Al Inicio

La Música y San Buenaventura

 

La Mitología Griega y origen de la música

 Si alguna vez te has preguntado de dónde proviene la palabra música? Pues bien, es ni más ni menos que de la palabra griega “musas”, nombre con que eran conocidas las 9 hijas de Zeus que eran fuente de inspiración y exaltación creativa de las artes y la ciencia y las cuales eran:

 Euterpe (el canto y la música), Calíope (poesía épica y heroica), Clío (la historia), Erato (poesía lírica y amorosa), Melpómene (la tragedia), Polimnia (la retórica y la pantomima), Terpsícore (la danza y el baile), Talía (la comedia) y Urania, (la astronomía). Ya que la música en la antiguedad abarcaba todas estas formas de expresión artística.

 La música siempre ha constituido un importante elemento  en la cultura de un pueblo,  ligada a actividades como: religiosas, sociales, históricos, políticos, tragedias, tradiciones, conflictos armados, festividades,   etc.

 

La música  de los Mitotes (1).

 La música de los primeros indígenas  que habitaron estas regiones norteñas,  era muy simple y se interpretaba básicamente en su fiesta popular llamada “los Mitotes”. Los instrumentos consistían de: sonajas (calabazas o guajes secos, rellenas con piedrecillas de río o semillas), flautas de carrizo, palos con ranuras profundas (especie de guiros) que era raspado con otro palo, tambores con  troncos huecos. Todos estos instrumentos eran acompañados por gritos, murmullos o voces que daban a la fiesta un ambiente bien sea para prepararse para la guerra o festejar la buena caza o la cosecha.  

 

La Picota  un ritmo al compás del castigo.

 La incursión de los españoles en las provincias norteñas de nuestro país, originó que los grupos indígenas se mostraran hostiles, y mediante  ataques sorpresivos mantuvieron en constante temor a las poblaciones. Por su parte las autoridades imponían un castigo  a los indios que capturaban, exhibiéndolos a toque de clarinete, flauta  y tambor a la vergüenza pública en la llamada Picota (2).

 Este acto de castigo el pueblo le acopla a ritmos cadenciosos y alegres dando origen a la música indígena de picota o también llamada de tamborileros único de Tamaulipas y Nuevo León.  

Por otra parte el huapango nace  en las regiones denominadas de las huastecas: tanto el  estado de Nuevo León como Coahuila lo asimilan y le adaptan algunos instrumentos como son: el bajo sexto, acordeón de botones, contrabajo o “tololoche” y   violín. Dando origen al huapango norteño el cual se populariza a en los estados de Coahuila, Nuevo León y sur de Texas.

  Hace un par de años realizando una investigación sobre el origen de la música del norte de México (particularmente Coahuila),  me encuentro una melodía llamada “La Mezcaleña” (a ritmo de picota tamaulipeca) muy semejante  al ritmo de  huapango compuesto por Pablo Sifuentes Bueno e himno del centro de Coahuila llamando “San Buenaventura”.

 

El origen de  “Un huapango muy Zapateao”. San Buenaventura.

 El origen del huapango  “San Buenaventura” ha sido asignado a varios compositores de la localidad, algunos más manifiestan que lo trajeron algunos filarmónicos  que  se presentaban en las antiguas “Ferias de Septiembre”, sin embargo he aquí la historia de su origen en 2 versiones:

 En 1900 existía la famosa Orquesta de los Hermanos Sifuentes (Pablo, Maximiano y Jose Sifuentes Bueno, además de Raymundo Romo, Jesús García y Antonio Garza) los cuales recorrían los pueblos y haciendas de la región del centro de Coahuila amenizando bailes. Una ocasión de regreso de una boda en la Hacienda de San Blas, en el camino se les presenta una avería en la rueda de su carreta. Al estarla reparado Pablo, carpintero de oficio,  empezó a tararear una melodía en ritmo de picota y guapango golpeando los rayos de la rueda averiada,  la cual causó una grata impresión entre sus músicos acompañantes, a tal grado que empezaron a escribirla en sus hojas pautadas y  en la primera ocasión  estrenarla en alguna de las tertulias que eran organizadas  en el kiosco de San Buenaventura. Y así es como nace este gran huapango que ha sido un himno de nuestro pueblo y de Coahuila, interpretado por muchos conjuntos musicales e inclusive por orquestas Sinfónicas de gran renombre, existe otra versión de que esta canción fue producto de recordar un sueño al estar en su carpintería dejando de inmediato su trabajo e ir a interpretar y escribir el Huapango San Buenaventura.     

Pablo Sifuentes Bueno creador del huapango San Buenaventura

 

Grandes Maestros del Siglo XIX y XX en San Buenaventura (3).

 A finales del siglo XIX muchas escuelas contaban entre sus planes la  música y coro vocal,  por lo que el desarrollo de grandes maestros, orquestas  y piezas musicales en esta época  tuvo un gran desarrollo. En el caso particular de San Buenaventura contó con uno de los primeros Institutos Científicos y Literarios en México   donde se impartía clases de música y solfeo.

 Del Instituto Científico y Literario surgieron múltiples músicos como:  Anacleto Reta, Adolfo Vela,  Luís Presas,  Cirilo Humeda,  Nicolás García,   David Neira Esquivel, El Güero Silva,  Pedro García, Antonio Garza (Tirso),  Pilar Morín, Valente, Morín, Andrés Campos, Alfredo Sifuentes, Felizardo Sifuentes, Apolinar Santillana,  Donato Santillana, Adolfo González, Rumualdo de los Santos. D. Miguel del Valle, José Ma. Farías Vara,  Marcos Menchaca, Carlos Cadena,  Juan Cuestas, Juan Riojas, Juan Garibay, Luis Presas, Manuel Flores V., Felipe Palos, Don Ramón Lozano, Julián Morales, Reyes Flores, Manuel Sánchez, José Ma. Casas, José Ma. De los Santos, Sotero Hernández Menchaca, Avelino Ribera, Porfirio (Pilo) Salas, Calixto Sandoval, Jesús Dávila, Dionisio Morín  y muchos otros más. Y como mención aparte como los grandes  maestros como fueron: Jesús Martínez Larrañaga  ”El Chapul”, Ignacio Rodríguez Zamora “Nacho”, Alfredo M. Garza y Don Manuel Neira Barragán.

 

Orquesta del Maestro Salas - 1882

La época de las grandes  orquestas.

 Para 1890 la población de San Buenaventura contaba con 4 prestigiosas Orquestas que amenizaban diferentes  festejos desde un simple bautizo, posadas, casamientos, tertulias, saraos, quinceañeras, fin de año, eventos populares, eventos cívicos, fin de curso, etc.  y estas orquestas eran: La de Ignacio “Nacho” Rodríguez Zamora, la de Don Apolinar Santillana, la de los Hermanos Sifuentes, y la Banda Municipal que se integraba para eventos cívicos por  muchos de ellos.

 

La tradicional Orquesta Embajadores.

 En el año de 1944 nace una pequeña academia de solfeo dirigida por Don Enrique Campos Reyes, donde  empezaron sus primeras lecciones musicales muchos jóvenes, quienes posteriormente se vinieron a integrar a la Orquesta Embajadores que debutó un el 8 de septiembre  de 1946,   integrada por: Manuel Romo (saxofón alto), Rubén Romo  (trompeta), Manuel De los Santos (batería), José María Menchaca (Director y saxofón alto), Librado Vielma  (trompeta), Andrés Campos García (bajo) y Antonio Flores "El Moderno" (Ritmos). Por ella han pasado decenas de buenos músicos que nombrarlos sería imposible.

 

 

Notas:

 (1).- Baile y música  de las tribus indígenas Coahuiltecas,  se realizaba alrededor de una fogata para planear una guerra, hermanarse con grupos enemigos o simplemente por gusto.  La comida, el peyote y el mezcal o mezcale  eran abundantes acompañados de fuertes gritos.

 

(2).- La palabra Picota significa Palo alto o Columna de piedra que se localizaba a la entrada de un lugar, donde se exponían la cabeza de los ajusticiados o los reos, a la vergüenza.

 (3).- Del libro “Estampas de mi tierra”  de Don Manuel Neira Barragán.

 

 

 

 

 

 

La Orquesta Embajadores.

Una Historia Musical 

 

A principios del año de 1944 se unían 3 entusiastas jóvenes líricos de la música; Manuel Romo, Panchito De los Santos y Panchito Limón para dar origen a una pequeña academia de solfeo dirigida por Enrique Campos Reyes, quien además de los mencionados enseñó entre otros a Talín García y Vicente De León; mejorando su actuación y apoyados en 1945  por el entonces Presidente Municipal don Félix Flores W., quien los presentaba en el kiosco, en las tertulias y en los actos cívicos que se organizaban. Este respaldo y la experiencia  adquirida los llevó a constituirse en la Orquesta "Embajadores" de Manuel Romo formando el grupo inicial : Manuel Romo de 21 años (saxofón alto), Rubén Romo de 17 años (trompeta), Manuel De los Santos de 25 años (batería), José María Menchaca de 30 años (saxofón alto), Librado Vielma de 17 años (trompeta), Andrés Campos García (bajo) y Antonio Flores "El Moderno" en los ritmos. Siendo su primer Director Musical el Sr. José María Menchaca que posteriormente se separa de la Orquesta y se va a radicar a los EUA (Chicago Illinois.).

 

Viendo la emoción con que estos muchachos interpretaban las melodías de los años 40´s y el deseo de triunfar, la tienda de abarrotes "Unión Mercantil", a través del gran amigo Don Abel Ayala, concedió un préstamo para la compra de los primeros instrumentos y al poco tiempo de adquiridos, se podía disfrutar; Del Danzón, el Bolero, el Fox, el Blues o el Vals, que con gran maestría interpretaba la flamante ORQUESTA EMBAJADORES   vestidos de blanco y corbata de moño. Pero quien realmente recibió las primicias de esta sensacional Orquesta fue Romeo Campos Ramos, ya que fue en su boda con la Srita. Margarita Sánchez Arguello el 8 de Septiembre de 1946, cuando nació el largo camino a la fama. y a partir de esa fecha la Orquesta Embajadores se convertiría en parte inseparable de nuestro terruño.

 

Aquella memorable fecha se convertiría histórica para nuestro San Buena, la boda se celebró en la casa de Francisco De la Cerda, (donde hoy se levanta la residencia de José Ángel González - Iturbide Nte. 178).

 

Una verdadera prueba de fuego y resistencia. 

 

En Abril de 1949, como para poner a prueba de fuero, su calidad profesional, los EMBAJADORES, fueron contratados por Ildefonso Lozano para tocar en la boda de ahijado Claudio Menchaca , en San José del Pino, municipio de Ocampo  en casa de Don Donaciano Jordán. al puro estilo del desierto, de celebrar las bodas por varios días, la Orquesta Embajadores, tenía el compromiso de amenizar desde las doce del día el sábado 25 de Abril (1949 hasta las doce del día del Domingo 26 ; pero los invitados con gran entusiasmo pidieron tocara una hora adicional, y así la orquesta tocó continuamente y sin parar (porque se usaba "bastonero" y era la usanza de la época) durante 25 horas seguidas.

 

Músicos que han participado en la Orquesta.

 

En 1954.- se incorporan a la orquesta: Ramiro Flores Herrera (batería), Prof..  Heriberto Flores González (guitarra), Alfredo Luna (saxofón tenor), Ruben Flores (trompeta), Francisco De los Santos (saxofón tenor).

 

En 1956.- ingresaron : Arturo Mata Zendejo (trompeta), José María Cárdenas (maracas), Marcial González (trompeta).

 

En 1958.- Alberto González (bajo), Rene García un cubano que se convirtió en la atracción de la orquesta (tumbas), Francisco García (trompeta).

 

En 1960.- Se agregan al grupo César Humberto Romo Vásquez de 13 años (tumbas), Baldomero Garza Romo (bajo) y José Ángel Aguilar (trompeta).

 

En 1961.- Rodolfo Martínez (trompeta), Rodolfo Salazar (saxofón tenor), Luis Ángel Romo Vásquez (tarolas).

 

Algunos músicos que han participado  temporalmente....

 

Pedro Castro (guitarra), José Ramos (saxofón tenor), Héctor González (trompeta), y Heriberto Borrego (saxofón tenor)

 

 

 

 


Me gustaría tu opinión acerca del  sitio Web. enviándome  tus comentarios al correo   hdominguezl@hotmail.com

© Creador de la página  Horacio Domínguez Lara 

Since July 22, 2000,  last revised 2/05/2010