Pagina San Buena

Manuel Neira Barragán

 
 

Autobiografía

Algunos libros editados.

"Estampas de Mi Tierra"

La Medicina Popular y la Brujería en Nuevo León y Coahuila durante los Siglos XVIII y XIX.

La canción de la lluvia.... y otros poemas

 

 

 

 

Análisis Mínimo de la obra de  MANUEL NEIRA BARRAGÁN  

Por  Amador Peña Chávez

 

 

 

 

La Polka "San Buena" escrita por Manuel Neira Barragán con arreglos del gran músico José Manuel Peña Neira (nieto)

 

Si deseas Bajarla en mp3

 

polkasanbuena.mp3

 

AUTOBIOGRAFÍA

Llegué a este mundo un domingo a las 8 de la mañana, del 10 de Septiembre de 1894 en un hogar modesto que formaba una pareja de la clase media… Así tan humilde como su personalidad inicia una corta autobiografía Don Manuel a sus 90 años de edad.

Sus padres fueron Don David Neira Esquivel oriundo de San Buenaventura (carpintero de profesión y músico por afición) y Doña Rosa Barragán García de la vecina población de Monclova donde laboró por varios años en la Fabrica de Hilados Santa Fe.

Sus hermanos fueron 10 de los cuales solo sobrevivieron 4; Ruperto, Félix, María del Refugio, Melania y ël.

Su hermano Ruperto carpintero de profesión al igual que su padre y un combatiente revolucionario alcanzando el grado de Mayor.

Sus hermanos Félix y María del Refugio abrazaron la profesión de maestro. Félix se integró a la causa revolucionaria llegando al grado de Mayor.

Manuel y Melania los menores de la familia, por su edad y la época revolucionaria que les tocó vivir no concluyeron sus estudios superiores.

Sus primeros 12 años de vida los pasa en la villa de San Buenaventura, entre amigos, travesuras y correteando entre solares llenos de árboles frutales, su casa se localizaba sobre la calle Zaragoza entre Francisco Murguía y 5 de Mayo.

El estudio de primeras letras lo realiza en escuela Gral. Ignacio Zaragoza de San Buenaventura (“Escuela de Niños”) hasta el cuarto grado.

Su vida en La Agujita Coahuila.

Su Padre David y su hermano Refugio aprovechando el auge de trabajo de carpintería (elaborando Tejabanes = casas de madera con tejamanil) en la Región Carbonífera, parten a trabajar en el año de 1905 y regresan un 31 diciembre de 1906 para llevar a toda la familia con ellos e ir a radicar a la villa de La Agujita.

Su llegada es a la estación de ferrocarril Sabinas, Coah. el 1° de enero de 1907 a medio día bajo un frío intenso y una leve nevada. En esta población va a desempeñar varios trabajos como: aprendiz de carpintero, operador de tiple (torre de carbón), almacenista de dinamita, ayudante de Mecánico, destajista, peón, minero, etc.

Después de su trabajo practicaba líricamente la mandolina la que pulsaba con tanta destreza que sus amigos emocionados le comentaban (1):

¡¡Te mandaste!... ¡Que bruto, que bien tocates! No se te vían las manos... nomás le retintineabas a la mandolina esa.

Una noche lo escucha el maestro de música Don Juan de Luna Esquivel (el mejor violinista que ha dado la región carbonífera), y pide a su padre David que adquiriera el método de Solfeo de Hilarión Esclava para enseñarle, ya que consideraba que tenía grandes dotes musicales. Así fue, y en unas cuantas semanas ya estaba haciendo su primera presentación musical en una velada literaria con el Vals “Imposible” y una Polka de concierto que se llevó a cabo el 5 de Mayo de 1907. Para 1908 compone su primer vals llamado “Felícitas” dedicado a su maestra de la escuela de Sabinas Coah..

Su devoción y deseo por el estudio.

En La Agujita se encuentra que la única escuela de la comunidad solo había hasta el cuarto grado, por lo que repite este nivel en 1908. Al año siguiente su hermano Félix es nombrado Director de la Escuela Lic. Benito Juárez de Nadadores, Coah., por lo que el joven Manuel en su afán de concluir la escuela primaria regresa con él a la región Centro y en un solo período escolar cursa quinto y sexto.

En 1910 regresa a la región minera a trabajar y reunir dinero para ir a estudiar a Saltillo, Coahuila.

Por esa época sus hermanos Ruperto y Félix, así como grupo de entusiastas jóvenes de la región Carbonífera, fundan la Sociedad Mutualista y Recreativa “Josefa Ortiz de Domínguez”, la que cada mes realizan Veladas Artísticas y literarias, presentando; obras de zarzuela, sainetes, comedias, dramas, canto, baile y números musicales de actualidad. Entre quienes integraban esta sociedad eran: Ofilia y Catalina Arredondo, María Molina. Emma y Gala Rodríguez, María Lumbreras, Paulita Aviña, Francisca y Celia Humeda, María del Refugio y Melania Neira, Carmen y Hortensia Guerrero, Herlinda y Herminia Garza, Aurora y Pepita Fernández, Teodisia González y Doña Francisca Espinosa, Daniel González, Filiberto Aviña, Eduardo Arellano, Gabriel Rodríguez, Rafael Ibarra, Fernando García, Hermenegildo Rosas, José García, Juan De Luna, Don Adrián Jiménez entre otros.

Por 2 años en las Veladas el Joven Manuel participa activamente con su música y poesías, hasta que se va a Saltillo a estudiar en una escuela de Comercio dependiente del Ateneo Fuente, donde de inmediato integra un grupo musical llamando “La Típica Apolo”. Y entre estudios, excursiones, “gallos” a las normalistas, veladas, desveladas y bromas permanece hasta el 6 de febrero de 1913 para ir a disfrutar de unas pequeñas vacaciones de fin de curso.

Inicio de la Revolución Mexicana.

Estando en el Mineral de Agujita se enteran de la Decena Trágica (13 Febrero de 1913) y mientras que sus hermanos dejan sus actividades abrazando la causa revolucionaria a lado del General Pablo González., su familia se traslada a Piedras Negras, Coah., donde trabaja en los talleres de los ferrocarriles como carpintero durante el día y de violinista por la noche en el Teatro Acuña musicalizando aquellas antiguas películas mudas.

En octubre de 1913 las fuerzas Federales al mando de Joaquín Mass toman Piedras Negras, por lo que la familia Neira Barragán cruzan la frontera hacia Eagle Pass, y posteriormente radican en San Antonio Texas donde permanece por medio año trabajando en el Cine Zaragoza de Sam Luchesse, retorna a Eagle Pass para integrarse a la Orquesta de antiguo Cine Majestic donde permanece hasta 1915. Con el triunfo de las fuerzas constitucionalistas en esta región regresa a su antiguo trabajo de minero en la Agujita.

En el año de 1915 mineros de la región van a saludar a Don Venustiano Carranza que llega a Estación Sabinas en su paso a Piedras Negras, y es ahí donde su amigo y compañero de estudios en Saltillo el Tte. Coronel Rafael Dávila Davis lo reconoce, y lo invita a adherirse a las fuerzas revolucionarias, acepta de inmediato y va primeramente a Piedras Negras y de ahí a la Cd. de México para ser adscrito con el grado de Teniente Asimilado en la Comandancia de Ingenieros al mando del Coronel Luciano Reyes Salinas (Abasolo, Coah.). Su trabajo será; recibir, sintetizar, archivar y redactar los informes de los acontecimientos revolucionarios de todo el país. En este puesto permanece hasta el triunfo de la Revolución en 1917, en que el secretario particular de Venustiano Carranza el Lic. Gustavo Espinoza Mireles lo invita a su campaña política para gobernador de Coahuila:

(1) Con él (Espinoza Mireles) nos venimos en un carro especial adherido al tren del Gral. Obregón hasta Querétaro para estar presentes en la Jura de la Constitución (5 Febrero de 1917).

De Querétaro nos venimos a Saltillo el 7…

De Periodista, Promotor e Historiador

Participa en la campaña y triunfo del Lic. Espinoza Mireles, siendo nombrado Director editorial y jefe de la imprenta del Diario Oficial del estado de Coahuila. Por esa época su hermano Félix y él funda el semanario humorístico político llamado “El Pica Pica”, escribe para el periódico “El Liberal”, “El Demócrata”, “El Radical, es corresponsal en Saltillo del “El Sol” y “El Porvenir” (Monterrey N. L.) y “El Universal” ( Cd. de México).

A la muerte de Presidente Venustiano Carranza en un acto de solidaridad renuncia a su trabajo en el Gobierno. En 1921 es nombrado Director del rotativo “Diario de Coahuila” donde permanece hasta 1923 en que es invitado por el “Circuito Rodríguez” como publicista de cines y teatros de Monterrey N. L. diseñando no solo la publicidad, sino contratando a grandes artista a nivel Nacional e Internacional donde labora hasta 1943, cuando sus grandes amigos de la Editora “El Sol” (Diarios “El Norte y “El Sol”) le ofrecen un puesto como agente de publicidad y editor de varias columnas de sus diarios.

Su legado cultural, histórico y poético.

Entre sus principales libros encontramos:

• El Santo Cristo de la Capilla de Saltillo (1949). • Cuentos para dormir (1954). • El Milagro de Amor y otros cuentos (1958). • San Buena – Estampas de mi Tierra (1962). • 4 décadas de Teatro en Monterrey 1900 – 1940. • Ocho compositores de Nuevo León (1967). • Un muchacho sin importancia” (1968). • La Canción de la lluvia y otros poemas (1969). • La lira canta a Juárez (1972). • El Folklore en el Noroeste de México durante la intervención Francesa (1974). • Poemario Invernal (1974). • Melodías y canciones durante la Revolución. • 3 Tramaturgos de Nuevo León” (El Tatita, El Niño de Chipinque y el Niño Fidencio). • La Medicina popular y la Brujería en Nuevo León y Coahuila en los Siglos XVIII y XIX. • Vía Crucis México Tlaxcalantongo. • Recopilación del Mayor Octavio Amador. • Dichos populares de Noreste. • Piedras Negras, Coah. Capital de la Republica. • El Monterrey de Ayer… Y muchas leyendas e historias que se han quedado inéditas.

En la parte musical cuenta con un cúmulo de melodías de todos géneros de su época.

Un gran dinamismo hasta sus últimos días.

En 1985 el municipio de San Buenaventura le rinde un merecidísimo homenaje en vida, del cual aun se recuerda con gran emotividad tal como él lo escribía en sus últimos días.

Y.. Aquí estoy todavía a mis 90 a cuestas “Moltto Felice” a lado de la fiel y abnegada compañera de la vida, rodeados de mis seres queridos que nos llenas de alegría, alma y corazón y nos dan aliento para continuar confiados la escabrosa senda de la vida que nos dio el Señor de todo lo creador.

Y exclamo con Nervo, nuevamente: ¿Qué más puedo pedirle a la vida? Sólo Decirle

VIDA: NADA ME DEBES. VIDA ... ¡ ESTAMOS EN PAZ!

Fallece en la ciudad de Monterrey N. L. un 8 de junio de 1986, donde formó una gran familia que aún mantiene viva su obra y sus recuerdos en la memoria de los sambueneses.

Agradezco a la Familia Peña Neira (José Guadalupe Peña y Silvia Neira Cadena), la confianza en haberme abierto las puertas de su casa y la biblioteca personal de Don Manuel Neira Barragán para hacer un pequeño homenaje a un gran hombre de San Buenaventura, Coah.

Notas: (1).- Del Libro “Un muchacho sin importancia” de Manuel Neira Barragán - año de 1968.