud por Diego Ramón, pasan al mencionado sitio ese mismo día con asistencia del misionero fray Bernardo de Rojas y un grupo de los indios Colorados,  una vez en el terreno les da posesión río abajo de las fincas y aguas, sobre la franja izquierda del río Nadadores. A este asentamiento se le da el nombre de San Buenaventura de la Consolación.

 

Las mediciones exactas son ejecutadas en 1693 por el capitán Juan de Zigarroa comisionado por el Virrey Gaspar de la Cerda Sandoval Silva y Mendoza, conde de Galve, localizando las mojoneras para 6 sitios de ganado mayor, 3 sitios de ganado menor y 8 caballerías de tierra, traza una saca de agua para el regadío de sus parcelas. Además de extender (4 sitios de ganado mayor más) y mover la misión un poco más al sur sobre el Río Nadadores de tal manera que pudieran aprovechar mejor el agua (una saca de agua adicional) y regar las tierras de labor.

 

Esta misión tiene poco éxito; debido a lo salitroso del terreno y las inundaciones en épocas de lluvia, además que la tierra arcillosa en este lugar no era la más adecuada para el desarrollo de la agricultura.

 

El 4 de junio de 1698 el misionero fray Bernardo de Rojas e indios naturales de ésta misión de San Buenaventura de la Consolación, solicitan al Gobernador de la Provincia de la Nueva Extremadura, Francisco Cuervo y Valdez  les permitiera trasladarse a las lomas del “Paso de las Mancas” (Loma de Santa Gertrudis), la solicitud es desatendida por el Gobernador Cuervo, quien siempre se caracterizó como un personaje cruel y enemigo de los indígenas, sin embargo sin su permiso la misión es reubicada en un sitio cercano a la actual Congregación Santa Gertrudis, en este lugar los numerosos ataques de los indios, hace que la misión sea abandonada dejando a su paso un paraje solitario y desolador con pocos habitantes.

 

Arco de bienvenida, detrás el Cerro de Santa Gertrudis.

 

Entre 1700 y 1713 va a ser una etapa muy difícil para ésta misión,  ya que se incrementaron los ataques de los indios, particularmente los llamados; Tripas Blancas, Bauzarigames, Tobosos y otras tribus aliadas, quienes cometían constantes depredaciones a sus propiedades y sus habitantes, por lo que los escasos pobladores debieron de abandonar la misión en 1713 en que es arrasada la misión por la tribu Tripas Blancas.

 

En septiembre de 1725 fray Martín de Silva, quien se desempeñaba como sacerdote en la comunidad de San Buenaventura de los Nadadores va a la misión de San Bernardino de Candela para hacer entrega de los libros de la parroquia al Comisario misional de Coahuila fray Andrés Lariz, que meses antes la había visitado y reconocido los documentos de la misión, encontrando algunos faltantes de estos textos debido al ataque de los indios en la misión de Santa Rosa de Nadadores y de San Buenaventura y por la cual sus habitantes habían huido a refugiarse en la misión de San Francisco de Coahuila, el misionero del padre fray Martín Silva quien promovía el regreso a la abandonada misión de los Nadadores (se refiere a San Buenaventura de los Nadadores) para regresar a recoger lo que había sido sembrado y volver a fundar una nueva misión 2 leguas más cercano a San Francisco y es sitio mejor que el anterior, con una acequia donde no faltase el  trabajo o alimentos.

 

 

El 26 de junio de 1727 siendo gobernador de Coahuila Blas de la Garza Falcón trata de apoderase de las tierras de la misión (sin éxito), haciendo la denuncia sobre tierras abandonadas o terrenos baldíos en el predio denominado de misión Hacienda de San Buenaventura.

 

Para 1730 el Gobernador Manuel de Sandoval apoyado por el brigadier Pedro de Rivera intentan repoblar las misiones de Nadadores y San Buenaventura que habían sido asoladas y arrasadas por los indios Tobosos.

 

Recurriendo a una forma antigua de reclutamiento, en 1735 el Marqués de Casafuerte y Virrey de la Nueva España, ordena al gobernador de la provincia de San Francisco de Coahuila, Blas de la Garza Falcón que 15 familias de tlaxcaltecas[5] de la villa de San Esteban del Saltillo, pasen voluntariamente al pueblo de San Buenaventura de Nadadores y socorran a sus habitantes, ya que viven continuamente hostilizados por los indios chichimecos y bárbaros. Ordenando una compensación por familia de:

 

“50 pesos a cada uno de los pobladores de San Esteban que este dispuesto a poblar en San Buenaventura de los Nadadores”

 

Esta propuesta no va a tener éxito a pesar que los tlaxcaltecas de San Esteban sufrían una intensa sobrepoblación, desocupación y hambruna.

 

3 años más tarde en enero de 1733 van a llegar 12 familias de tlaxcaltecas procedentes de Saltillo y Parras, a repoblar la misión de los Nadadores y más tarde va a ser el pueblo de Nuestra Señora de la Victoria Casa Fuerte de los Nadadores (Hoy Nadadores, Coahuila).

 

 

6.- 5ª  Misión - San Buenaventura de Vizarrón.

 

El 3 de noviembre de 1735 se hace del conocimiento al Arzobispo-Virrey Juan Antonio de Vizarrón y Eguiarreta el total abandono en que se encuentra la misión de San Buenaventura y ordena que de inmediato indios naturales de la misión de Santiago de Valladares (cerca de Candela, Coahuila) y de Boca de Leones (Hoy Villaldama, N. L.) pasen a repoblar la nueva misión se le hizo llamar San Buenaventura de Vizarrón.

 

Para febrero de 1736 llegan a la misión de Vizarrón 16 familias de Santiago de Valladares conducidas por fray Bernardo de Aguilar, siendo él mismo quien da posesión jurídica y eclesiástica, dejando como encargado a fray Ignacio Enríquez del Castillo para que doctrinara a los nuevos pobladores y administrar los auxilios espirituales. Fray Ignacio de inmediato emprende una gran cruzada de trabajo,  dedicándose a reparar el convento y las celdas, poniendo en buenas condiciones unos cuantos días la abandonada capilla del servicio doctrinal.

 

Por su parte los nuevos pobladores se dedican a reparar las antiguas viviendas de los indios Colorados y  ser habitadas; dan limpieza a la antigua acequia,  desmontaron  y preparan la tierra para el cultivo de granos básicos del próximo ciclo agrícola,  con muy buenos resultados.

 

A pesar de haber tomado posesión en 1736 es hasta el 20 de octubre de 1744 cuando se inician las medidas oficiales de repartición de tierras y agua de la misión de San Buenaventura de Vizarrón, actividad que  realiza el Capitán Pedro de Rábago y Terán.

 

En ese mismo año el censo de población de San Buenaventura de Vizarrón, arrojaba  que se habían mantenido las mismas 16 familias para un total de 51 personas de todas las edades y sexos, las cuales eran presididas por el religioso fray Juan de Guevara.

 

La misión de San Buenaventura de Vizarrón en lugar de prosperar, como se esperaba comenzó a decrecer rápidamente, debido en gran parte a la apatía y descuido de sus pobladores que poco a poco comenzaron a abandonarla y emigrar a los pueblos cercanos, en parte por que era un territorio aislado de la defensa de soldados presidiales, lo que permitía con facilidad el ataque de los indios.

 

La noticia llega a oídos del virrey Francisco de Güemez y Horcasitas, quien ordena con fecha 23 de enero de 1747 efectuar una inspección para conocer las condiciones de dicha misión, resultando que la misión se encontraba completamente deshabitada y destruida. Ya que sus moradores se habían marchado o bien al pueblo de Nadadores o  el de Santiago de la Monclova.

 

 

7.- La fundación del Pueblo Señora de Guadalupe de Horcasitas.

 

El 5 de noviembre de 1747 el Virrey Juan Francisco de Güemez y Horcasitas Conde de Revillagigedo, envía un comunicado urgente al  Gobernador y Teniente de Capitán General de Coahuila Pedro de Rábago y Terán solicitando fundar una población en la abandonada misión de San Buenaventura, ahora con familias de Santiago de la Monclova, que no contasen con tierras propias y se comprometieran no solo a cultivarlas, sino a pagar a los indios la cosecha y bienes que tenían y que ascendía a 299.50 +/- 300 pesos de acuerdo a documento firmado por los tasadores y evaluadores nombrados por el Gobernador Rábago y Terán que asentaba: 

 

Por cinco chozas y jacales de zacate, rodeados por abajo de adobes unas con otras = 32.50

 

Por la iglesia o capilla en que se celebraban el santo sacrificio de la misa, compuesta de adobes techada con carrizo y 16 morillos delgados, 3 marcos medianos y una puerta vieja sin chapa cerrojo ni llave= 30.00

 

Por 2 celdas medianas techadas de carrizo y 20 morillos las dos, y una cocina lo más caída y destechada, puertas, marcos, solerás, ventanas, adobes y su manufactura = 112.00

 

Por las tierras que tenían laboradas anteriormente con sus sacas de agua = 125.00

 

Dado que el Gobernador Rábago y Terán se encontraba fuera de Santiago de la Monclova, en una expedición hacia el norte por la parte de Texas (Big-Bend, La Junta de los Ríos y las Montañas de los Indios Chisos), a su regreso de inmediato se presta a dar cumplimiento de la real ordenanza.

 

Breve Cronología de la fundación.

 

Del 11 al 15 de mayo de 1748 anuncia y convoca a familias de Santiago de la Monclova para integrar el nuevo pueblo de San Buenaventura:

 

...para que llegue a sus noticias y ninguno alegue ignorancia, se promulgará mañana a son de caja después de la misa mayor en el mayor concurso de este vecindario: Y para su establecimiento se fijará un tanto en las puertas de las casas de Ayuntamiento y para la mayor comprensión de su tenor:

 

El 24 de mayo de 1748 se da a conocer los nombres de las 30 familias admitidas y convenidas en poblar la nueva comunidad de San Buenaventura (posteriormente se incluyen a 6 más).

 

El lunes 27 de mayo de 1748 se cita a las familias en la misión de San Buenaventura, para iniciar a practicar el repartimiento de tierras.

 

Del 28 de mayo al 1 de junio de 1748, quedan establecidos los señalamientos definitivos de como quedan fincados los solares del pueblo, entre los que se incluyen:  solar para una plaza, iglesia, viviendas, sacas, casa de gobierno, huertos y labores para todas estas familias, la suma un total de personas es de 158, a las que en conjunto se les adjudicaron; 87 caballerías de tierra de pan llevar[6],  36 solares y sus respectivas sacas de agua para su riego, inscribiendo en una acta que inicia así:

 

En dicho pueblo de nuestra Señora de Guadalupe de Horcasitas en dicho día primero de junio de mil setecientos cuarenta y ocho años ante mi dicho Gobernador y Teniente de Capitán General y testigos de que uso con quienes actúo como Juez Receptor a falta de Escribano Público y Real según derecho parecieron el Gobernador Alcalde Alguacil y demás Indios en numero de nueve...

 

Años más tarde aparece como el nombre Oficial el de  San Buenaventura de Nuestra Señora de Guadalupe de Horcasitas.

 

 

8.- El origen del nombre de San Buenaventura.

 

El nombre original de la villa de San Buenaventura procede desde el establecimiento de la primera misión en el Valle de las Cuatrociénegas por los misioneros franciscanos que arribaron a estas tierras a principios del año de 1674, a la que llamaron San Buenaventura de las Cuatrocinégas, muy probablemente cercano al 14 de julio fecha en que se recuerda la muerte del  Santo italiano franciscano San Buenaventura. Y no como se menciona en algunos apuntes que es en honor a fray Dionisio de San Buenaventura quien acompañó a fray  Juan Larios y Fernando del Bosque en la famosa expedición Bosque-Larios en 1675 y que partió de  la misión de Nuestras Señora de Guadalupe[7] hacia el norte. Ni en distinción a fray Antonio de San Buenaventura y Olivares fundador de la misión de San Antonio de Valero (El Álamo Texas)[8].

 

 

9.- El Doctor Seráfico San Buenaventura.

 

Es bautizado como Giovanni (Juan) de Fidanza en el año de 1221 en Bagnoregio, de la provincia de Viterbo en la región del Lazio. Su padre Giovanni di Fidanza (médico) y su madre María Ritilla. Siendo niño enfrenta una durísima enfermedad la cual es curada por el mismo San Francisco de Asís y el cual lo convoca  a la sociedad franciscana de los Hermanos Menores y posteriormente en agradecimiento a San Francisco su benefactor, se hace religioso franciscano que vendría a dar forma a esta unidad religiosa con su gran filosofía.

 

Estudia en  la universidad de París  y llegó a ser uno de los más grandes sabios de su tiempo. Se le llama "Doctor[9] Seráfico" (Serafín = el que arde en amor por Dios).  Al morir Fray Francisco de Asís  en 1226, él continúa con su obra y más tarde es nombrado Superior General de los Padres Franciscanos, concediéndole el título de Cardenal.

 

 

Y aunque famoso universalmente por su gran sabiduría, Buenaventura seguía siendo una persona muy humilde en su trato y en su vida cotidiana normalmente ayudaba a los hermanos laicos. Se cuenta que la noticia y nombramiento como Cardenal le llega un día mientras estaba lavando platos y para no interrumpir esta humilde ocupación, les ruega a los enviados del Papa esperar un momento y les pide que el Capelo (sombrero de ala ancha usado por el clero de color púrpura) lo colgaran en un árbol próximo, hasta que sus manos estuvieran libres para tomarlo, al concluir su labor habitual hace la recepción del Capelo o Galero cardenalicio, así mismo el anillo.

 

Su enseñanza es más afectiva y práctica que especulativa. No le importa el método con tal de hacer más virtuosos a sus discípulos. Si Tomás se esfuerza, sobre todo, por iluminar la inteligencia, él busca más entusiasmar los corazones.

 

Buenaventura es una de las personalidades más ricas que ha habido en la Iglesia. Es predicador y profesor, filósofo y poeta, teólogo y místico. Y todo en grado brillante. Es un buen gobernante, con suavidad, pero con energía,  anima a los hermanos relajados y frena los extremistas.

 

Es un gran escritor como lo muestra su obra maestra “El itinerario de la mente hacia Dios” que es un retrato de su propia vida. Bastaba leer sus libros para conocer que era un hombre afable, cortés, humilde, cariñoso, compasivo, prudente, casto y adornado de todas las virtudes."

 

En Junio de 1274 los 2 grandes franciscanos; Tomás de Aquino y Buenaventura se dirigen a Lyón para participar en el XIV Concilio Ecuménico. Tomás muere en el camino Y es  Buenaventura quien lleva todo el peso del concilio para obtener un consenso con la iglesia ortodoxa. Con sabiduría y dulzura consigue que firmen su unión con la Iglesia Católica.

 

Buenaventura muere durante las celebraciones, la noche entre el 14 al 15 de julio en 1274. Ello le evitó la pena de ver más adelante a los propios católicos rechazar la unión por la que tanto había trabajado. Sus restos fueron depositados en la iglesia de Lyón.

 

En 1434 los restos de Buenaventura son trasladados a la nueva iglesia erigida en Lyón en honor de San Francisco de Asís, su cabeza se encontró en perfecto estado de conservación y la lengua tan roja como en vida. Este milagro no sólo movió al pueblo de Lyón a elegir a Buenaventura como su patrono, sino que también dio un gran impulso para iniciar el proceso de su canonización, la cual fue fervorosa y  universalmente aceptada.

 

Finalmente el 14 de abril de 1482, Buenaventura es inscrito en el catálogo de los Santos por el Papa Sixto IV y es fundando su santuario en la catedral de Lyón.

 

Para 1562 el santuario es saqueado por reformistas y la urna que contenía su cuerpo es quemada en la plaza pública. Su cabeza fue conservada por el heroísmo del superior de la parroquia, que la escondió a costa de su vida, pero desapareció durante la Revolución Francesa.

 

 

10.- ¿Su festejo es el 14 o 15 de julio?

 

San Buenaventura fue suscrito entre los principales Doctores de la Iglesia por el Papa Sixto V, el 14 de marzo de 1587. Su fiesta se celebra el 14 de julio, sin embargo durante la reforma  santoral llevada a cabo por el Papa Pablo VI en 1969, es trasladada al 15 de julio, haciendo referencia que cada comunidad puede seguir festejando el día que por tradición fue instituido antes de esta reforma.

 

 

11.- La Religión Católica y su desarrollo.

 

En San Buenaventura, Coahuila predomina la Religión Católica (73.8 %), además de que se practican algunas otras como: la Bautista, Protestante, Testigos de Jehová, Mormones Pentecostés, Evangélicos y Cristianos.

 

Dado los múltiples traslados de las primeras misiones franciscanas de San Buenaventura por diferentes sitios como: Cuatrociénegas - 1673, Contótores - 1685 (cerca de Sacramento), La Laja - 1687 (Puerto del Carmen), Río abajo de Santa Rosa de Nadadores - 1692 (cercano a los "Salitrales") y El Pueblo de Nuestra Señora de Horcasitas – 1748), los misioneros encargados de evangelizar a los indígenas, en los cortos periodos de estancia y las pésimas condiciones climáticas  en los diferentes lugares tuvieron poca oportunidad de edificar algún templo permanente, reduciéndose a tan solo un pequeño jacal como iglesia y en el mejor de los casos una casa de adobe, con una choza adjunta el que se aprovechaba como albergue o "convento" como lo revelan algunos manuscritos de la época :

 

 “[10]la misión de San Buenaventura de la Consolación tenía una iglesia y convento de terrado donde asistía fray Bernardo de Rojas, primer misionero y capellán con algunas familias españolas que con los indios colorados hacían un total de 43 personas de ambos sexos y edades.

 

La situación de estas "ermitas" llegaba a ser tan adversa que el trabajo de evangelización se tronaba muy penosa y peligrosa para los frailes,   sobretodo podemos imaginar las condiciones climáticas de la región desértica, tal como lo menciona fray Bernardo de Rojas:

 

[11].y que es útil y conveniente mudar la dicha misión por la epidemia del salitre por no poderse edificar en ella antes si de lo edificado se nos cayó un cuarto y la iglesia se está cayendo y la celda de nuestra morada y las casas de los naturales. Y hallo por conveniente al pueblo que expresa para mudar la misión.

 

Para el año de 1698 la cimentación del santuario de la entonces misión de San Buenaventura de la Consolación se describía de la siguiente manera:

 

[12]... era de adobes y techado con 18 morillos,  teniendo 12 varas de largo (10 m) por 5 y media de ancho (4.6 m) con dos puertas dando la principal al Oriente y la del costado más chica al norte que había además contiguo a la misma iglesia y por el lado del sur otra pieza chica también techada con morillos que hacía oficios de sacristía; y por ese mismo viento y pegada a la misma capilla otra pieza larga de terrado techada con 20 morillos, dividida en 3 por 2 tabiques de adobes sirviendo estas de celda y tras-celda del misionero. Por el frente y al oriente de la iglesia quedaba el cementerio rodeado o cercado con palos y ramas espinosas.

 

Detalle del 1er Plano de la fundación del Pueblo de San Buenaventura.

 

Es hasta la fundación del Pueblo de San Buenaventura en 1748 cuando el gobernador Pedro de Rábago y Terán da posesión de los terrenos donde se localiza lo que vendría a ser actual parroquia.

 

[13]….mandé en un alto delinear la plaza y en ella hice medir 120 varas (100 m) en cuadro para su capacidad y en uno de sus cuatro lados señalé para la Iglesia y en su frente las Casas de Ayuntamiento,  repartiendo los otros dos costados en solares entre los más beneméritos.

 

Por más de 50 años desde su fundación,  San Buenaventura en lo eclesiástico dependía del curato de Nadadores, y los sacerdotes tenían que realizar el traslado para oficiar misa y bautizar en una improvisada capilla situada dentro de los terrenos de la iglesia en construcción. Debido a las penurias económicas de los primeros años del pueblo, es hasta principios del año de  1803 cuando  gracias a las limosnas y donativos personales se concluye la obra de la pequeña iglesia y al mismo tiempo la dependencia del curato de Nadadores.

 

 

La primer parvulita que es bautizada es María Josefa Minchaca, hija de Andrés Minchaca y Ma. Encarnación Falcón (12 de mayo). Meses después se realiza el primer casorio, el de José Tomás Sánchez con María Antonia Maldonado (30 de julio). Sin embargo es hasta el 4 de octubre cuando se erige canónicamente Parroquia la iglesia de la villa de San Buenaventura, nombrando como primer párroco José María Galindo Sánchez-Navarro hombre bondadoso y de recio carácter, quien participa por mucho tiempo en los asuntos comunitarios y políticos de su tiempo.

 

A la nave principal poco a poco se adicionaron oratorios o capillas absidiales  laterales como: “Señor San José” (1820), “De la Soledad” "De la Purísima" (1860), Baptisterio, etc., en ellas se veneraban imágenes como la del “Sagrado Corazón de Jesús” donada por doña Mariana Falcón viuda de Cerna, “La Inmaculada” donada por las Hijas de María en el año 1890 y múltiples imágenes particulares de las fervorosas Cofradías existentes.

Mediante el arduo trabajo comunitario de las devotas Matronas, Sacerdotes y autoridades municipales se logra después de varios años construir: el techo del templo, la fachada principal, el altar mayor y un retablo, en el lado izquierdo del templo una pequeña torre de tres niveles con un reloj, rematada de un pequeño campanario y en la parte derecha una atalaya como soporte de un par de campanas.

 

En 1940 por iniciativa del Dr. Heliodoro Rodríguez Flores se forma un patronato, encargado de construir la Torre del “Reloj” o de los  “Misioneros” la cual es concluida en 1946, siendo hasta hoy el emblema de nuestro pueblo, símbolo de la cristiandad y un homenaje a los abnegados misioneros franciscanos quienes vinieron a predicar por estas áridas tierras.[14] 

Colocación de la primera piedra de la Torre los misioneros (1944)

 

En 1975 se inicia la demolición de la antigua iglesia y sus tradicionales capillas, para dar paso a la moderna parroquia diseñada por el Arq. Oscar Falcón la que es inaugurada en 1982 por el Obispo Francisco Villalobos Padilla y párroco Miguel Huitzil Meléndez. En 1995 a iniciativa del párroco Gilberto Valdés Alvarado da inicio la cimentación de la segunda torre, la cual es concluida el 5 de julio de 2006 por el párroco Humberto Álvarez Saucedo quien a su vez realiza múltiples obras como la remodelación del Altar mayor inaugurada el 5 de julio de 2007.y los vitrales de la parroquia el 14 de julio de ese mismo año.

 

 

12.- La Feria Comercial de 1835.

 

La primera información con que se cuenta para que San Buenaventura realizara una feria comercial similar a la que se daba en Saltillo, donde se ofrecían diversos artículos productos y artesanías de diferentes partes de la región y del estado, se va a dar mediante el decreto No 315 del   Gobernador Viesca[15] el 16 de Mayo de 1835.

 

DECRETO No. 315

El Congreso del Estado de Coahuila y Texas se ha creído conveniente decretar:

 

Artículo 1. Se concede una feria anual que se llevará a cabo en la ciudad de Monclova, para iniciar el día 15 y concluir el 30 de Octubre.

Artículo 2. Los artículos  de origen nacional que sean vendidos durante el tiempo de la feria se tasa libre impuestos especiales por el término de cuatro años.

Artículo 3. El mismo privilegio que se menciona en los enunciados anteriores se concede para el pueblo de San Buenaventura, iniciando ésta el 15 de noviembre y concluyendo al finalizar dicho mes.

 

A. de la V y MONTES Presidente

J. M. CARBAJAL D. S.

J. A. TIJERINA D.S.

La feria popular se realizaba entre los días del 15 al 30 de Noviembre, desafortunadamente debido a las circunstancias climáticas propias de esta región (nevadas, sequía, frío, calor, granizadas, etc.) estas ferias comerciales tienen poco éxito y solo se realizan en los escasos años de prosperidad agrícola, aunado a las dificultades político-sociales como; La separación de Tejas, problemas en la mayoría de alcaldías del Estado de Coahuila (falta de presupuesto, inseguridad por ataques de indios, pleitos entre grupos políticos, etc.) y el conflicto político entre lo pobladores de Santiago de la Monclova y Leona Vicario (hoy Saltillo, Coahuila), hace que estas ferias tengan  muy poco éxito.

 

 

13.- La Feria a San Isidro Labrador.

 

Considerada la Agricultura como la principal actividad en los alrededores de San Buenaventura, entre los años de 1880 a 1910,  se va a desarrollar  una festividad relacionada con el Santo protector de los campesinos, San Isidro Labrador (15 de Mayo) llevada a cabo en la Plazuela (Hoy Plazuela Teniente Coronel Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.) combinando el festejo religioso con el comercial, donde se retoma una de las costumbres de los indios tlaxcaltecas como lo es el tradicional baile de Los Matachines o Matlachines

 

Manuel Neira Barragán describe con lujo de detalle como se llevaba a cabo esta festividad: La Plazuela ya estaba engalanada con cadenas de papel de colores, banderitas, ramas de palma, a su rededor había vendimias de golosinas, de antojitos propios de la región: tamales, enchiladas, cabrito relleno, gallina rellena y aquel famoso platillo de Brígida, del que hablo en otra de estas estampas llamando típicamente "Cena", aunque se comiera al medio día.

 

Seis u ocho morillos formando cuadrilongo que se cubría con mantas y los que se adornaban con palmas, flores naturales y de papel de china.

 

Al frente estaba el altar con San Isidro, en honor de quien se hacia la Danza.

 

La misa de las cinco de la mañana, en el atrio de la iglesia están ya los matachines formados en dos filas, rodilla en tierra escuchaban la Santa Misa y terminada ésta salía el Sacerdote, les daba la bendición e iniciaban la marcha bailando al son de un violín y una tambora hasta llegar a la Plazuela, llevando a San Isidro en andas, hasta su altar, desde la Parroquia.

 

Al iniciarse la danza; el violín y la tambora, comienzan con la "Reverencia" o "cortesía" que le llamaban los matachines, pues el grupo ponía la rodilla en tierra luego de pie, daban vueltas haciendo reverencias y al terminar ese pasaje musical, principiaba la Danza... que nosotros le acompañábamos cantando -"Chinene...Chinene matachine, Chinene... Chine... ¡Matachín! Taratatán.. taratán... tararara taratatán..."

14.-La Feria septembrina de la Independencia – 1910.

 

Durante la conmemoración del Centenario de la Independencia de México en 1910, se retoma la ya casi olvidada feria comercial de 1835 y se empiezan a dar algunos festejos populares durante el mes de septiembre, aunado a la culminación de algunas actividades agrícolas. Estas fiestas se van a llevar a cabo en la Plaza Independencia (Plaza principal) como lo narra Manuel Neria Barragán.

 

… año tras año cuando ya se acercaba Septiembre la gente se acercaban al Alcalde solicitando el permiso para poner un “Puesto” (cantina) o un juego de azar, como : el carcamán, las barajas de monitos, “La Manita”, -aquella famosa flecha de metal o de madera que se movía en círculo y ver donde se detenía en un premio grande, que por lo general eran dulces con figuras de : un gato, un conejo, una muñequita, un gatito, un caballito, un perrito, y cuando eran de artículos de lujo, un paquete de orquillas, un dedal, un paquete de agujas, un espejito redondo que por  reverso llevaba dentro de un vidrio, unos daditos con los que jugábamos a los pares y nones.

 

Otros más solicitaban permiso para juegos fuertes como; “La Partida” Loterías, el Palenque de Gallos, Las Carreras de Caballo, Las Corridas de Toros, las Funciones Teatrales, etc.,

 

Los puestos (“cantinas”) se hacían con quiote y carrizo alrededor de la Plaza, las funciones teatrales en el patio de la casa que esta en contra esquina de la mencionada de la que era el dueño Don Santiago Rodríguez. Allí, siendo chamaquito de cinco años escuche las coplas del “Cocol”, que decía una de ellas, “conozco yo un diputado –que también conoce usted- que para escribir cajón –escribía cajón con “gé”...

 

En ese tiempo llegaron los famosos títeres de Rosette Aranda en 1899, que entre otras cosas presentaron la Guerra de Cuba y España como el hundimiento del “Marine”.

 

En ese mismo patio vio San Buena por primera vez el Cinematógrafo Lumiere-Pathe con luz de carburo. Entre otras cintas recuerdo: “Los Perros Contrabandistas”, “Un Día en el Bosque de Bologna” y “ Carreras de Bicicletas”

 

Algunas de estas vistas que  hacían gira por la República llegaban a nuestro terruño: las de Villalongin, Juan Padilla, de Don Salvador Solórzano, de Manuel y Julia Guzmán y la de Don Hilario Altamirano de quien fui amigo después, hasta su muerte.

 

 

Dentro del andador intermedio entre la banqueta interior y los árboles, se colocaban los juegos variados: Loterías, Juegos de Barajas, Del Trompillo, manitas de dulces y de premios de chucherías; los puestos de frutas procedentes de Saltillo y tierra adentro como: manzanas, peras que perfumaban el ambiente, naranjas de Montemorelos y  también de Monclova,  Cerámica de Guadalajara, bultos de cacahuates “el ruido de uñas”...

 

“Cañas ”... que las pregonaban “Cañas, cañas no barañas” y los improvisados restaurantes, a los que llamaban “Mesas” donde saboreábamos ricos platillos de arroz con leche canela en polvo, de a tres centavitos, cabritos rellenos¡ Y qué decir de los dulces y repostería de Don Pablo! ¡Que puchas y que merengues, charamuscas y caramelos con sabor inolvidable!

 

Ah y allá frente a la Presidencia Municipal,  la lotería el primer fonógrafo que llego a esta tierra, un triple alto donde se colocaba un aparato reproductor y cuyos fonogramas era cilíndricos, del reproductor salía un tubo de hule forrado de seda que terminaba en un  disco que tenía, creo que doce o veinte pequeños ductos donde se enchufaban unas “tripas” de hule en cuyo extremo tenían una bifurcación con tubitos de gutapercha que se colocaban en los oídos para escuchar, a tres centavos el cilindro (por así eran) “La Batalla del 5 de Mayo”; “Últimos Momentos del Gral. Zaragoza”, el Grito de Independencia”; y canciones populares. Al iniciarse el cilindro hacían el pregón: ”Pregúntale a las Estrellas”, canción por los Sres. Ábrego y Picazo, El fonograma Edison.

 

Los muchachos de la clase media iban un rato a “La Partida” a apostar uno o dos albures y a distraer viendo cómo ”jugaban fuerte” los adinerados con personas que venían especialmente desde México, Monterrey, Saltillo, Torreón, Guadalajara, Aguascalientes, Durango y otros lugares de la República, de Coahuila y de Texas.

 

Luego... a dar vueltas en la Plaza y a “echar ojo” a las guapas chicas que andaban “sacando agua” como solían decir cuando paseaban alrededor de la plaza.

 

Unas, como decía daban vueltas, otras jugaban a la lotería y era aquí en donde se hacia más “ambiente” porque siempre los intermedios de cada “tabla” eran amenizados por la orquesta de Monclova o por unos cantadores. ¡ Corre y se va ...  Corriendo !

 

Orquesta del maestro Ignacio Rodríguez Zamora

 

Allá en el Kiosco la Banda del Municipio dirigida por el célebre compositor sambuenense, fecundo e inspirado, Don Ignacio Rodríguez, ejecutaba cada diez minutos una bonita selección: Valses, Oberturas, Mazurcas como “Pollas Reyneras”, Shotis como “Feliz Contigo” y “Consuelo”, Valses como “Inspiración” y de la inspiración del propio Nacho Rodríguez:  “Sobre las Olas, la “Marcha Zacatecas” o aquella otra, “Patria Feliz”, ¡Bellísima También! .

 

Debido al conflicto armado de la Revolución Mexicana (1910-1935). Las tradicionales ferias del mes de septiembre se efectuaron ocasionalmente, bien cuando la autoridad del grupo revolucionario en turno lo autorizaba, se tuviera paz, o  haber levantado una buena cosecha.

 

 

15.- Las Ferias del 14 de Julio homenaje al Santo Patrono[16] San Buenaventura.

 

 

Es hasta el año 1941 en que surge la idea de organizar un festejo, ahora en esta ocasión dedicadas en honor al Santo Patrono San Buenaventura, estableciendo las famosas y tradicionales ferias del “14 de Julio” (Las más rumbosas del norte de México como se hacían llamar en su tiempo), La primer reina va a ser la Srita. Lidia Gutiérrez González quien es coronada por el Sr. Pedro V. Rivera Presidente municipal. Debido al conflicto de la segunda guerra mundial, las ferias van a ser suspendidas los años de 1942 a 1944 y reiniciadas en 1945, por el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores un gran visionario, excelente medico y mejor ser humano, a quien se invita para organizar las primeras ferias de 14 de Julio.

 

[17]El festejo de las ferias del 14 de julio se gesta en la barbería del Sr. Rafael Gutiérrez, que se encontraba en un lateral de la mutualista "Melchor Ocampo", donde se juntaban los señores a conversar tipo tertulia, sobre los acontecimientos de la época. Entonces el Sr. Gervasio González Gutiérrez platica que el Dr. Rodríguez tenía el compromiso  de la construcción de la iglesia, y que tenia proyectos de traer unas campanas "únicas“, y un bellísimo y magnifico reloj que se escucharía en todo el pueblo y efectivamente, esas campanas únicas se escuchaban, cuando el ambiente climático era propicio, hasta Monclova, Frontera y no se diga Nadadores, hasta donde también se escuchaban las campanadas del reloj.

 

Y a propósito del bellísimo reloj, el Sr. Rafael Gutiérrez fue comisionado para darle cuerda diariamente y estar a cargo de su mantenimiento, lo cual hizo hasta el día de su muerte.

 

Dicho lo anterior, él les sugiere a todos los ahí reunidos, que aprovechando lo que estaba haciendo el Dr. Rodríguez,  se realizara la feria y todos ellos lo ayudarían a dicho objetivo.

 

Que le comunicaran cuanto antes al Dr. Rodríguez lo ya mencionado, y pedirle ser el  presidente del comité de las ferias y todos ellos estarían apoyándolo. Lo hicieron de inmediato y el Dr. Rodríguez con el inmenso afán de ayudar más a su pueblo, acepto el ofrecimiento.

 

Cita a los que formaban la comisión para invitarlo como presidente, y él a su vez, convoco a todas las fuerzas vivas del pueblo a una junta, que se llevo a cabo en el consultorio del Dr. Rodríguez.

 

A dicha junta asistieron: Don Pedro V. Rivera, Don Gervasio González Gutiérrez, Don Eloy Rivera, Don Luis Almaraz, Don Jesús Gutiérrez Boone, Don Eladio Villarreal, Don Enrique Thomae, Don Abel Ayala, Don Federico Flores y Don Hilario Villarreal.

 

Lo primero que les dijo fue que él estaba inmensamente feliz de que ellos quisieran ayudarlo a mejorar el pueblo.

 

En la casa del Dr. Rodríguez se instalaron grandes mesas en su patio, donde se prepararon tremendas cantidades de ingredientes para hacer los tamales que se venderían en las ferias.

 

Unas señoras mezclando y amasaban, otras preparaban las hojas de maíz, otras terminaban de cocinar la carne, y así ayudaron ellas también en el inicio de las bellas ferias del 14 de julio de San Buenaventura.

 

En la mencionada primera junta también les dijo el Dr. Rodríguez a todos los ahí presentes.

 

- Y quien se encargara de manejar el dinero?

 

Y de inmediato respondió don Abel Ayala, Don Luis Almaraz, y así Don Luís  es nombrado tesorero de las primeras ferias del 14 de julio de 1945.

 

Él formó todo su comité con una verdadera hermandad,  todos con la ilusión de ayudar y mejorar a su querido pueblo. Todos con una gran vocación de ayuda y altruismo.

 

En el curso de 1944 se consiguieron las autorizaciones gubernamentales para dar el inicio a las Ferias de San Buenaventura, así como la integración y organización de dichos festejos, habiendo obtenido los permisos necesarios incluida la autorización para que hubiera en dichos festejos juegos de azahar, increíbles de lograr en aquellos remotos años. Esto fue conseguido por el comité formado por el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

 

A partir de 1945 las Fiestas del 14 de Julio o del Santo Patrono van a tener lugar en la Plaza Principal y sus calles aledañas, sin embargo dada su gran popularidad en el Norte de México y Sur de EUA, año tras año acudía un mayor número de visitantes, por lo que las ferias se empezaron a convertir en una incomodidad, tanto para aquellos que asistían con el propósito de disfrutar de los eventos como corridas de toros, rodeos, exposición ganadera, juegos mecánicos y presentación de artistas de gran fama, así como para los habitantes del primer cuadro de la población o las calles aledañas donde se realizaban algunos eventos. Va a ser en el año de 1987 en que se da por concluida esta etapa de la Ferias en la plaza principal, para ser trasladadas a sus propias instalaciones (A la entrada por la carretera 30 Monclova – Cuatrociénegas). Donde actualmente se cuenta con infraestructura  para su desarrollo como; La Plaza de toros, El Palenque, Teatro del Pueblo, Terraza de bailes populares, Exposición Ganadera e Industrial, Juegos Mecánicos, Tianguis de comida regional, Puestos comerciales, Estacionamiento y oficinas para el Comité de la feria.

 

Durante todos estos 71 años las ferias del “14 de Julio” o del “Santo Patrono San Buenaventura”,  en que han trabajado miles de personas en su organización, desde el momento en que son nombradas las candidatas a reina en el mes de marzo hasta el último domingo del mes de julio en que se da el ultimo golpe de tamborazo. El éxito popular que han tenido en todos estos años ha sido al gran desempeño de todos quienes se ocupan, desde el sencillo barrendero hasta el Presidente de Comité o del Patronato de las Ferias, o de sus habitantes que se esfuerzan por atender a cada visitante como parte integrante de su familia o bien a todos aquellos paisanos que regresan con la nostalgia de reencontrase con su pueblo, sus orígenes y recuerdos de su infancia.

 

San Buenaventura, Coahuila.

Horacio Domínguez Lara.

Julio 2014.


 

[1] Fray Juan Larios Villela- Nace en Sayula, Jalisco el año de 1633, hijo de padres criollos Juan Bautista Larios y Francisca Villela. Ingresa a la orden franciscana en Santiago de Jalisco e inicia su noviciado a los 19 años y hace sus primeros votos a manos del cronista y misionero Fray Antonio Tello. Después de conocer Fray Larios, las condiciones de los indios de Coahuila regresa el otoño de 1673 a Guadalajara, llevando en su compañía 20 Coahuiltecos, algunos de ellos ya bautizados, para solicitar emprender la evangelización en Coahuila. Larios llega en enero de 1674, estableciendo sus primeras misiones Santa Rosa de Santa María, San Ildefonso de la Paz y La Caldera.

En enero de 1676, llega a la misión y presidio de San Francisco de Coahuila, el obispo don Manuel Fernández de Santa Cruz, con 14 familias tlaxcaltecas que fundaron el pueblo de San Francisco de Tlaxcala. Con los grandes recorridos y privaciones propias de los frailes franciscanos, la salud de Fray Juan Larios se ve deteriorada por lo que se retira al Convento de San Miguel donde fallece un 7 de septiembre de 1676.

[2] Puerto del Sacramento o Puerto del Carmen en la parte sur donde antiguamente se encontraba la llamada Villa Nueva (origen del pueblo de Sacramento, Coahuila.).

[3] Hoy Parras de la Fuente, Coahuila.

[4] En la salida del Puerto del Carmen hacia la parte norte, actualmente se encuentra el poblado de Celemania, Municipio de Nadadores, Coahuila.

[5] Quienes habían ayudando al traslado de familias de emigrantes procedentes de las Islas Canarias (Tenerife) para colonizar Texas (San Antonio, Los Adaes y la Bahía) y por esta ayuda los emigrantes Canarios y la corona real los había recompensado con dinero y algunas prebendas .

[6] Pan Llevar.- El nombre y clasificación de las tierras básicamente eran 3: Pan sembrar, Pan coger y las de Pan llevar. Las primeras de trigo aventurero o silvestre; las segundas las de temporal y las terceras las de riego que están bajo regadío y tienen agua de pie.

[7] Hoy Monclova, Coahuila.

[8] Hoy San Antonio, Texas recibe el nombre por el río San Antonio que cruza la ciudad y no por el nombre de su fundador.

[9] Doctor es un título que la Iglesia Católica (el Papa o un concilio ecuménico) otorga oficialmente a ciertos santos para reconocerlos como eminentes maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos, actualmente existen 33 doctores.

[10]Informe del comisionado apostólico Fray Francisco Portales de Arana en 1694.

 

[11]  Carta enviada por Fr. Bernardo de Rojas. al Sr. Gobernador Francisco Cuervo y Valdés el 6 de junio 1698.

 

[12] Informe del misionero Fray Bernardo de Rojas superior del Convento de San Francisco de Coahuila 6 de noviembre 1698. Libro Regino Ramón.

 

[13] Acta de Fundación del Pueblo de San Buenaventura - Medidas realizadas el 28 de mayo de 1748.

[14] Leyenda original de la torre de los misioneros inscrita en una placa de granito que a la letra dice: “Torre de los misioneros erigida por el pueblo de San Buenaventura, Coah. Como homenaje de veneración y gratitud a la memoria de RS. PS. Fray Juan Larios, Fray Manuel De la Cruz, Fray Francisco Peñasco l., Fray Dionisio de San Buenaventura y Fray Esteban Martínez. Conquistadores espirituales, civilizadores y propagandistas de la santa doctrina cristiana entre los indios salvajes de estas tierras. Año de gracias de MCMXLVI.

[15] Gobernador del Estado de Coahuila y Texas el Sr. Agustín Viesca y Montes (15 de abril – 5 de junio de 1835)

[16] Santo patrón, santo patrono o simplemente patrono.- Es un santo que tiene una afinidad especial con una comunidad (artesanal, congregación, clan, pueblo, clase, organización, etc.). los Patronos son considerados por los creyentes como intercesores y abogados ante Dios.

[17] Texto de la Lic. Guadalupe Amanda Rodríguez Gutiérrez hija del Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

 

 

 

 


Me gustaría tu opinión acerca del  sitio Web. enviándome  tus comentarios al correo   horacio.dmz@gmail.com

 

© Creador de la página  Horacio Domínguez Lara 

Since July 22, 2000,  last revised 03/03/2011