Al Inicio

 

Personajes en la historia de San Buenaventura, Coahuila.

(Presionar fotografía para ir a biografía)

Coronel Pablo Dionisio Mejía

Dr. David Cerna

Don Ignacio Rodríguez Zamora "Don Nacho"

 

Don Manuel Neira Barragán.-
Don Jesús Martínez Larañaga "El Chapúl"
Profra. María Teresa De la Garza Cepeda.
José Maria Sánchez González.-
Profr. Maurilio P. Náñez García
Gral.  Esteban Falcón Lozano
  Profr.  Agustín Boone  Falcón
Gral. de Div. Bruno Neira González 
Profr. Pedro de Verona Campos Romo
Prof. Aureliano Esquivel Casas

 Prof. Silvestre Flores Adame

 

 

Sr. Daniel Menchaca Hernández
Profr. Manuel Montemayor Arciniegas
Francisco Martínez Calderón
Juan Manuel Elizondo Cadena
Dr. Helidoro Rodríguez Flores

 

Coronel Pablo Dionisio Mejía

 Fecha de nacimiento. 1836

Lugar de nacimiento. San Buenaventura, Coahuila.

Padres: Jesús M. Perales y Agustina Fonseca

Padre Adoptivo. Bachiller José María Mejía Vicario de la Diócesis de Monclova, Coah.

Preparación: Recibió formación y educación religiosa.

 

Censo de 1854 Cuartel General:

 José María Mejía 40 años de edad (Padre adoptivo)

Pedro Mejía 44 años de edad

María Antonia Mejía 61 años de edad

Pablo Dionisio Mejía 14 años de edad

Agustina Fonseca 40 años de edad (Madre de Pablo).

Carrera Militar

Cronología de los hechos de Armas en que participó

 1855 – 19 años.- Subteniente – ayudante del Gobernador y comandante del Estado de Coahuila General Valentín Cruz.

 1855 – 12 Agosto al 11 de noviembre de 1858.-  Formó parte del Estado mayor del General Zuazua combatió contra los salvajes y feroces bárbaros Lipanese, Seminoles Comanches y Americanos invasores (Filibusteros).

 1858 -1860 Guerra de Reforma (de tres años).- Participó en diversos combates al lado de los liberales y constitucionalistas, en el archivo de la División del Norte (Ejercito del Norte), Brigada de caballería “Coahuilucpo” destacó en las asonadas castrenses de la toma de “Zacatecas” el 27 de abril, en la de San Luis Potosí” el 29 de junio, ambas en el año de 1858 y posteriormente en las batallas “De Bocas”.

1861 – 21 de noviembre.-  Sale de Saltillo Coah. Rumbo a Soledad, Veracruz

 1862 – 14 Febrero.-  Se incorpora al Ejercito de Oriente en Soledad, Veracruz. Presentándose ante el Gral. Ignacio Zaragoza Seguin, quien lo nombró su Lugarteniente, formó parte del Batallón “Reforma de San Luis”, donde combatió en las Batallas de  “Las Cumbres de Acultzingo” (28 abril de 1862) y posteriormente en la famosa  “Batalla Puebla” contra el ejercito Francés  y la fracción conservadora, triunfando en puebla el 5 de Mayo de 1862.  Formó parte del Estado Mayor del General Ignacio Zaragoza.

 1863 Febrero - Marzo.-  Participa nuevamente con el ejército Poblano al lado del General Jesús González Ortega combatiendo contra el invasor Francés en el Sitio de Puebla  (16 al 29 de Marzo) defendiendo con gran heroísmo el Fuerte Iturbide (Antigua Penitenciaria y junto a la iglesia Jesuita de San Javier”) destruidos casi totalmente por los intensos bombardeos.

 1863 – 17 mayo.- El Ejercito Republicano fue sitiado, y fueron derrotados por el mas duro aislamiento que los dejo sin víveres y municiones durante 62 días . Sufrió por  la fatiga de la lucha y lo incesante de los trabajos, sometidos a lances terribles de la guerra. Fue una defensa mucho más heroica de lo que se escribió, ya que se peleó barrio por barrio, calle por calle, manzana por manzana, casa por casa y casi habitación por habitación. Además hubo una hambruna tremenda. Primero se acabaron los animales usualmente comestibles y después, los perros, los gatos, los caballos, los burros y hasta las ratas

 Fue hecho prisionero de guerra y trasladado a Francia, donde permaneció por un año once meses, portándose con la divinidad de un oficial del Ejercito Mexicano. De los 540 jefes y oficiales solo 111 se negaron a firmar el no volver a tomar las armas contra los invasores, a estos 111 insignes varones se les conoce como “Los no juramentados”, porque prefirieron el cautiverio a cambio de la bochornosa afrenta, sufrieron lo indecible, que solo pudo ser soportando por la fuerza de su espíritu y el amor por su Patria.

 Prisionero de Guerra “No Juramentados”

 1865 – 14 febrero.-  El emperador francés ordena su libertad desterrándolos a su suerte llegando al Puerto de San Sebastián, España, donde el pueblo festejó su llegada.

 Ahí trabajaron como jornaleros en la reconstrucción del Castillo de “La Mota”, donde dejaron en sus muros para la posteridad el nombre de su añorada Patria “México”

 1865 – 9 de mayo.-  Regresan a México desembarcando unos en el puerto de “Bagdad” en Matamoros, Tamaulipas y otros en el de “Soto la Marina, trasladándose a la Ciudad de Monterrey.

 1865 – 14 de mayo.-  Se presenta a las órdenes del General Miguel Negrete para tomar nuevamente las armas incorporándose a la División del Norte, iniciándose así la lucha contra el Imperio de Maximiliano  participa en las batallas de: 

 Santa Isabel en Parras, Coahuila el 1 Marzo de 1866 a lado del Gral Victoriano Cepeda y Jerónimo Treviño.

 Santa Gertrudis, Tamaulipas el 16 de Junio 1866 a lado del Gral. Mariano Escobedo.

 San Jacinto, Zacatecas el 1º febrero de 1867  a lado de: Mariano Escobedo y Jerónimo Treviño, Pedro Martínez y Francisco O. Arce.

 Hacienda de Bocas, San Luis Potosí el 5 de febrero de 1867

 Hacienda la Quemada, Zacatecas el 6 de febrero de 1867

 Sitio y toma de Santiago de Querétaro (Cerro de las Campanas), el 15 de mayo de 1867 a lado del con el Gral. Mariano Escobedo recibe de manos del Emperador  Maximiliano la espada en símbolo de rendición.

 Condecoraciones

 Por las batallas de Acultzingo y Puebla.- Expedida por el Congreso de la Unió y el presidente Lic. Benito Juárez el 17 de mayo de 1867.

 Por la Batalla de Puebla.- Expedida en decreto por el Presidente Porfirio Diaz Mori el 10 de octubre de 1890.

 Por la Batalla del Sitio de Querétaro.- Expedida por decreto por el Presidente Porfirio Díaz Mori el 21 de junio de 1895.

 Por la Batalla de Puebla.- Decreto 116 del Congreso del Estado de Puebla expedida por el Gobernador Ignacio Romero Vargas 7 de mayo en 1869.

 Nombramientos y Grado militar.

 Octubre 10 de 1866 .- Comandante de la guardia Nacional y Comandante militar del estado de Coahuila.

 Mayo 25 de 1872 .- Teniente Coronel de infantería y Comandante del 1er Batallón de Coahuila.

Mayo 31 de 1880 .- Comandante de Escuadrón y Auxiliares del Ejercito.

 David Cerna

 

Doctor y Científico investigador  nació en San Buenaventura, Coahuila, el 31 de mayo de 1857. Hizo sus estudios de instrucción primaria en dicha villa y cuando iba a cumplir 14 años, entró al Colegio Lasalle en Filadelfia, Pensylvania, donde obtuvo, en el segundo año, el segundo premio en su clase medalla de plata; en el tercer año, obtuvo el primer premio, medalla de oro; ya para entonces domina el idioma inglés en toda su perfección (el texto inglés dice: By much time he had mastered the english language). En 1874 entró al departamento médico de la Universidad de Pensylvania, en la que, después de cinco años escolares de estudios en junio de 1879, recibió el grado de doctor en medicina. Antes de haber recibido ese título obtuvo un premio por su tesis “The vetia icolth and ints glucoside,” al recibir su título se le concedió también el premio “George B. Wood” por su tesis: “Phenol (Carbonic acid): Poisonos effects and the soluble sulphates as antidotes.” El Dr. Cerna volvió a la República Mexicana en 1880, y después de un severo examen que sufrió ante el Consejo de Salubridad del Estado de Coahuila, fue reconocido su título y autorizado para ejercer la medicina, lo que hizo con magnífico éxito hasta 1889. Durante esa época, sin desatender sus deberes profesionales, escribió mucho sobre literatura general y tradujo del inglés al español la obra de Juan Guillermo Draper intitulada “History of the conflict between religión and science.” En 1883, al inaugurarse el Ferrocarril Nacional Mexicano en el Saltillo, fue nombrado orador para tal ceremonia, y por cortesía a la numerosa colonia americana, su discurso fue pronunciado en inglés y trasladado directamente por telégrafo a Filadelfia, en cuya hermosa ciudad vio la luz pública en el periódico intitulado The Ledger, el mismo día que se oía de sus labios en la capital de Coahuila. En 1889 volvió a Filadelfia el Dr. Cerna y después de obtener diversos cargos científicos y distinciones por sus múltiples opúsculos sobre medicina, historia de México y literatura, desempeñó en Galveston, Texas, el cargo de cónsul de la República Mexicana. En 1893 fue nombrado secretario Español (spanish sepaking secretary) en la sección de terapéutica del primer congreso Pan- Americano de Medicina; fue el delegado oficial del Estado de Coahuila en la Asociación Americana de Salud Pública; en septiembre de 1896, y en noviembre del mismo año fue delegado de la Asociación Médica del Estado de Texas al segundo Congreso Médico Pan-Americano celebrado en México. Innumerables son los trabajos científicos,  médicos y literarios, del Dr. Cerna. Ha escrito en español una breve historia de Grecia; ha dado a la prensa buena cantidad de artículos y folletos sobre multitud de asuntos de interés público. En fin ha merecido que el Pan-American Magazine diga las notables palabras que enseguida traducimos al español: “El Doctor Cerna honra grandemente, en todas partes a su patria, aunque este hecho no sea reconocido por sus compatriotas.” Tiene mucha razón el periódico en cuestión. Mientras todas las asociaciones científicas y literarias a que pertenece nuestro compatriota, principalmente las extranjeras, elogian todos sus trabajos y reconocen su aptitud, altruismo y demás circunstancias que le adornan, algunos individuos miserables le ponen obstáculos ridículos en su afán de educar al pueblo de Monclova, que está encargado a él, como presidente del ayuntamiento. Varios originarios de la ciudad, del Estado y algunos extraños que medran a la sombra de los primeros, viendo que ya no son caciques, y que se trata de hacer prosperar y disfrutar de comodidades y bienestar a las clases de la población que han estado dominadas por ellos, se vuelven todos dificultades necias, y sólo viven de la crítica mordaz e insulsa de hechos cuyo alcance temen que perjudique sus miserables intereses. No quieren comprender que la sujeción a las leyes hace verdaderamente felices a los pueblos, y que para merecer el título de patriota es indispensable observar fielmente la ley, y quejarse contra los abusos que cometan los que estén encargados de los puestos públicos, ocurriendo a los medios que proporcionan las mismas leyes, y no oponiendo dificultades a la marcha progresista que se quiere imprimir a los habitantes, para su engrandecimiento y desarrollo de sus intereses.

Texto del Libro de Lucas Martínez Monclova en la Revolución

 

LA INVESTIGACIÓN MÉDICA. La investigación médica organizada en Texas empezó en la Universidad de Texas en la sección Médica en Galveston durante los 1890s. Casi todos la facultad original publicó los informes del caso clínicos como una manera de adelantar el diagnóstico y capacidades de las terapéuticas de sus profesionales compañero. Unos de estos profesor como William Spencer Carter, Allen John Smith, y David Cerna realizaron algunos estudios experimentales. Carrter evaluó los efectos de thyroidectomy y parathyroidectomy en los perros, Cerna determinó los efectos de ciertas drogas en varias funciones fisiológicas de perros y Smith determinó las condiciones necesitadas para el formaldehído para matar culturas diversamente preparadas de bacterias que causaron escarlatina, fiebre de la tifoidea, ántrax, y difteria.

The Handbook of Texas Online

 

Para delinear esta gran personalidad sambuenense del Dr. David Cerna, bastará que copie la sabia opinión de aquel modesto pero maravilloso filólogo que se llamó Don Manuel J. Rodríguez, en su Antología de Poetas Coahuilense: "DR. DAVID CERNA": Es en literatura una de las más distinguidas mentalidades y tal vez el único que en este dilatado campo haya estudiado en México las obras inglesas y norteamericanas.

Es una enciclopedia que ha producido más de cincuenta monografías como Electra, Marco Aurelio, Horacio, Virgilio, etc., Miguel de Servet, personaje de la Historia Griega y romana y de la época medieval. Ha regenteado en universidades de la Unión Americana como Philadelphia, New Orleans, cátedras importantísimas como son las de Historia de las Ciencias, e Historia de la medicina, de humilde cuna aprendió sus primeros estudios en su solar natal, San Buenaventura, Coah., a fuerza de perseverancia y un innato deseo de ilustración, por propio impulso demostrando en ello un gran carácter; se educo en un Colegio de los Estados Unidos y abrazó en pocos años la carrera de medicina".

Fue un gran literato cuya propia lírica despertaba en el lector el anhelo exquisito de palpar las cosas de la naturaleza en sus bellas formas. Tradujo poemas de Byron, Pope, Longfellow, Edgar Allan Poe y Thennynson y al gran Shakespeare".

Este ilustre sambuenense hizo su tránsito en Uruguay, cuando desempeñaba el cargo de Secretario de nuestra Embajada, allá por los años de 1920 -25.

Desgraciadamente, ignoramos porque el nombre de este verdadero sabio no es muy conocido entre los hombres de la intelectualidad mexicana, no obstante su acendrada cultura.

También dejó para la posteridad "Bocetos Populares" "Apuntes para la Historia de la Literatura Norteamericana".

Texto de Estampas de Mi Tierra de Manuel Neira Barragán

 

 

Jesús Martínez Larrañaga

Nació en San Buenaventura, Coah., el 9 de junio de 1894. sus padres fueron el Sr. Félix Martínez Cantú y la Sra. Antonia Larrañaga Rodríguez, siendo el mayor de seis hermanos que fueron Jesús, Leonor, Magdalena, Félix, José y María del Refugio.

A principios del siglo XX la familia se trasladó a Monclova y aquí aprendió las primeras letras con la profesora Melchorita Cantú. Desde temprana edad tuvo vocación por la música y su primer maestro lo fue D. Anastasio de Luna Tesillos, tiempo después en la ciudad de Monterrey tomó clases con D. Daniel Zambrano, logrando a la edad de 12 años poseer una facilidad para la interpretación del difícil instrumento del violín, que le permitió muy pronto dedicarse al arte de la música, que fue su expresión a lo largo de su vida y el medio en donde siempre se desarrolló con modestia y sencillez.

En 1916 casa en la vecina población de Castaños con la Srita. Cleotilde Cantú Elizondo, procreando cinco hijos: Maria Minerva, Jesús Héctor, Enrique Efraín, Paula Oralia y Félix Claudio. En ese mismo año emigró junto con su esposa a Piedras Negras, Coah. Dedicándose siempre a la música, tocando con orquestas en bailes o en los teatros con las compañías de Zarzuela y operetas de la época.

En 1926 regresan a Monclova y se incorpora a la orquesta del que fuera su maestro D. Anastasio De Luna Tesillos. Fue miembro fundador de la Orquesta Casinos, que después fue la Orquesta Carta Blanca 65 que se inició con Julio De Luna, hijo de Anastasio, en la trompeta, Antonio Tamez en el banjo, Luis Guerra en el saxofón, Mauro Fermín en el contrabajo, Alberto Solar en la batería y Jesús Martínez en el violín.

Cariñosamente sus amigos le apodaban El Chapul, por sus fracs que trajo consigo de Piedras Negras, confeccionados con telas americanas color verde oscuro.

En esos años compartía en duetos o tríos con Andrés Villarreal Tamez, Bonifacio Valdez, Narciso Morales y Manuel Rodríguez

Por muchos años fue parte de la música y coros de la Parroquia de Santiago Apóstol de Monclova. En este lugar se platica que acompañó a D. Pedro Vargas en los coros para una boda, preguntándole el famoso tenor que quién lo iba a acompañar, dudando de la maestría de don Jesús. Al finalizar el evento, lo abrazó y le reconoció sus habilidades en el violín.

Fue miembro fundador de la Orquesta Monclova junto con los distinguidos músicos como José Ángel Fermín en el contrabajo, Rafael Ancira en la guitarra, Ernesto de Luna Galván en la trompeta, Emmanuel De Luna Galván en la batería.

Por los años cincuentas formó un grupo de cuerdas con los músicos Plutarco Cervantes en el clarinete, José Ángel Fermín en el contrabajo, Luis Fermín en el bajo sexto, José Piña García en el violín.

Actuó en innumerables ocasiones en el antiguo Teatro Hidalgo de nuestra ciudad, presentándose como parte musical con los famosos artistas como los hermanos Soler, Maria Teresa Montoya, Catarino Carlos Landeros, e inclusive con Mario Moreno antes que este reconocido personaje fuera llamado “Cantinflas”.

Como compositor se han rescatado muchas de sus obras, principalmente valses.

Ernestina, Herlinda, Magdalena, Margarita, Minerva, Amor y Celos, Desesperación, Adelita, Dora, Sara, Vals sin nombre, el paso doble La Poblanita, Marcha a Coahuila y otra muy bonita marcha a su pueblo natal San Buenaventura llamada “14 de Julio”, que fuera estrenada en una de sus ya famosas ferias, son algunas de sus composiciones.

De lo que más se recuerda de los grupos musicales de D. Jesús fueron las serenatas a familias y personas que celebraban cumpleaños o aniversarios de matrimonio, de los cuales ya sabían las fechas y se presentaban de improviso y sorpresa frente al hogar, alegrando el lugar con sus melodías.

Con respecto a las bodas se hizo famosa una frase que decía:

La novia firmando, la mamá llorando y D. Jesús Martínez tocando.

Fallece el Monclova el 7 de junio de 1970.

Su último violín fue donado por la familia al Museo El Polvorín de nuestra ciudad para que se conserve como un recuerdo del amigo que siempre fue de todos los que los trataron y que las generaciones presentes y futuras conozcan al que fue uno de los grandes compositores e interpretes de la música del siglo pasado.

Texto del Ing. Sóstenes de Hoyos M. "Revista Crónicas del Camino Real"

 

Profra. María Teresa De la Garza Cepeda.

 

A MODO DE CURRÍCULO VITAE

 1908.- Vengo al mundo en mi querido San Buenaventura cuando era éste apenas una pequeña villa agrícola y ganadera.

 1923.- Gracias a las vicisitudes impuestas por la revolución hasta éste año consigo terminar mi instrucción primaria estudiando un año aquí y otro allá. Ingreso de inmediato , casi obligada por mis padres, a la Benemérita Escuela Normal del Estado en Saltillo, Coah.

 1926.- Concluido el Tercer año en la escuela Normal, la abandono en parte por motivos de salud y en parte por no resistir la añoranza y el deseo de retornar a mi pueblo.

 1927.- Por primera vez en mi vida trabajo como Maestra. Esto fue en Acatita de Baján, Coah. Lugar donde trabajé en una escuelita Federal atendiendo a cuatro grados en forma simultánea.

 1928.-  Ingreso al sistema de Escuelas Municipales y laboro durante un año en la Escuela para Niñas “Dr. Ruperto Del Valle” de esta población; manejo el 4º Grado.

 1929.-  Dejo de trabajar y me dedico a leer vorazmente y a hacerle compañía a mi hermana Noemí y a mi prima Madalina, ambas maestras por diversas poblaciones del estado. 

1932.- A espaldas mías un tío muy querido (Don Elías de la Garza), me reinscribe en la Escuela Normal y viéndome comprometida a no hacerlo quedar mal reanudo de mala gana mis estudios. Corro con enorme fortuna de volver a la Escuela Normal coincidiendo con una generación sumamente brillante que dio a la educación valores tan destacados como Ramón Garza De la Rosa, Abel Suárez De león, Jesús Cueto Nicanor, Lucía Rosa Teissier, Minerva Alicia  y muchos otros más. 

1934.- Me gradúo como Maestra de Institución Primario llena de ilusiones y proyectos. Empiezo a sentir ya la satisfacción de ser lo que he sido a partir de entonces. Declino agradecida el ofrecimiento de una plaza en la escuela Primaria Anexa a la Normal. Esta oferta la recibí del propio Señor Director Carlos Espinoza.        Buscando  acercarme a mi pueblo me acomodo en la “Escuela Moderna” de la ciudad de Monclova, Coahuila 

1935.- Me aproximo un poquito más a mi San Buena y trabajo durante dos años en una Escuela Federal que funciona en la pintoresca Congregación de Santa Gertrudis de nuestro propio municipio. 

1937.- Quiero conocer el Mundo y yo al igual que otros queridos coterráneos me propongo a no permanecer demasiado en el mismo lugar. Estos proyectos se ven en gran parte facilitados por la presencia del ilustre Samboenense Maurilio P. Nañez en un prominente cargo de la Institución Pública Federal Nacional.  Estos deseos de aventura por poco me llevan a Baja California Norte, pero por lo pronto me sacan de Santa Gertrudis y me llevan al mineral de “Las Esperanzas”, Coah.  Mi estancia en el mineral de “Las Esperanzas” fue breve pues la Escuela Federal Tipo “Articulo 123”, en la que trabajaba cerró sus puertas al quebrar la Cooperativa Minera que la subsidiaba motivo por el cual todo el personal es reacomodado en la Ciudad de Parras de la Fuente, Coah.

 1938.- Soy destinada nuevamente a la región a la Región Carbonífera de nuestro estado y me hago cargo de un grupo de ¡ 140 Niños! En la Escuela Apolonio M. Avilés del Mineral de Palaú, Coah. El trabajo es abrumador y consigo salir adelante gracias a la cooperación de dos magníficas jovencitas auxiliares: Ofelia Canales y Fela Figueroa.      Nuestra escuela funciona en un enorme y ruinoso caserón de madera que “rechina por aquí si alguien pisa por allá”, atiborrado de niños y de carencias.  Por si no bastara lo sobre poblado de nuestra escuela todavía nos es posible demostrar ante absurdas reticencias la existencia en nuestra zona de una enorme cantidad de niños en edad escolar que no asiste a las aulas.   Por primera vez me es posible apreciar en todo su trascendental valor la existencia de las Sociedades de Padres de Familia, pues fue en buena parte gracias a la que se agrupaban a los padres de los niños de aquella escuela que pudo conseguirse de fuentes oficiales y privadas los recursos económicos para satisfacer las necesidades de nuestra Institución.  Durante éstos fugaces años de mi permanencia en Palaú florecieron y me cristalizaron algunas ilusiones de mi vida personal y nacieron mis dos hijos.

 1943.- Renuncio al Sistema Federal por motivos personales. Queda atrás la época de Palaú y regreso a mi querido pueblo de San Buenaventura.

 1944.- Gracias al apoyo que me brindaron los inolvidable Doctores Francisco Martínez Calderón y Heliodoro Rodríguez consigo una plaza en la escuela para niños “Gral. Ignacio Zaragoza” y durante algunos años, no muchos, laboro allí.

1944.- Por motivos familiares me retiro de las Escuelas Oficiales, pero no queriendo abandonar por completo mi amada profesión pongo a funcionar en mi propia casa una escuelita particular. Entre mis alumnos estuvieron mis propios hijos, así como otros niños  del barrio cuyos nombre no quiero citar para no ofender a alguno si lo olvido.

 1950.- A instancias del Dr. Francisco Martínez Calderón, cariñosamente “Pancho Martínez” reingreso a las Escuela Municipales ahora en la Escuela para niñas “Dr. Ruperto Del Valle”. 

1951.- Hasta 1964 trabajo en la Escuela “Gral. Ignacio Zaragoza” durante todos estos años, convivo con tantos y tantos compañeros Maestros y Maestras algunos ya han pagado su tributo a la madre tierra tales como las Profesoras: Mercedes “Meme” Campos, María Castellanos, Angélica Valdez y los Profesores Luis Martínez, León F. Gloria, José Franco V. Así como el recientemente fallecido Marcelino Riojas. A los vivos mejor no los menciono para no ofender involuntariamente a los que olvide.

 1964.- Ocupo el puesto de Directora en la escuela para Niñas “Dr. Ruperto Del Valle”.

 1968.- Época de sucesos cruciales para el País. Me instalo nuevamente en la Escuela “Gral. Ignacio Zaragoza””, ahora como Directora Técnica Municipal.  Se inicia en este año la última etapa de mi vida profesional, etapa que se prolonga durante mas o menos 8 años durante los cuales vivo intensamente mi profesión y me siento plenamente realizada. 

              Fue entonces cuando aglutinando los esfuerzos y dinamismo de los padres de familia de todos nosotros los maestros fue posible reemplazar el vetusto caserón en que al paso de los años se había convertido la Escuela Zaragoza – Alma Mater de tantas generaciones de Sambonenses-, por otro edificio más bello y funcional y sobre todo seguro.   La empresa referida no fue tarea fácil y exigió el concurso de todo el pueblo interesado, Padres de Familia, Clubes de servicio y Autoridades Civiles.

 Es ahora cuando me siento obligada a hacer público me agradecimiento y admiración a tantas personas y quisiera citar los nombres de toas y cada una de ellas. Esto no es fácil, en primer lugar porque fueron muchos y en segundo porque temo omitir alguien ya que la memoria puede traicionarme, Con todo, pidiendo perdón a todos los demás , debo mencionar a José Abel y Enrique Ayala Rodríguez, a Fernando Vega, A Rosemberg Charles y a Ramiro Cisneros. Debo hacer público mi agradecimiento a algunas instituciones como la Asociación Ganadera, el Club Cívico 20 de Noviembre y el comité de las Ferias del 14 de julio.

 Creo perfectamente justo citar a todas las compañeras de trabajo que vivieron conmigo aquella ardua aventura; ellas fueron: Trinidad Menchaca, Blanca Alicia Falcón, Blanca M. Guajardo, Sara Rodríguez Correa, Blanca Lidia Villarreal, Edelvidia Sánchez, Margarita Charles, Vivina E. Rivera, Alma Martínez, Minerva De los Santos, Ma. Del Carmen Willars y Aydeé Rodríguez.

 Todas la instituciones y personas, incluyéndome yo, arriba citadas conseguimos levantarnos por encima de carencias y vicisitudes mil, y logramos construir el edificio que actualmente ocupa la Escuela “Gral. Ignacio Zaragoza” pasando incluso sobre la incomprensión de cierto funcionario público cuyo nombre no cito pues me consta su posterior reconocimiento a nuestra obra.

1970.- Recibo el galardón “La Mujer del Año” otorgado por la fuerzas vivas de mi pueblo. Pecaría de modestia si negara u ocultara la más profunda satisfacción que tal reconocimiento me produjo.

 1971.- Paseo mi cabeza ya completamente alba entre aquel maraña de cabecitas de pelo alborotado y lozano. Porto mi bastón como lanza en ristre auxiliándome en mis postreros pasos por las aulas (hasta 1975).

1976.- ¡Adiós a la Escuela!. Me pregunto a solas si es realidad o fantasía mi despedida de los pizarrones, de los gises, de los cuadernos de tareas escolares...

 1984.- Animada por mis hijos y una sobrina me inscribió en un concurso convocado por el Museo Nacional de Artes Populares dependiente del Instituto Nacional de Antropología e Historia. El tema del concurso es “Mi pueblo durante la Revolución Mexicana”.

 1985.- Mi trabajo enviado al concurso arriba mencionado resulta premiado y me mandan un diploma y $ 50,000.00 . Estos últimos casi se me fueron en llamadas telefónicas a las oficinas del Museo ya referido, en la ciudad de México, preguntando incrédula si lo del premio era verdad.

 Hoy y Mañana.- Vivo y viviré los días que me queden contenta con lo que soy y con lo que fui. 

Lo años me han convertido en una anciana, y como tal tiendo a vivir de mis recuerdos: me basta con cerrar los ojos para que de inmediato aparezca ante mi con hermosa claridad los rostros de cientos y cientos de niños, de mis compañeras y compañeros, de mis amigas y amigos. 

Declaro apasionadamente una verdad que a mi entender debe ser universal: la tarea de la enseñanza, sobre todo si se trabaja con niños, debe estar matizada antes que nada por afecto, por cariño y por respeto a la persona que recibe los conocimientos. Si no se cumple estas premisas todo será más difícil y el fracaso será siempre mucho más probable. 

Narro a quien quiera escucharme las experiencias que viví como Maestra. No me mueve el propósito de hacer proselitismo para la profesión sino mas para invitar quien me escuche, sobre todo si es joven, a establecer un compromiso de honor consigo mismo, con la familia, con la sociedad cualesquiera que sea el oficio que se tenga o se desee tener. 

Narro los modestos hechos de mi vida profesional porque tengo la intención de trasmitir un testimonio leal de que el cumplimiento del deber a la postre tendrá siempre como premio, por lo menos, una grata sensación de paz interior. 

Hoy gracias a Dios por los 77 años de vida que me ha concedido y por los 40 que me permitió dedicar a mi profesión y a los niños. 

Vivo, en suma, con la confianza que este día , el de ayer o el de mañana habrá siempre un exalumno que me recuerde con cariño. 

Profra. María Teresa De la Garza.

 

 

José María Sánchez González.-  

 

Nació en San Buenaventura, Coahuila en 1850. fueron sus padres Don Santos Sánchez y doña Dolores González. Después de haber cursado la educación primaria, paso a radicarse a Monterrey, donde fue empleado de la casa comercial de González Treviño y Compañía. Cuando los hermanos González Treviño se establecieron en Chihuahua por 1873, vino también el señor Sánchez a radicarse como empleado. Años mas tarde se estableció independientemente un negocio de comercio que poco a poco se fue ampliando y giraba en los ramos de ropa, abarrotes, cristalería, loza y licores, habiendo llegado a formar uno de los negocios mercantiles de la capital de solvencia, crédito y buena reputación. Además fue socio de la Compañía Harinera de Chihuahua y de otras empresas y tuvo a su cargo la representación de empresas industriales foráneas y de compañías de seguros de vida. Contrajo nupcias con la dama chihuahuense doña Concepción Olivares. Fue electo regidor del Ayuntamiento de Chihuahua en el bienio de 1880 a1881. Presidio la Junta de Beneficencia. Durante la administración del coronel Miguel Ahumada, ocupo un asiento en la Legislatura Local en los once años de dicho gobierno. Fue tesorero de la Junta Central Católico que se encargo de preparar la recepción al primer obispo de Chihuahua. Figuro como diputado local en los Congresos XXIV y XXV. Antes de que llegara a Chihuahua tuvo destacada actuación en hechos de armas. Durante la Intervención Francesa y el Imperio se alisto en la Guardia Nacional de Nuevo León para combatir a los invasores y alcanzo entonces el grado de subteniente. Asistió a las acciones de guerra de Santa Isabel y de Santa Gertrudis a las ordenes de los generales Viezca y Escobedo. El 10 de junio de 1903, el gobernador Luis Terrazas lo llamo a la Tesorería General del Estado, donde se desempeño sin interrupción hasta el 8 de octubre de 1907 a excepción de varios interinatos en que estuvo encargado del Poder Ejecutivo del Estado, los que se detallan como sigue: Sustituyo al gobernador Enrique C. Creel del 19 de septiembre al 3 de octubre de 1906. Del 8 de diciembre del 1906 al 3 de octubre de 1907. Del 24 de abril al 20 de junio de 1908. Del 29 de noviembre de 1909 al 10 de enero de 1910. Al ser llamado el señor Creel a la Secretaria de Relaciones Exteriores en el gabinete del general Porfirio Díaz quedo al frente del gobierno del 28 de abril al 6 de diciembre del ultimo año citado. Renuncio al estallar la Revolución Maderista porque creyó que se trataba de un movimiento de carácter local y porque el presidente Díaz tomo interés en entregar el Gobierno de Chihuahua a un miembro de la familia Terrazas para ligar mas estrechamente a esta con su administración. Desde entonces don José Maria Sánchez vivió retirado de toda actividad política aun cuando el futuro en la cosa publica le era todavía muy prometedor. Como empresario, fue propietario y gerente de dos almacenes de mercancías generales cuya ubicación solo tienen referencia de que fue en el área de la Plaza Merino y que en no pocas ocasiones fueron objeto de asaltos y tiroteos en los aciagos días de la "bola". Se sabe también que fue una persona muy versada en asuntos de contabilidad y qué llego a diseñar un sistema de control administrativo de probada eficacia, todo ello como una contribución al marco de disciplina y organización practicado por el comerciante de aquellos tiempos. Estas dotes eran significativas en don José Maria Sánchez, quien fue el primer tesorero en la historia de la Cámara de Comercio, haciendo mancuerna con don Enrique Creel desde la fundación del organismo, el 30 de enero de 1887. En el acta constitutiva de la Cámara de Comercio de Chihuahua, la mesa directiva quedo asi: presidente Enrique C. Creel Cuilty; vicepresidente, Ulises Besury; tesorero, José Maria Sánchez (nuestro biografiado); secretario, Tranquilino Navarro; vocales: Esteban Ketelsen y Juan Terrazas y suplente, Luis Emilio Lafon, Ramón Armendáriz, y Levy Nordwald. Fue precisamente su delicadeza en el manejo del dinero, el atributo que le valdría ser llamado para el mismo desempeño pero en la función oficial como ya se detallo anteriormente. Don José Maria Sánchez fue lo que podríamos llamar un "caso raro" en la historia de la iniciativa privada y del sector publico pues sin renunciar ni a uno ni al otro sector se desempeño como representante de los comerciantes, pero también como funcionario del gobierno. Fue presidente de la Cámara en 1907 y 1908, gestiones traslapadas con los interinatos en la Gubernatura aunque en 1908 debió ceder su cargo privado a don Juan Terrazas. Este hecho viene a corroborar una vez mas la cercanía, la simbiosis entre el comerciante y el gobierno puesto que sus arreas de influencia en la sociedad dependen una de otra y en ocasiones llegan a fundirse. Es así como queda demostrado que la historia de Chihuahua se halla estrechamente unida a la Cámara de Comercio y viceversa.- Don José Maria Sánchez murió en esta capital de Chihuahua el 13 de enero de 1940, a la edad de 90 años, recordándole las actuales generaciones cuando a bordo del Ferrocarril Chihuahua-Pacifico pasan por un punto del trayecto que tiene una estación con el nombre "José Maria Sánchez", conocido simplemente como "estación Sánchez".

Fue también Don José Maria Sánchez uno de los mas destacados políticos de principios de siglo, hasta llegar a ocupar la Gubernatura del Estado en forma interina en cinco ocasiones. Aunque coahuilense de origen, ocupa un sitial privilegiado en la historia de Chihuahua y del país al haber peleado contra los invasores franceses.

 

Profr. Ramón Méndez González.- 

 

Educador, Revolucionario. Nació en San Buenaventura, Coah., el 25 de mayo de 1883. No se tiene referencias sobre su muerte. Inició sus estudios en San Buenaventura, Coah., tituló como maestro en la Escuela Normal de Profesores, en Saltillo (1903). Alcalde de Torreón designado por don Venustiano Carranza (1915), fue reelecto en 1916. Fue una administración sumamente difícil, pues en este tiempo, Francisco Villa tomó Torreón y exigió un préstamo de dos millones de pesos e incendió todas las imprentas (quizá archivos). En el periodo de su alcaldía se fundó la Cámara Agrícola y de Comercio. Fue nombrado Director Federal de Educación en Coahuila, del primero de enero de 1925 al 2 de diciembre de 1932.

 

 

Profr. Maurilio P. Náñez García

Por Horacio Domínguez Lara

 Educador, escritor. Nació en San Buenaventura, Coah., el 12 de octubre de 1888. Murió en Saltillo, Coah., el 7 de septiembre de 1974. Hijo de Jesús María Náñez y María del Refugio García. Realizó sus primeros estudios en la escuela primaria "Ignacio Zaragoza" de su lugar natal. Se titula de profesor por la Escuela Normal de Profesores, en Saltillo, en 1907. Inició su trabajo como maestro de grupo en la ciudad de Monclova, Coah., director técnico en el centro del estado (1921 - 1922). Secretario de la Escuela Normal de Coahuila (1922) y Delegado Federal de Educación en Coahuila (1922-1925), posteriormente ocupó el mismo cargo en San Luis Potosí, Tamaulipas y Durango. Logró en estos ejercicios la coordinación educativa entre los gobiernos estatales y la federación. Promovió la fundación de numerosas escuelas federales, urbanas y rurales en el país. Fundó y organizó las primeras sociedades de padres de familia y capacitación de maestros; fue Director Federal de Educación en Coahuila (1932-36). Se desempeñó como el Primer Inspector General de Educación Pública Federal en México. Formó parte del Consejo Nacional Técnico de la Educación. Fue director de la Escuela de Agricultura "Antonio Narro" y también miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, del Seminario de Cultura Mexicana, La Academia de la Educación, Hispanoamericana Zenith, AEPS, etc. Secretario del Ejecutivo (1940 -1941) y Oficial Mayor de Gobierno. El Congreso del Estado lo designa "Maestro Emérito" (1959). Escribió más de una veintena de libros entre los que destacan: La filosofía y el maestro; La escuela mexicana; La educación moderna en México; La enseñanza de la lengua nacional; La enseñanza de la aritmética; Geografía de Tamaulipas; Geografía de Coahuila; Sendas; Poética invernal; Una de cal y otra de arena; Madero; Opúsculo; El mutualismo, etcétera. Fuente: DEL CAMPO González, Pablo. Historia de la Secretaría de Educación Pública de Coahuila. Saltillo, Coah. Méx., 1998. ESPINOSA Romero, Carlos. Historia de la Educación en Coahuila. Archivo Histórico de la SEP, México, D.F. Entrevista con familiares.

 

Gral. de Div. Bruno Neira González 

Nació en la Villa de San Buenaventura, Coah. el 1o. de octubre de 1880. En enero de 1911 se dio de alta, junto con su hermano Victoriano, en las fuerzas irregulares que comandaba el entonces Mayor Pablo González Garza. Su bautizo de fuego lo recibió en la acción de Divisaderos del Municipio de Cuatro Ciénegas, contra fuerzas Orozquistas. Ya como Sargento Primero, pasó a las órdenes del Gral. Francisco Murguía, concurriendo con dicho general a los combates de Monclova, de San Buenaventura y de toda la región fronteriza esto ocurrió entre los años de 1911 a 1913, en que ya ostentaba el grado de Capitán de Caballería; con el Gral. Murguía asistió a las tomas de la plazas de Monterrey, Montemorelos, Ciudad Victoria y ataques a la plaza de Tampico; permaneció con el Gral. Murgía hasta fines de 1914 ,en diciembre de ese año pasó a formar parte de la Brigada Zauzua, permaneciendo ahí hasta el 15 de noviembre de 1915. El grado de Teniente Coronel, lo obtuvo por haber entrado en la ciudad de Querétaro a la vanguardia con un pequeño número de hombres, acompañando al Gral. Benjamín Garza. Posteriormente fue enviado al Estado de México, en Tenancingo sostuvo varios combates contra fuerzas zapatistas, lo que le valió ser ascendido a Coronel. Fue trasladado a la frontera norte; en Laredo se incorporó las fuerzas del Gral. Maclovio Herrera, con estas fuerzas se dirigió a Monterrey, N.L., en el trayecto fueron derrotadas las fuerzas villistas que estaban posesionadas de Salinas Victoria, N.L.. Por órdenes del Gral. Fortunato Zuazua, marchó a Monclova, asistiendo a la toma de esta plaza, así como a las de Barroterán, Sabinas y Piedras Negras. En este último lugar recibió el grado de General de Brigada el 13 de septiembre de 1916, en ese entonces pertenecía la Brigada Mariano Escobedo. En enero de 1920, el Gral. Neira fungía como jefe de Operaciones Militares en el Estado de Michoacán y con este carácter formó parte de la columna expedicionaria que acompañó el Sr. Venustiano Carranza, Presidente de la República, al ser evacuada la plaza de México, D. F. el 7 de mayo de 1920, para dirigirse a instalar su gobierno en Veracruz. El General Neira fue nombrado jefe de las Caballerías de Retaguardia que escoltaban el convoy presidencial hasta el desastre de Aljibes, Puebla. Continuó en la comitiva del Presidente Carranza, hasta el poblado de Tlaxcalantongo, donde fue asesinado el Presidente de México,el 21 de mayo de 1920. Después de haber sido puesto en libertad, junto al resto de los acompañantes del señor Carranza, como lo fueron los generales Francisco Mariel, Juan Barragan, Francisco Urquizo y Francisco Murguía, a cuyo mando se encontraba la columna expedicionaria . El general Neira, regreso a Coahuila a trabajar en la agricultura. En 1929, cuando el Gobernador Constitucional de Coahuila, Gral. Manuel Pérez Treviño, fue designado para desempeñar un puesto diplomático en España, el general Neira fue nombrado Gobernador Interno hasta el regreso del titular. Al haber solicitado su retiro, le fue conferido el grado de General de División el 12 de junio de 1944. Murió en Monterrey, N.L. el 11 de julio de 1945 sus restos fueron trasladados a San Buenaventura.

 

 

 

Profr. Pedro de Verona Campos Romo

Por Horacio Domínguez Lara

 

Nació en San Buenaventura el 19 de Abril de 1869, desde su juventud se dedicó a la docencia en las escuelas primarias y secundarias del país, Posterior a la Revolución Mexicana  en 1931 se incorpora con gran entusiasmo a la enseñanza tecnológica como profesor "C" de planta en la Escuela Prevocacional No 5 del Instituto Politécnico Nacional,  y continuo trabajando en este Instituto hasta una edad avanzada dejando en cada uno de sus alumnos un entrañable aprecio a su persona y a la cátedra de matemáticas que por muchos años impartió. 

 

Fuente: Biografías Politécnicas México D. F. 1959 enviado por su bisnieto Alfredo Campos Massa

 

Memorandum de los estudios hechos por el suscrito y de los puestos que ha desempeñado.

ESTUDIOS

1.- Hice los estudios preparatorios (5 años) en el “Ateneo Fuente” de Saltillo Coahuila del año de 1885 a 1889

2.- No pudiendo estudiar una carrera (abogado, médico, ingeniero, etc., ) por mis difíciles condiciones económicas, estudié la de Comercio (2 años allá) obteniendo el diploma respectivo.

EMPLEOS COMO TENEDOR DE LIBROS

En contabilidades : Agrícola, Ganadera, Comercial, de Casas de prestamos, en Agencia de Petróleo, en Agencia del Banco Nacional de México, etc., debo manifestar que también me dediqué a la enseñanza de ésta materia (método contenental, partida doble)

EMPLEOS EN EL MAGISTERIO

i

1.- Director de la Escuela de niños en Villa de Juárez , Coahuila.

2.- Director de la Escuela de niños en Allende Coahuila.

3.- Director técnico de las Escuelas Oficiales del municipio de Allende Coahuila.

4.- Director de la Escuela “Modelo” de Piedras Negras” Cabecera del Distrito de Coahuila.

5.- Director Técnico de las escuelas del municipio de Piedras Negras Coahuila.

6.- Inspector de escuelas primarias del Distrito de Río Grande, Coahuila.

7.- Director de la Escuela “Horacio Mann” Cd. México D. F.

8.- Inspector de las escuelas primarias en el Distrito Federal (diversas zonas)

9.- Inspector de las escuelas primarias en el Distrito de Monclova, Coahuila.

10.- Prefecto maestro y catedrático Esc. Comercial “Doctor Mora” Cd. de México D. F.

11.- Prefecto maestro y catedrático Esc. Superior de Comercio y Admón.. México D. F.

12.- Catedrático de cursos comerciales Esc. Superior de Comercio y Admón.. México D. F.

 

Notas.-

Cuando terminé mis estudios de preparatoria y de comercio, aun no se fundaba la Escuela Normal de mi Estado.

Los estudios de mi carrera adoptiva, de maestro, que la he hecho mía por vocación, lo he venido haciendo de 1892 que pude ponerme en contacto con los primeros profesores normalistas que llegaron a mi Estado procedentes de Jalapa Veracruz, por entonces compré las primeras obras que exigía el Plan de estudios de la Normal.

Cuando desempeñe el primer puesto en Allende, y que ya existía la organización escolar con su cuerpo de inspectores, fui visitado por el profesos que desempeñaba este puesto acompañado del Director General de Educación del estado, y como resultado de esta visita se me extendió por la propia dirección General un certificado de Competencia Pedagógica, que me servía a manera de título para tener a mis ordenes, ayudantes, profesores normalistas titulados. (no me presenté a recibir el título aún cuando se me invitó para ello) Posteriormente se me extendió un diploma acreditando medalla de oro por mis servicios en mi estado.

Cual fue mi labor en Allende?.- La primera novedad de la nueva escuela : Los trabajos manuales en madera y modelación de barro. El cultivo de un pequeño predio. La dotación de bibliotecas escolares para alumnos y maestros, obtenidas del producto de veladas escolares. Esta escuela de Allende hizo una revolución en toda la comarca fronteriza del Estado, atrayendo alumnos de los diverso pueblos circunvecinos y de grandes distancias.

Mi labor como Director en Piedras Negras, produjo mejores resultados porque el medio era más favorable, sobre todo en las actividades mercantiles por las relaciones entre el lugar y los EEUU. Separados por el río Bravo. Las labores pedagógicas (las conferencias) pasaron el recinto de la escuela hacerse estos torneos de clases prácticas y temas especiales ante público en el teatro de la localidad. Esta labor desarrollada ante los padres de familia y público que interesara dio los mejores frutos que esperaba la escuela.. Las exposiciones de trabajos manuales fueron igualmente una atracción de propios y extranjeros que nos visitaban cada año por este motivo. En ese lugar fundé una escuela para adultos gratuita.

Mi labor como inspector en el Distrito Federal quizá menos visible, pero inspirada en un noble propósito , creo a fe mía que tuvo sus tópicos característicos y entre ellos el de hacer labor de unidad entre los maestros, un tanto lastimados y desconfiados por efectos de la revolución 1916 -1920 . En la 13ª zona por 1917 a mi cargo y que comprendían las Colonias Juárez y Roma, al desarrollar el Programa de Conferencias introduje la reforma de que una por mes fuera de carácter meramente social y fue tan buena aceptación que maestros oficiales y a particulares así como familiares de unos y otros fueron concurrentes a estos actos que no dejaron en todo caso de tener sus tópicos educativos. Por ese tiempo se gestionó ante el Ayuntamiento una manzana (que hoy es un parque para recreo de niños) por la Calzada de la Piedad para cultivo, y ahí se desarrolló una provechosa labor de ensayo agrícola. (nadie pensaba por entonces en esas cosas).

Por la Zona de Xochimilco se pudo llevar a efecto un labor civilizadora y al efecto se arregló una excursión de más de 200 niñas de las Escuela de San Gregorio Atlapulco a ésta Capital. Por primera vez calzaban aquellas niñas y por primera vez vestían a la europea. Aquella excursión fue memorable y trajo sobre la escuela una corriente de grande cariño de aquellos humildes habitantes.

No considero méritos estas cosas que competen a todo maestro, pero me considero satisfecho de haber puesto mis pocas luces, mi corazón y toda mi alma en la nobilísima causa de la educación del pueblo.

Si no tengo un documento que me acredite como profesor, tengo en cambio la satisfacción de haber estudiado un poco para enseñarlo a mis hermanos.

México D. F. 5 de marzo de 1930.

 

Daniel Menchaca Hernández

Los Menchaca en San Buenaventura.

Las familias Menchaca aparecen en la propia acta de fundación de San Buenaventura en el año 1748 dentro de las 39 familias fundadoras procedentes de Monclova, Coahuila. Como son: Joseph Menchaca Baesa, Cristóbal Menchaca, Sra. Isabel Menchaca y la Sra. Leonor Menchaca.

Durante el Siglo XIX y XX fueron familias de una gran tradición tal como lo describe el historiador Manuel Neira Barragán: la Srita. Profesora Elisa Menchaca Ancira historiadora quien proporcionó información muy relevante para escribir su libro “San Buena Estampas de mi Tierra”, Don Sotero Hernández Menchaca músico e historiador que emigra en 1913 en los Estados Unidos y muere en Wichita Falls, Texas (autor de “La Dinastía Rodarte” grandes toreros de San Buenaventura y de la biografía de D. Ignacio Rodríguez Zamora músico extraordinario). Por otra parte aparecen también grandes profesores como lo fueron: D. Antonio Menchaca Cerna, D. Sóstenes Menchaca, D. Victoriano Menchaca Cerna y la Profa. Ubaldina Menchaca.

Las familias Menchaca fueron tan notorios que a una prenda de vestir regional a base de un casimir que se utilizaba como una chaqueta para la fiesta de matachines en el siglo XIX se popularizo tanto que recibió el nombre de “Menchaqueña”.

Sus raíces ancestrales.

Daniel Menchaca Hernández nace un 19 de octubre de 1901 en San Buenaventura en la calle Francisco Murguía (antiguamente Saltillo) en el número 175, en el seno de una familia de clase media baja formada por el matrimonio de Marcos Menchaca Rodríguez (de oficio zapatero y un gran músico que tocaba en varias orquestas de la época, incluida la fundada por D. Ignacio Rodríguez Zamora) y Manuela Hernández Hernández.

Su familia compuesta por 7 hermanos: Isaura, Daniel, Adolfo, Mardoqueo, Manuela, Carlos, Patricia y 2 que fallecieron al nacer (Samuel y Manuela I), además 2 primas que siempre vivieron con ellos Francisca y Leonor Hernández Ancira a las que consideraron sus hermanas.

Sus abuelos maternos fueron Sr. Sotero Hernández y Sra. Cruz Hernández, y los Paternos D. Teodoro Menchaca y Jacinta Rodríguez.

Daniel inicia el primer grado en 1908 en la escuela “Gral. Ignacio Zaragoza” que había sido inaugurada un 5 de mayo de ese mismo año, su primera profesora fue María Isabel Rivera. Por razones de trabajo su familia se traslada temporalmente a Monclova y repite el primer grado en 1909 en la Escuela “Modelo” (anteriormente Establecimiento Público de Niños y posteriormente la Escuela “Venustiano Carranza” localizada en la esquina de las calles Venustiano Carranza y Guerrero), su maestro lo fue su primo el Prof. Emilio C. Hernández que años después vendría a ser Secretario de Educación de Coahuila durante la etapa revolucionaria.

Regresa nuevamente a San Buenaventura para concluir su escuela primaria en la escuela “Gral Ignacio Zaragoza” de manos de distinguidos maestros como el Prof. Aureliano Esquivel Casas y el Prof. Agustín Boone, compartiendo con estupendos compañeros que años más tarde fueron sus grandes amigos e impulsores del desarrollo de San Buenaventura.

En la parte inferior de izquierda a derecha: Julio Carrales, Abel Ayala, Alberto R. Vela, Ernesto Rodríguez, Luís Cadena Casas, Daniel Guerrero, y Baldomero Vela. En la parte superior de izquierda a derecha: Daniel Morales, Reginaldo Falcón, Octaviano Flores De la Fuente, Jesús Falcón Guajardo, Juan Falcón, Rosendo Rico y Daniel Menchaca

Al concluir su primaria en 1913 y con un decidido propósito autodidacta estudia un curso de Estenógrafo y “Teneduría de Libros” (Auxiliar de contador). En 1915 recibe una beca parte de la organización de escuelas de beneficencia pública (Secretaría de Gobernación) a cargo del Prof. Aureliano Esquivel Casas, por haber sido un alumno destacado y en marzo de 1916 viaja a la Escuela Normal de Saltillo Coahuila. En la escuela de maestros solo cursa un periodo escolar, sin embargo en ese corto período conoce a grandes maestros como: Rubén Moreira Cobos, Matías De León, Leopoldo Villarreal Cárdenas, José Rodríguez González, Maurilio P. Nañez, Apolonio M. Aviles, Ildefonso Villarello y José García Rodríguez entre otros.

Un compañero de la Normal con el que compartió las asignaturas fue el joven y futuro maestro el Prof. Federico Berrueto Ramón (Historiador, Diputado y Director de Educación en el Estado) quien posteriormente fue su gran amigo.

Debido a la situación económica de la familia, el conflicto armado de la Revolución Mexicana y sobre todo la marginación y el bajo salario de los maestros, es lo que lo obliga a regresar a su terruño, donde inicia como oficinista en el ayuntamiento y posteriormente como tenedor de libros en la Tesorería de San Buenaventura a cargo de D. Antonio De la Rosa, viendo sus grandes aptitudes el Secretario del Ayuntamiento lo lleva a trabajar con él y por azares de la política revolucionaria (1916), lo hacen encargado directamente de la Secretaría del ayuntamiento a los 15 años de edad, siendo presidente municipal José María Falcón, continua como secretario para 1917 en la presidencia de José Ma. Falcón Morales y al concluir el mandato del Sr. Falcón Morales, Daniel es despedido de su encomienda, emigrando a la prospera ciudad de Monclova en busca de un mejor empleo.

Inmediatamente que llega a Monclova (1918) encuentra trabajo como mecanógrafo en la “Oficina del Timbre” (Hoy la Oficina Federal de Hacienda), sin embargo un año más tarde le ofrecen un mejor salario en el Banco de Don Cecilio Páez e Hijos a donde va a laborar como Ayudante de contador y Tenedor de libros, en este Banco le pagaban 90 pesos/mensuales, comparado con los 30 pesos/ mensuales que recibía un maestro de primaria de ese tiempo.

Para 1919 la situación en San Buenaventura fue de mucha incertidumbre, una fuerte crisis económica, aunado a un intenso conflicto político, por lo que la familia Menchaca Hernández decide trasladarse a radicar a la población de Monclova con el apoyo de su hijo Daniel.

Al concluir la gesta Revolucionaria en 1920 Don Daniel busca un futuro más estable, solicitando empleo en los Ferrocarriles Nacionales como oficinista, puesto que inmediatamente le es dado con un suelto superior al del Banco de D. Cecilio Páez (150 pesos/mensuales).

En 1922 va a radicar por un año a la ciudad de Piedras Negras (antes Porfirio Díaz) en la oficina del taller de mecánicos de los ferrocarrileros y regresa nuevamente a estación Monclova (actualmente ciudad Frontera, Coahuila), para desempeñar el cargo como tomador de tiempo hasta su jubilación en 1953.

En 1927 D. Daniel se casa con la Srita. Ana María Ballesteros Muñoz, hija del político, historiador y profesor el Ing. Melquíades Ballesteros Juárez, quien fuera alcalde de Monclova (1910-1911) con una gran cultura, intelectualidad y sabiduría.

Y son precisamente las amenas pláticas y correspondencia que sostiene con su suegro el Ing. Melquíades Ballesteros que interesa e impulsa a Don. Daniel a investigar y estudiar sobre la historia: Inicialmente sobre la legendaria fundación de Monclova, al enterarse que había sido la capital del estado de Coahuila – Texas a través de los escritos de Vito Alessio Robles y Regino Fausto Ramón Cantú

Para 1942 realiza un primer artículo sobre las primeras fundaciones de Monclova el cual fue publicado en un periódico semanal llamado “La Raza” (uno de los rotativos más antiguos de Monclova) dirigido en ese tiempo por el Sr. Reynaldo Valdés y que se editaba en una imprenta localizada por la calle Juárez.

Al jubilarse en 1953 como tomador de tiempo en la ferrocarrilera Villa Frontera, Coahuila, y sentirse aun con cualidades físicas y mentales para continuar laborando. Solicita ingresar a la Cooperativa del Sindicato de Ferrocarrileros, siendo aprobado rápidamente por lo que hubo la necesidad de cambiar de residencia a la ciudad de México, donde igualmente hizo grandes amigos y en muy poco tiempo alcanzar el puesto de Gerente General de la Cooperativa a nivel nacional.

El arduo trabajo y quizás su cercanía a los conflictos ferrocarrileros dirigidos en ese entonces por Demetrio Vallejo y Valentín Campa en contra del gobierno de Adolfo Ruiz Cortines (1952 -1958) y posteriormente con Adolfo López Mateos. Adelantan su regreso a Monclova con una enfermedad hasta ese día desconocida (estrés y “enfriamiento”), que los escasos médicos de Monclova poco hicieron por él, tomando D. Daniel la decisión de viajar a EUA a la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota donde recibe un tratamiento especializado a base de calentamiento corporal y aceites el cual tarda cerca de 5 años para recuperar plenamente su salud (1959-1963).

Su vida Social y Deportiva.

Desde muy joven tuvo el gusto por realizar ejercicio o algún deporte, inscribiéndose o fundando algunos de los clubes deportivos o sociedades locales que contasen con instalaciones para el entrenamiento como lo fueron: Sociedad Recreativa Monclova (fundador), Deportivo “El Pueblo” (fundador), Club Deportivo de FF. CC. de Monterrey, Club Internacional de Piedras Negras y el Casino Monclova A. C. Siendo en este último donde practicaba regularmente su deporte favorito, el deporte blanco del Tenis. Y con el cual obtuvo grandes satisfacciones entre ellas el ganar un Campeonato Nacional en la ciudad de San Luís Potosí en el año de 1934.

Regularmente promovía viajes a diversos paseos regionales como; antiguas haciendas, riachuelos, ranchos o cerros para sus investigaciones históricas o en busca de vestigios de quienes habitaron estas regiones.

Estuvo inscrito en múltiples sociedades; históricas, mutualistas leonísticas, deportivas, etc. Y como lo declaró en una ocasión en una conversación.

Tuve la chifladura de pertenecer a diferentes sociedades, conservando mi calidad de miembro o fundador, aunque algunas veces ya me andaba con el pago de las cuotas.

Y efectivamente perteneció a más de una veintena de Sociedades de las cuales en muchas de ellas fue fundador, presidente o casi siempre ocupaba algún puesto en la mesa directiva, he aquí algunas de las contabilizadas:

1.-Club de. Leones de Monclova 1948 (F - P).
2.- Sociedad Mutualista “Ildefonso Fuentes” Monclova (P3).
3.- Sociedad Mutualista Castaños
4.- Sociedad Mutualista “Melchor Ocampo” Monclova (F)
5.- Sociedad Mutualista “Melchor Ocampo” de San Buenaventura”.
6.- Sociedad. Mutualista “Previsión Obrera” FF. CC.
7.- Sindicato FF.CC. Nacionales 1933(F).
8.- Sociedad Recreativa Monclova (F).
9.- Deportivo “El Pueblo” (F-P).
10.- Asociación Mexicana Historia Regional (F).
11.-Colegio Coahuilense Investigaciones Históricas (F).
12.-Sociedad Monclovense Historia, A. C. (F)
13.-Academia de Historia Potosina.
14.-Sociedad Mutualista Círculo Mercantil Monterrey.
15.- Alianza de Ferrocarrileros Mexicanos (F-P).
16.- Seminario de la Cultura Mexicana Monclova (P).
17.- Club Deportivo de FF.CC. de Monterrey.
18.- Club Internacional de Piedras Negras.
19.- Asociación Mexicana de Historia Nacional.
20.- Legión de Honor del Mutualismo (F).
21.- Pro-Museo Regional de Monclova (F).
22.- Sociedad Estudiantil de la Normal de Coahuila (F).
23.- Sociedad “Miguel Abad” fondo de defunción Club de Leones (F).
24.- Casino Monclova A. C.

F= Fundador, P=Presidente

Sus trabajos con la Historia

En una serie de escritos y estudios llamados “Apuntes para la historia de Monclova” realizó una descripción sobre sus fundaciones y la biografía de los primeros fundadores; desde Alberto Del Canto (minas de la Trinidad en 1577), el Sefardita Luís Carvajal y de la Cueva (Nuevo Almadén 1588) Pedro Velada, Gaspar Castaño de Sosa, Martín de Zavala, Antonio Barcacel y Rivadeneira (Guadalupe Nueva Extremadura), Fray Juan Larios (San Miguel y San Francisco), Melchor Portacarrero y Lasso y de la Vega (Conde de la Monclova).

De la época colonial igualmente recupera algunas biografías de algunos personajes como: Fray Juan de Salazar, José Miguel Sánchez-Navarro, Ignacio Aldama e Ignacio Elizondo. Así mismo una descripción de monumentos históricos como: El Hospital Real, La Plaza Canónigo, La Casa de Gobierno, La Parroquia de Santiago Apóstol, Iglesia de San Francisco de Asís, La Purísima, El Polvorín, La Capilla de la Cruz, La Alameda Juárez, El Río Monclova, La Fabrica de Hilados y Tejidos “Santa Fe”, Los Molinos de la calle Progreso, El Teatro Hidalgo, la Sociedad Mutualista “Ildefonso Fuentes”, etc.

De la etapa de la intervención francesa y la Reforma investiga y escribe sobre: Los Rifleros de Monclova, Miguel Blanco Múzquiz, Ildefonso Fuentes, Pablo D. Mejía, Víctor Blanco, etc.

Sobre la época sangrienta de la Revolución Mexicana, rescata personajes como: Bruno Neira, Lucio Blanco, Francisco Murguía, Pablo González Garza, Felipe Menchaca, José María Saucedo, Cesáreo Castro, Sostenes Garza, Manuel W. González, Félix Neira, etc.

En un intento por recobrar la historia de las comunidades del centro de Coahuila, realiza algunas monografías de: Frontera, Nadadores, San Buenaventura, Abasolo, Escobedo, Candela, Castaños, Cuatro Ciénegas, Monclova, Ocampo y Sierra Mojada.

En un sencillo homenaje a varios de sus antiguos y eméritos maestros y amigos, escribe sobre su vida como: Rubén Moreira Cobos, Matías De León, Leopoldo Villarreal Cárdenas, José Rodríguez González, Maurilio P. Nañez, Apolonio M Aviles, Aureliano Esquivel, Ildefonso Villarello, Federico Berrueto Ramón, Agustín Boone, Edelmira Ayala, Silvestre Flores Adame, etc. Así como algunos presidentes municipales de Monclova entre los que se menciona: Jorge Blackaller, Ing. Melquíades Ballesteros, Dr. Luís Cerna, Luís G. Cervantes, Antonio Villarreal Cerda.

Y sin faltar sus queridos amigos ferrocarrileros de la estación Monclova.

Reconocimientos y Homenajes

Durante su paso por las diversas sociedades, se hace acreedor a innumerables reconocimientos y preseas, tanto por su labor en favor del mutualismo o servicio altruista a la comunidad. Recibiendo en 2 ocasiones la merecida distinción del “Hombre del año” en 1972 y 1982 instituido por el Ayuntamiento y el periódico “El Tiempo”.

Por su labor en favor de la Historia y la Cultura en el año de 1973 el Ayuntamiento presidido por el Lic. Policarpo Cárdenas Ramos lo otorga el nombramiento de Cronista vitalicio de la ciudad de Monclova.

Sin embargo todos estos extraordinarios homenajes no estarían completos, ya los había recibido fuera de su querido terruño y es hasta el 16 de julio de 1986 en que el Presidente Municipal Enrique Ayala Rodríguez y el pueblo de San Buenaventura, le ofrecen un sencillo pero sentido homenaje que lo emociona y le llena de felicidad, a lo que él expresa que dicho homenaje había llegado muy a tiempo.

No se habrían de completar 2 meses del homenaje en San Buenaventura en que el ilustre “Bonaventurense” muere en la casa histórica de la calle Cuauhtémoc y Mina en el centro Histórico de “El Pueblo” de Monclova un 8 de septiembre de 1986.

Presentación de Horacio Domínguez Lara Feb. 2006 Museo Coahuila Texas Monclova Coahuila.

 

Profr. Manuel Sotomayor Arcienegas

Nació en San Buenaventura el 23 de Agosto de 1875  en una casa de alto que se encontraba muy cerca de la Iglesia de la Ermita de la Santa Cruz (Camino antiguo a la Hacienda. de Bucareli en Nadadores), Sus padres fueron el Sr. Jesús Montemayor y la Sra. Clemencia Arciengas. A la edad de 5 años se fueron a radicar a Cuatro Ciénagas, Coah. donde le impartió las primeras letras el profesor Marcial Arredondo hasta el 4º grado, posteriormente es enviado a Monclova para cursar el 5º y 6 º donde le dio clase el Profr. Melquiades Ballesteros quien le puso "El Poeta" cuando le escribió un poema a su madre que se encontraba en Cuatro Ciénegas.

Al terminar sus estudios primarios pasó a Nadadores a trabajar de boticario con el Dr. Antonio Ma.. Fernández y ahí se encontró al maestro Luís Felipe Monrroy que era una uno de los maestros Veracruzanos que veían a implantar el sistema moderno de enseñanza al cual asistió a las clases nocturnas para aprender un poco más y continuar escribiendo sus poemas, cuentos y composiciones teatrales.

En el año de 1919 es regidor de la ciudad de Monclova y ahi mismo establece una gran taller de carpintería, ebanistería y mueblería  llamada la "Mexicana" que estaba instalado en la esquina de Juárez y Abasolo, este taller daba empleo a 20 oficiales de los cuales muchos de ellos fueron maestros en este ramo.

Entre el fuerte trabajo y la monotonía del serruchar, componía infinidad de versos y para 1953, contaba con cerca de 300 composiciones entre : Patrióticas, fúnebres, amorosas, guasonas y novelescas, además de varios cuentos de moral dedicado a sus hijos y una obra de teatro dramático en 3 actos y en verso.

En 1950 convaleciente de una enfermedad le piden elaborar unos versos para la salutación de la reina la Srita. Rosalinda Aguilera Rodríguez,  los cuales son interpretados la noche de la coronación  por un locutor regiomontano,  causando gran expectación entre los asistentes a ese evento y comparando sus versos con los de Don Manuel Neira Barragán a lo que comenta don Manuel Sotomayor .... naturalmente me sentí bastante halagado al saberlo, pues era una demostración de que les había gustado, y refiero en esta ocasión , por ser el único comentario notable que he tenido en toda mi vida.

 Colaboró con su material para algunos periódicos como: El Diario de Saltillo, El Norte de Monterrey, La Raza de Monclova y en otras épocas en Periquillo y Don Quijote del Lic Sánchez Fuentes.

Sus versos fueron escuchados en múltiples veladas de las Sociedades Mutualistas, actividades recreativas , Escuelas, logias Masónicas, etc.

Su sobrina la Profr. Graciela Valdés Treviño interpreto por varios años sus poesías como: "Ilusiones de Niña", "Despedida a la Escuela", "Salutación a la Reina", "A la Escuela Normal" y una de las que más a conquistado el publico lo es "Soy Purita Mexicana":

  Prof. Agustín Boone Falñcón

Educador. Nació en San Buenaventura el 10 de enero de 1879.

Hijo de Agustín Boone Garza y Agapita Falcón Sánchez.

Cursó la primaria en su pueblo natal y se tituló en la Escuela Normal para Profesores en Saltillo. En 1898 contrajo matrimonio con Dolores Flores Flores, procrearon a sus hijos Juvenal, Florinda, Marina, Velia, Edelmira, Osvaldo, Mortimer, Ramiro, Julieta y Romeo.

Trabajó diez años como maestro. Director de varias escuelas oficiales en su pueblo y en Sabinas. Inspector de Educación en Monclova.

Se desempeñó como auxiliar contable en la Compañía Telefónica Nacional.

 Juez del Registro Civil.

En todas sus actividades educativas fue ejemplo de trabajo y responsabilidad reflejando su proceder en acciones extraescolares, siempre en bien del alumno y de la escuela. Fue un decidido precursor de las escuelas rurales y de las Artículo 123. Recibió el reconocimiento del gobernador Gustavo Espinosa Mireles; el presidente Miguel Alemán Valdés le entregó la medalla Altamirano.

Su labor fue reconocida en los municipios donde vivió y trabajó: San Buenaventura, Sabinas y Múzquiz. En 1952 en el 50 aniversario de su matrimonio, recibió en Sabinas un apoteótico homenaje presidido por el gobernador del Estado y el representante del Presidente de la República, descubriéndose la placa de la escuela primaria y secundaria Agustín Boone. Falleció el 16 de agosto de 1956 en Sabinas, tierra que amó tanto como a su propia cuna. Sus restos descansan en la Rotonda de los Benefactores de Sabinas. Una escuela y una calle de ese lugar llevan su nombre.

Dr. Francisco Martínez Calderón

“Dr. Pancho” un buen médico y un médico bueno, Sambuenese

Por Horacio Domínguez Lara

 

Ser Medico, Una Filosofía, Una profesión.

 

Si bien es cierto que Hipócrates es llamado el “Padre de la Medicina”, es Galeno de Pérgamo quien asimila el verdadero espíritu de pensar de éste,  y lo plasma en una expresión que dice:

 

“El médico debe hablar enseñando, pensar de una manera sobria y tener una experiencia práctica”.

 

Y agregaba “El buen doctor debería ser un filósofo, tener un comportamiento moral con sus pacientes y una habilidad lógica para encontrar las soluciones más acertadas a partir de la investigación.

 

Los médicos por su profesión y la relación tan estrecha con gran parte de la sociedad,  ha sido y siguen siendo uno de los personajes más representativo del sentir de los pueblos (particularmente aquellos pequeños).

 

Derivado del trato diario con la gente  y el percibir tan de cerca todas las desgracias, catástrofes, dolor y muerte. Los Galenos han sido quienes han trasmitido muchas de las conductas y valores de la sociedad. Y al mismo tiempo censores que registran fielmente la situación política y social en diversas épocas de la historia. 

 

Es quizás el Dr. Francisco Martínez Calderón “El Dr. Pancho” uno de los pocos sambuenenses que dedicaron su vida completa al servicio de la comunidad y a su profesión de médico, siguiendo los antiguos preceptos  tal como lo indicó hace siglos Hipócrates.

 

Una Semblanza

 

El Doctor Francisco A. Martínez Calderón a quien por su sencillez y humildad toda la gente de San Buenaventura y sus alrededores lo llamaban con gran afecto   “El Doctor Pancho”.

 

Nace un invierno de 1908 en San Buenaventura, Coah. Precisamente un escarchado miércoles 29 de enero, sus padres fueron Félix Martínez Menchaca y Doña Albina Calderón de Martínez.

 

Recibe sus primeras letras en San Buenaventura en la escuela  primaria particular “Don Miguel Hidalgo y Costilla” dirigida por la profesora Antonia Flores y  posteriormente en la Escuela oficial (de niños) “Gral. Ignacio Zaragoza” dirigida por el Profesor Gonzalo Hernández.

 

Siendo San Buenaventura un lugar de desasosiego,  zozobra y transito de  los múltiples bandos en conflicto durante la época Revolucionaria  (1911 –1920). La familia del Dr. Pancho toma la decisión de emigrar a la ciudad de San Antonio Texas y ahí concluye su escuela primaria. En 1924 regresan a México  y  continúa sus estudios de Secundaria y Preparatoria en el Ateneo Fuente de Saltillo Coah. y pasa  a la Escuela Nacional de Medicina en la ciudad de México donde se recibe en 1935.

 

Inicia su ejercicio como facultativo en Cuatro Ciénegas Coah. y un año  mas tarde se traslada Cd. Anáhuac, N.L.  regresa a su natal San Buenaventura dos años más tarde  donde permanece hasta su muerte el  12 de Mayo de 1963.

 

Un humanista e investigador nato.

 

Cada vez es menos la figura del médico humanista y culto que, además de consagrarse a su profesión, goza en sus ratos libres para escribir o dedicarse al conocimiento de la naturaleza. Esta cualidad siempre acompaño al “Doctor Pancho”,  desde niño se manifestó como un observador nato e inquietud por investigar  la naturaleza. Se pasaba las tardes enteras en los huertos traseros de las antiguas casonas, entre  árboles frutales  injertando y charlando con las plantas y animales, a quienes prodigo en afición y cuidados durante toda su vida.

 

Durante su juventud se dio a la tarea de instalar y mantener un apiario, el cual no solo le redituaba ratos agradables y buena miel, sino también difíciles momentos como el siguiente:

 

“En una ocasión sus abejas invadieron el vecindario provocando el terror entre la población. El “Joven Pancho” llegó de inmediato pidiendo a sus “amigas” la abejas que no atacaran a los vecinos y extendiendo sus brazos en forma de cruz las convocó a regresar al colmenar reprendiéndolas cariñosamente por haberlos espantado y uno que otro piquetito a sus estimados vecinos del centro de la población.”

 

Su corta carrera política.

 

Siendo el alcalde más joven en la historia de San Buenaventura, a los 35 años de edad  tiene la oportunidad de cristalizar sus sueños y proyectos  en beneficio de su pueblo y sus paisanos y es electo presidente municipal para el periodo de  1943 a 1945.

 

Inicia su administración con un gran respeto, humildad y una  sonrisa para enfrentar a los disidentes. La  desconfianza e indiferencia de algunos vecinos la fue alejando realizando múltiples obras y  acuñando la frase  “Hechos No Palabras”.

 

Algunos de sus avances durante su administración Pública:

 

Incrementa 50 % el sueldo del magisterio Municipal.

 

Crea la primera Biblioteca  en San Buenaventura llamada “Justo Sierra”.

 

Apoya a todas las instituciones como; el Jardín de Niños “Profr. Aureliano Esquivel”, la Logia  Masónica Constancia No 26, El Casino San Buenaventura, la Soc. Mutualista Melchor Ocampo y El Club de Leones.

 

Conocedor de las limitaciones educativas  reales de nuestro pueblo y de la gente de pocos recursos,   promueve el apoyo y envío de  destacados alumnos a la  Escuela Normal y Ateneo Fuente de Saltillo, Coah.

 

Como un gran devoto católico participa para la construcción de la  “Torre del Reloj” o “Torre de los Misioneros” símbolo de nuestro pueblo ( concluida  en 1946).

 

Desde 1945 inicia las gestiones para la construcción de la carretera No. 30 (San Buenaventura – Monclova), instruyendo a levantar los primeros puentes y dando todas las facilidades a los técnicos constructores de la carretera   para establecerse en la población. 

 

Logros Personales

 

Organiza y establece las bases para  reiniciar las Tradicionales Ferias del 14 de Julio en homenaje al Santo Patrono de la cual él fue el Presidente del Comité Central el año de 1944.

 

Fue miembro activo y Presidente de la mayoría de las sociedades que se crearon en San Buenaventura, llegando a ser un digno representante Estatal y Nacional de cada una de ellas

 

Hasta el día de su muerte fue médico municipal y siempre brindó un gran respaldo moral y económico a todos los indigentes que se acercaban a pedir su ayuda.

 

Su mayor deseo siempre fue proyectar a su pueblo y las grandes personalidades de todos aquellos distinguidos Sambuenese.

 ¡Bendiga Dios, como a la lluvia, el yermo, a todo aquel que siembre en el enfermo, con bondadosa voz, una esperanza...!

 

Ignacio Rodríguez Zamora ("Nacho")

“Gloria De San Buenaventura y de la provincia Mexicana” (1)

Por:  Don Manuel Neira Barragán (1894 -1986).

 

Ahora quiero hablar sobre uno de los preclaros hijos de San Buena a quien jamás se le ha hecho la justicia que merece. No se trata de un militar, ni de un político, ni de un magnate que hubiera atesorado millones; no se trata de un filántropo que con su espíritu bondadoso hubiera dejado a San Buena una escuela, una clínica, un hospital, un hospicio para refugio de gentes menesterosas. No, queridos paisanos, se trata simple y sencillamente de un aheda, de un bohemio, de un artista; de un hombre que hizo de la música un sacerdocio y supo vivir honestamente de ella hasta lanzar el ultimo suspiro, en la mas paupérrima situación, olvidado de los suyos, de sus amigos, de sus paisanos y de todos aquellos a quienes nos proporcionó y aún muerto, después de tantos años, nos sigue dando instantes de emoción delicada y de espiritualidad, cuando escuchamos una de sus múltiples obras musicales.

 

IGNACIO RODRÍGUEZ ZAMORA, fue su nombre, y los sambuenenses debemos de pronunciarlo con respeto y veneración porque dio nombre y lustre a nuestra tierra.

 

Sus composiciones llevaron el nombre de San Buenaventura no solo toda la Republica sino hasta otras fronteras lejanas, hasta del otro lado del Atlántico.

 

Mi viejo amigo y paisano Don Sotero Hernández Menchaca que vive desde 1913 en los Estados Unidos y actualmente Wichita Falls, Texas, escribió una biografía de tan insigne compositor y voy a tomarme la libertad por los fuertes nexos de amistad que nos unen desde nuestros tatarabuelos, de ligar algunos de sus datos con esta semblanza que hago de Don Ignacio Rodríguez Zamora.

 

Sin temor a pecar de exagerado diré que su popularidad en la ultima década del Siglo XIX y la primera del XX, "Nacho", como cariñosa y respetuosamente le llamábamos, fue tan grande como la de Alfredo M. Garza, quien también floreció en la primera y segunda década de este siglo y de Agustín Lara de nuestros días, Sus composiciones eran ejecutadas por todas los orquestas y bandas en la republica y fuera de ella.

 

Nació este célebre compositor popular en el año de 1865 - según Hernández Menchaca-. Sus padres fueron Don Cleofás Rodríguez y Doña Gabriela Zamora de Rodríguez, ambos de condición humilde.

 

Era Ignacio Rodríguez de 1.65 m. De alto aproximadamente, de color blanco, ojos azules, expresivos, de pelo rubio y ensortijado, cejas arqueadas, nariz recta, boca de regular tamaño y labios delgados, usaba bigote de largas guías siempre muy bien cuidado, de complexión medio, acicalado en el vestir, pero siempre con decoro, un poco zambo y una de sus principales características era la de hablar dificultosamente, con especialidad cuando se ponía nervioso, era más notoria su tartamudez; su hablar suave sin levantar jamás la voz; bondadoso, ingenuo a ratos, muy poco amigo de la copa y del cigarro, vacíos tan arraigados en los individuos de su profesión. Era un gran corazón. Todo un caballero.

 

En su adolescencia, o mejor dicho en su juventud ingreso a una banda de música que organizo en San Buena un profesor de apelativo Salas, habiendo sido sus compañeros de escuela Don Cirilo Humeda que ejecutaba el contrabajo, Marco Menchaca, quien eligió la tuba, David Neira, ejecutante de clarinete (este santo señor era mi padre, de quien herede la afición de la música), Don David Charles (saxor) el güero Silva (saxor), Francisco y Nicolás García (barítonos), Antonio Garza(único superviviente a quien cariñosamente le llamaban Tirso), quien tocaba el cornetín ) trompeta que llaman ahora), Jesús Rodríguez, creo que era también clarinetista, Juan Cuestas y Juan Riojas (el primero tacaba flauta y el segundo el trombón, si mal no recuerdo).

 

Esta banda alegraba a San Buena los jueves y domingos por la noche con sus encantadoras serenatas en la Plaza Hidalgo, en las que se dieron a conocer las primeras composiciones de nuestro biografiado.

 

Cuando el Maestro Salas terminó su contrato con el Ayuntamiento, ya Ignacio Rodríguez no solo era el primer clarinetista de la banda, sino que había logrado aprender a ejecutar todos los instrumentos y había asimilado nociones de composición y armonía con el referido Maestro Salas.

 

Al dejar la dirección de la banda dicho filarmónico, el H. Ayuntamiento llamó a Don Ignacio Rodríguez para que tomara la batuta y la reorganizara, cosa que no le fue muy difícil, pues con los elementos que ya formaban la banda y otros nuevos que agregó, el conjunto mejoró bastante.

 

Allí estaban ya Maximiano (el Chino) Sifuentes, que fue un ejecutante magnífico de flauta y flautín (piccolo), José Sifuentes (barítono), Tomás Espinosa (bombardita), Antonio Morales (contrabajo), suplió a D. Marcos Menchaca que se retiró para atender a su trabajo, Pilar Morir (saxor) y otros mas cuyos nombres se han borrado desgraciadamente de mi memoria. De esta banda era sub-director Nicolás García, hermano de C. José Ma. García (el comerciante).

 

A fin de siglo en 1899 formo Nacho la "Banda de los músicos Chiquitos", como dieron en llamarle porque eran puros jóvenes, entre los que se encontraban Anacleto Reta (clarinetista), Andrés Campos (nuestro querido maestro que hasta hoy nos deleita como director de su bien organizaba orquesta "Embajadores"), Juan Garibay, Luis Presas (trombonista) Manuel Flores V., Felipe Palos, y otros elementos pertenecientes a la banda inicial.

 

Otro de los directores - después del señor Salas- fue Don Ramón Lozano, de quien Ignacio Rodríguez obtuvo más conocimientos de armonía y contrapunto. Don Ramón era un magnifico flautista. Todavía el año de 1911 estuvo dirigiendo una banda en Nadadores, falleciendo pocos años después.

 

Fue a esta banda a la que tocó inaugurar el kiosco que adorna nuestra romántica plaza, en septiembre de 1899, de cuyo evento guardo una fotografía original, en la que aparecen todos los filarmónicos mencionados.

 

En 1904 siendo Presidente Don Epigmenio Cadena, en virtud de que la banda mencionada anteriormente había desaparecido por falta de pesos, que como siempre han escaseado en los municipios, llamo a Ignacio para que la reorganizara y en ella ingresaros nuevos elementos como Julián Morales, Reyes Flores, Manuel Sánchez, José Ma. Casas. José Ma. De los Santos, Sotero Hernández Menchaca, Avelino Ribera, Gonzalo Gutiérrez, Porfirio (Pilo) Salas y por ultimo en el ler año de 1909 organizó la 4ª. Y ultima banda, figurando en dicho conjunto Calixto Sandoval, Jesús Dávila, Luz Medina, Dionisio Morin, el propio Sotero Hernández, Andrés Campos G., José, Maximiano y Pablo Sifuentes, Antonio Garza (Tirso), Tomás Espinosa, Anastasio (Tacho el Diablito) Castro y Sotero Hernández. Este dice que figuraba también D. Cirilo Humeda, pero este señor, compadre de mi padre, para esta fecha ya estaba radicado en Agujita desde 1908.

 

SUS COMPOSICIONES

 

¡Si nuestro querido coterráneo hubiera florecido en estos tiempos de la Radio, las Sinfonolas, las estereofónicas, la Televisión y de las impresoras de discos por toneladas, sin duda que hubiera ganado una fortuna como Agustín Lara y hubiera vivido espléndidamente.

 

Sus amplios conocimientos musicales, en armonía, composición y contrapunto le daba gran facilidad para hacer las instrumentaciones para la banda y la orquesta que el tenía formada por elementos de la propia banda que dirigía y la que tenía fama en la región.

 

Sus composiciones, aunque mencionaré unas cuantas de las que recuerdo, se contaban por cientos, ¡SI SEÑORES POR CIENTOS!

 

Sus valses, Mazurkas, danza, Shotis, Two Steps, Marchas, Flamencos etc., eran de una inspiración exquisita, delicada, perfectamente "trabajados" musicalmente hablando y con todas las reglas que mandan los tratados de composición.

 

He aquí algunas: VALSES : Inspiración, Corazones que se aman, Teclas de marfil, Pensamientos que Te Envío, dedicado a la Srita. Profesora Salomé Enríquez; Adela, dedicado a la Srita Adela Cuellar; Eloisa (a la Srita. Eloisa de la Fuente), esposa que fuera después de D. Carlos Garza Castro; Carmen (a la Srita. Carmen Garza Castro), Así te Quiero, Entre dos Siglos (que se ejecutó en el baile del 31 de Diciembre de 1899 a las 12 de la noche en el Baile del Casino San Buena y al mismo tiempo en el baile que se daba en casa mi tía Altagracia Neira de Campos; Grato Recuerdo, dedicado a D. Abraham Menchaca Cerna y Altagracia Ancira el día de sus Bodas (1895), Domitila (dedicado a la Srita Domitila Morales; Julia, uno de sus valses más populares que como "Adela" todavía se escuchan con emoción por la actual juventud en muchas partes; Julia está dedicado a la Srita. Julia Campos Williars; la Mazurka Isaura (dedicada a Isaura Zertuche). Los Shotis; Feliz Contigo, Tus quince Abriles, Consuelo y otro más, bellísimos por cierto.

 

Danzas: Ana, María y Otila (editadas en la Compañía Nacional de Pianos y Música de Torreón, Coah. En 1909, Las Cuatro Hermanas, dedicada a las Sritas. Profesoras Herlinda, Margarita, Jesusita y Dolores Elizondo.

 

Los Two Steps "Club Conquista" compuesto en el Mineral de Las Esperanzas, Coah., al club recreativo del "Tiro" "Conquista"; Alcalá, dedicado a Diego Alcalá, Jefe de Estación de Nadadores, Editados por "El Arte Marcial" de Cd. Victoria, Tamps., Vamos a los Toros, Viva San Buena, compuesta en Agujita, Coah. En 1907, y el flamenco Guerrita en San Buenaventura. Este último lo hizo para concursar en el evento que convocó el Presidente Municipal Don Miguel Falcón para honrar al torero Guerrita que iba a torear por primera vez en San Buena. En este concurso tomaron parte el pianista Honorio Rodríguez (Español y luego Mexicano por adopción), Anastasio Luna Tesillos, Mónico Cruz Guevara y Lázaro Hernández (de Monclova), el compositor Cayetano José Mauro Garza, fecundísimo por mas señas, D. Rosalío Sena, director entonces de la Banda de Saltillo; Pioquinto González, violinista y autor de la "Marcha Torreón a Lerdo", Alfredo M. Garza también de una vena fecundísima, que a la sazón dirigía la banda de Muzquiz, el modesto trompetista Damián Flores de Nadadores y otros compositores como J. M. Del Villar, Eduardo Gariel, otro compositor autor de la marcha "Coahuila y Pacífico”, cuyo nombre no recuerdo, Don Pedro Cortinas, de San Pedro de las Colonias, etc., el Jurado encontró más flamenco, más "torero" el paso doble de nuestro biografiado siendo por lo mismo el agraciado con el premio. Fue editado por la Wagner y Levin Suc. Y corrió por todo el país y se ejecutó hasta en España.

 

 Tengo también su Melopeya LA CRUZ DEL CAMIÓN de corte semi-clásico, con letra de H. G., de una exquisita sentímentalidad...

 

Lástima grande que su archivo se perdiera, pues ni siquiera sus familiares tienen conocimiento de quién se quedó con tan rico acervo musical y con él se perdió la mayor parte de la obra de su vida!

 

SU DESTIERRO VOLUNTARIO

 

En el año de 1914, más o menos por noviembre, se trasladó de Piedras Negras a Eagle Pass, por que los Villistas ocuparon Piedras Negras y temía que lo obligaran a dirigir su banda militar.

 

Allí lo encontré casado en segundas nupcias con Manuela González, de quien hubo por esa fecha, si mal no recuerdo, cinco hijos. En su primera esposa, que murió muy joven y que era muy hermosa, hubo una niña rubia, de ojos azules, bella como su progenitora a quien criaron unos tíos y que se llama Margarita.

 

Durante una breve temporada fuimos vecinos de "puerta a puerta" en Eagle Pass, inclusive trabajábamos juntos primero en el "Cine Majestic" y después en el "Estrella", hasta 1915 en que regresé a P. Negras y luego marché a México.

 

Tiempo después fue a vivir a San Antonio en donde compuso su obertura "1926", que dedico a la Unión Filarmónica de San Antonio.

 

Fue en esta ciudad donde sufrió la pena más grande de su vida, pues su esposa se separó de él dejándolo en la más crítica situación económica.

 

Por el año 30 lo encontré en Saltillo, y le escribí entonces varias letras que me pidió periódicamente para unos coros escolares y dos canciones.

 

De pronto dejó de escribirme y creía que se había ido de Saltillo, pues en una de sus anteriores me había dicho que lo estaban solicitando de San Luis para que fuera a dirigir la Banda.

 

Tiempo después, en un viaje que hice a Saltillo me informó mi hermano Félix que había fallecido en la más deplorable situación económica, sólo abandonado de sus familiares; que falleció en la casa de unos amigos suyos que caritativamente lo atendieron en sus últimos días.

 

Aureliano Esquivel Casas

Educador, político y revolucionario.
Nació en San Buenaventura, Coahuila, el 29 de enero de 1889.
Falleció en la ciudad de México en 1959.

Hijo del Sr. Julián Esquivel y de la Sra. Juana Casas Romo
Realizó sus primeros estudios en su lugar de origen y cursó la carrera de Profesor de Instrucción Primaria en la Escuela Normal de Saltillo, Coah., donde se tituló el 16 de junio de 1910.

Ingresó al Sistema Educativo Estatal como ayudante de la Escuela Primaria Oficial Ignacio Zaragoza de San Buenaventura, Coah., con primero y segundo grados a su cargo (1910-1911), director con tercero, cuarto, quinto y sexto grados a su cargo (1911-1912) y director con cuarto grado a su cargo en esa misma escuela (1912-1913). Fue director de la Escuela Primaria Oficial Centenario para Niños, con cuarto grado a cargo (1913-1914) y ayudante de la Escuela Primaria Nocturna con primer grado a su cargo (1913-1914). Participó en la lucha política en los clubes antirreeleccionistas y al lado de Francisco I. Madero en el levantamiento armado de 1910; fue partidario de Venustiano Carranza en el Plan de Guadalupe y en la insurrección contra Victoriano Huerta, que lo llevó a desempeñar actividades profesionales y políticas en el centro del País. Trabajó en la Secretaría de Gobernación como jefe de la sección primera, interviniendo en la organización de las escuelas de beneficencia pública a cargo de esa Secretaría de Estado (1915-1916). Recibió nombramiento como Inspector de Escuelas Preparatorias en el D.F. (11-12-1916); Nombrado Inspector Técnico Escolar de Zona en el D.F. (01-01-1918); Fue secretario y subdirector de la Escuela Nacional Preparatoria (01-01-1919) y nuevamente, Inspector Técnico Escolar de Zona del D.F. (01-01-1920).

Al crearse la SEP fue nombrado "Maestro instalador de escuelas rudimentarias" (15-11-1921); Oficial Primero Técnico, Delegado de la SEP comisionado para instalar escuelas en los Estados de Nuevo León (01-01-1922), Michoacán (1923), Querétaro (1924-1926). Fue Director Federal de Educación en San Luis Potosí (1927-1928); Director de la Escuela Nacional de Maestros (1929-1930); Jefe del Departamento de Educación Primaria y Normal (1931); Inspector General del Departamento de Enseñanza Rural y Primaria Foránea (1932 – 1933); Especialista en Educación Primaria Rural del Departamento de Enseñanza Rural y Foránea (1934-1935); Maestro Experto de la Dirección General de Educación Primaria Urbana y Rural (1936-1938); Vocal "C" del Consejo de Educación Rural (1939-1940); Director General de Educación Preescolar y Primaria Rural (1941). Fue Director del Centro Escolar de Educación Primaria en el D.F. (1942-1944); Presidente de la Comisión Nacional Mixta de Escalafón (1944-1946) y Jefe del Departamento de Internados (1947 –1951).

Fue el primer representante de la SEP en el Estado de Coahuila con el cargo de "Maestro instalador de escuelas rudimentarias" en el período del 15 de noviembre al 31 de diciembre de 1921.

Su breve paso por Coahuila no fue del agrado del gobernador Arnulfo González, quien influyó para su salida al Estado de Nuevo León. Siendo Delegado de la SEP en Michoacán tomó parte en la defensa de la Plaza de Morelia, asediada por las fuerzas del Gral. Enrique Estrada en el mes de enero de 1924. Durante el gobierno de Venustiano Carranza, fue Diputado Federal en la XVIII Legislatura del Congreso de la Unión, electo por el IV Distrito Electoral del Estado de Coahuila, del 15 de abril de 1917 al 31 de agosto de 1918. Fue miembro activo de la Rama Mexicana filial de la Unión Racionalista de París.

Aureliano Esquivel Casas fue uno de los maestros integrantes de la columna de las fuerzas acompañantes del presidente Carranza desde la ciudad de México hasta Estación Aljibes (del 7 al 14 de marzo de 1920) donde fueron desintegrados.

Recibió diversos reconocimientos: medalla de los Veteranos de la Revolución y Gran Diploma de Honor por su lealtad al Gobierno Constitucionalista; en 1944 el Gobierno de Coahuila le otorgó medalla de Oro e igualmente el Colegio Primitivo de San Nicolás Hidalgo.

 

Fuente:
Archivo Histórico de la SEP, México, D.F.
“Las Escuelas Artículo 123 en Coahuila 1926-1940”
Tesina presentada por Ángel Cabellos Quiroz y Carlos Carrizales Barreto
De la Universidad Autónoma Metropolitana de Iztapalapa, diciembre de 1992.
Berrueto González, Arturo.
Diccionario Biográfico de Coahuila. Gobierno del estado de Coahuila. Méx. 1999.

 

Esteban Falcón Lozano

 

Nació en la villa de San Buenaventura, Coahuila. Ingresó a la Revolución maderista en 1911, según lo certificó el general Porfirio Cadena en 1930 “…se incorporó procedente de las fuerzas maderistas, a las que pertenecía el suscrito el 20 de marzo de 1911, en la sierra de Múzquiz, Coahuila, ostentando el grado de sargento segundo que le fue conferido por el C. Jesús Carranza, con un contingente de 20 hombres montados y armados, habiéndosele conferido el grado de sargento 1º por el combate librado el 3 de mayo de 1911 en el Cañón de Santa Gertrudis, Coahuila, y el de subteniente el 2 de enero de 1912 por méritos en campaña. Permaneciendo en estas fuerzas hasta el 1º de abril de 1912, fecha en que pasó a formar parte de otras fuerzas.” En pleno movimiento constitucionalista se le confiere el grado de capitán 1º: “Venustiano Carranza, Gobernador Constitucional del Estado Libre, Soberano e Independiente de Coahuila de Zaragoza, Primer Jefe del Ejército Restaurador Constitucional, en atención al mérito, servicios y virtudes cívicas del C. Esteban Falcón, le confiero el empleo de Capitán 1º en el propio Ejército Constitucionalista, que le será ratificado a la restauración del orden constitucional y que le servirá como timbre de honor por haber sabido conservar incólumes los principios de honor y del deber y de la legalidad. Cuartel General Monclova, marzo 31 de 1913. V. Carranza.” Ese mismo día se le ordenó formar “un regimiento de la mejor manera posible a fin de operar con las armas en la mano para derrocar el llamado gobierno del Gral. Huerta y restablecer el orden constitucional en la República.” Lo firma nuevamente el Primer Jefe en Estación Monclova sede del cuartel general del Ejército Constitucionalista. Por orden de los jefes constitucionalistas en enero de 1914 se le comisionó para integrarse a las fuerzas villistas. En 1915 los promotores del Plan de San Diego, Texas le dieron el grado de general brigadier invitándolo a sumarse a su rebelión. Copias de los nombramientos y certificaciones proporcionadas por el Sr. Trinidad Pérez, el coronel Falcón falleció en 1963.

Prof. Silvestre Flores Adame.

 

Por Roxandra Flores Salazar - Sociedad Monclovense de Historia A.C.

13 de octubre de 2006

El arte más difícil y al mismo tiempo más útil, es el de saber educar. Nicolo Persichetti siglo XIX-XX

El último día de diciembre, el día de San Silvestre, del año 1888 hizo su arribo al mundo Silvestre Flores Adame en el seno de una humilde familia de San Buenaventura, Coahuila.

A muy temprana edad quedó huérfano y fue criado por sus padrinos en una familia económicamente pobre, pero rica en valores morales, que lo encausaron por la senda del estudio y del deber. Terminó con éxito la primaria y fue becado por el gobierno estatal para continuar sus estudios en la Escuela Normal del Estado en Saltillo, Coahuila.

En el archivo Histórico de Monclova hay un oficio en donde el Prof. José Rodríguez González, Director de Educación Primaria, lo designa Director Técnico de las escuelas oficiales del municipio y al final menciona... "Continuará al propio tiempo como encargado de la Escuela Modelo, atendiendo un departamento" y otro que el Prof. Flores envía al C. Presidente Municipal solicitando un aumento de 20 pesos mensuales, ya que tiene varios años consecutivos de estar desempeñando dos puestos y "que todos los directores de los distintos municipios disfrutan de mayores emolumentos que los míos, haciendo un solo trabajo". Se acordó pagarle los 20 pesos más "por ser de justicia".

En otro oficio dirigido al presidente Municipal se observan las condiciones en que trabajaban ya que le dice: "Es indispensable un excusado para las niñas, pues debido a esto (a la falta de este) se ha estado molestando a los vecinos desde hace un año.

En 1912 caso con la señorita Julia Campos Willars; procrearon ocho hijos de los cuales vivieron seis: Héctor, Velia, Elodia, Delio, Emma y Fulvio; ella también era originaria de San Buenaventura, una bonita mujer que actuaba en obras de teatro que se presentaban en la villa y en las que ella siempre salía de dama joven,- Julia y Sotero Hernández, un músico que vivía y trabajaba en San Buenaventura, estaban muy enamorados, pero sus padres decidieron por ella y se casó con el profesor Silvestre. Sotero compuso el vals "Julia" y se lo dedicó a ella. Posiblemente conociendo lo anterior, el profesor era muy celoso, extremadamente celoso. Recuerda una vecina que como antes se cocinaba con leña, el profesor tiraba las cenizas en la puerta de entrada de la casa para saber si la esposa se salía.

Probablemente cansado de todos los cambios de categoría y destinos de trabajo, en septiembre de 1928 renuncio como maestro en escuelas oficiales y fundó el Colegio Monclova. Los primeros 7 años estuvo incorporado al estado y los siguientes, hasta 1969 a la federación. Invitó a colaborar con él a las señoritas Sarita Muzquiz y Celia Elizondo, quienes fueron junto con él los pilares que soportaron permanentemente al Colegio Monclova.  La señorita Sarita Muzquiz era una persona pequeña físicamente, pero de una altura y delicadeza excepcional; se caracterizaba por su innata amabilidad, ternura y sencillez; era dueña de unos hermosos ojos verdes y contaba siempre con una sincera y agradable sonrisa. Destacaba su señorial personalidad el llevar su pelo severamente recogido hacia atrás en un mono, que realzaba su natural distinción. Además, era poseedora de una extraordinaria memoria de la que hizo gala hasta el final de su vida. La Secretaría de Educación Publica le otorgó el titulo de Profesora de Educación Primaria al haberse capacitado como maestra. Trabajó en la Escuela No. 1 de Monclova y fue directora de la escuela Francisco I. Madero.

Por la calle Juárez entre Pedro Aranda y Progreso había una pequeña escuela muy pobre llamada "La Parrita"; la maestra era una viejita igual de pobre que la escuela y sus alumnos: No se si le pagaban y si lo hacían sería una cantidad mínima, porque les pedía a los niños amole y ella lo vendía para sufragar los gastos más necesarios de la escuela y si quedaba algo, para los de ella.  La señorita Sarita vivía muy cerca de "La Parrita" y se fue a trabajar ahí para ayudar a la maestra. Actualmente sigue en ese lugar "La Parrita", solo que ahora... es un bar.  Cuando el Prof. Flores la invitó a trabajar en el Colegio Monclova, aceptó encantada. Ella se encargaba de los alumnos de 1° y 2° año con una ayudante. Por esos días le decían a la reciente escuela el Colegio de los Amoles por que la Srita. Sarita venía de aquella escuela. Como persona y como maestra fue muy querida tanto por los alumnos, por los padres de familia, como por todos aquellos que tuvieron el placer de conocerla y tratarla.

Tuvo la satisfacción de recibir en vida un hermoso homenaje al inaugurar ella misma la escuela que merecidamente hoy lleva su nombre. La señorita Sarita trabajó en el Colegio Monclova más de 30 años y debido a un lamentable accidente sufrió la perdida total de la vista y se retiró del amado colegio. Además llevo el registro meteorológico de Monclova durante varios años.

Dice Panchita Treviño de Guerra que en aquel tiempo las ayudantes apoyaban a los niños tomándoles la mano para enseñarlos a escribir y que cuando ella dejo de trabajar en el colegio se encontraba a alguno de los niños por la calle y a boca de jarro le decían: señorita, señorita!, ¿ porque ya no quiso ser señorita?

También recuerda que a la hora del recreo el profesor se sentaba en una silla en medio del patio con una varita para vigilar que los niños no se pasaran al lado de las niñas. Los niños Horacio y Enrique Cuellar eran muy traviesos, hacían males y se subían al techo de la escuela para escapar al castigo, pero también el profesor se subía solo que el armado de una vara para bajarlos.

La señorita Celia Elizondo, era un persona discreta, muy apegada a las tradiciones, a las buenas costumbres, se hacia cargo de los alumnos de 3° y 4° año, también tenia una ayudante; además daba las clases de manualidades, costura, pintura, tejido, bordado, dibujo y canto.

También recuerda Panchita que en una parte del patio donde salían a jugar las niñas había una mora y que "Cuando la Srita. Celia se iba a otro salón dice; nos salíamos a comer moras y cuando regresaba nos decía: "a ver saquen la lengua y nos descubríamos que nos habíamos salido al patio a comer moras".

En forma particular, estudiar pintura con la Srita. Celia era, además de un gusto, un privilegio. Gran cantidad de hogares de Monclova conservan pinturas hechas bajo la dirección de la amable Srita. Celia.

En 1936 pinto el fondo del escenario con una escena monclovense para la primera feria de la nuez.

Dice Leonardo Da Vinci "Oh maravillosa ciencia de la pintura! Tú das vida permanente a las caducas bellezas de los mortales y les confieres más duración que a las obras de la naturaleza, que está continuamente sometidas a las variaciones del tiempo, que las conduce a la vejez inevitable. El pintor disputa y rivaliza con la naturaleza.

La Srita. Celia decía a los alumnos, para ubicarlos en la realidad: "Nunca cantes victoria, aunque en el estribo estés, que muchos en el estribo suben y suelen quedarse a pie."

El Colegio Monclova subsistió durante 42 años, en el colaboraron muchas maestras, citare algunas: Chita González, quien tocaba el piano, Lupita Sánchez que impartía clases de ingles, Lolita Flores, Panchita Treviño Flores, Herlinda de los Santos, Raquel y Rebeca Abrego, Olivia González. Cepeda, Ofelia Elizondo, la profesora Zapopan Ramón, las hijas del profesor Flores Velia y Elodia.

El Colegio Monclova estuvo en varios domicilios: primero en la calle Zaragoza frente al casino, luego por la misma calle en el hotel Colonial, después en la casa de Maria Ruiz, en Hidalgo y Abasolo, unos dos meses por la calle Miguel Blanco, o por Morelos, en lo que se terminaba de adaptar el local que ocupo definitivamente por la calle De la Fuente casi esquina con Juárez.

Las envidias y las bromas no escasearon; como los alumnos y los maestros eran de cierta clase social, los chicos que no lo eran, celosos o resentidos pasaban y les gritaban: "Estudian leyes y salen bueyes" y al profesor que era una persona muy seria y muy respetable lo increpaban con el mote de "sapo" o "renacuajo paseador".

El profesor y su familia vivieron en las calles Morelos y Abasolo, Juárez y Pedro Aranda, cerca de la casa de don Francisco Muzquiz y en la Hinojosa ya en casa propia.

El Colegio Monclova era parte fundamental en la vida del profesor Flores era un himno a su trabajo, a sus ideales, A las 5 de la mañana ya se estaba preparando para irse al colegio. Invariablemente vestido de traje y corbata como acostumbraban los señores de aquellos años; su sastre de toda la vida fue el señor Manuel Rodríguez ( Chompitas) (padre de Héctor Manuel Rodríguez.)

Comenta una señora: "Una amiga mía de Frontera, hija como yo de un ferrocarrilero a los que les pagaban los días 5 y 20 de cada mes, se salio del colegio porque el profesor le decía: "Las , hijas de los ferrocarrileros nomás los días 5 y 20 tienen dinero, después se están muriendo de hambre y yo dije. Con ese viejo no entro, mas, si mi papá es ferrocarrilero".

Silvestre Flores fue el primer maestro de matemáticas en la Escuela Secundaria No. 24. También se desempeñó como encargado del servicio meteorológico en la oficina de esta ciudad.

El maestro estaba siempre pendiente de que en el Colegio se aprendiera de tal forma que jamás se agraviara la ortografía, la sintaxis y en general todas las materias que se estudiaban bajo su dirección. En sexto año, todos los viernes hacia un concurso de ortografía y les daba premios en efectivo a los primero, segundo y tercer lugar con el fin de estimular el dominio de esta materia. La historia era de sus predilectas y no solo la enseñaba en la escuela, también lo hacia en su casa donde la disciplina era igualmente rigurosa. Dice su nieta Elda Emma: "Era muy platicador no dejaba hablar a nadie, ahí nada mas el platicaba como quien no esta acostumbrado a la conversación, sino solo a dictar su parecer y cuando hablaba de historia les decía a sus hijos, que a veces se aburrían y se querían dormir; "Ya se están durmiendo, no se duerman, les voy a seguir platicando". Yo creo que eran charlas, como decía Octavio Paz, que cuando su padre y su abuelo narraban la Reforma, la Intervención Francesa y la Revolución, hasta el mantel quedaba impregnado del olor a pólvora". El profesor en la escuela y el papá en la casa exigían que supieran historia de México. No existía el nirvana de la televisión donde se aísla la gente y automáticamente se evitan los comentarios. Sin embargo, hay que admitir que es muy necesario conocer la historia de nuestro país.

Dice Higinio Reyes que no existían las camisas de manga corta, solo manga larga y que cuando hacia mucho calor ellos se las arremangaban y les decía que parecían tablajeros.

Menciona también que en 1941 murió su abuelita Rosalía Ballesteros que era la albacea de la pensión de su papá el teniente coronel Higinio Reyes y se la suspendieron. Higinio hablo con el profesor y le dijo que el y su hermana Velia ya no podían pagar y que se tenían que retirar del colegio. El profesor le dijo que lo de la pensión se tenia que arreglar y que mientras eso sucedía siguieran en la Academia y el les proporcionaría lápices, cuadernos, colegiatura y lo que fuera necesario. Después de ocho meses les pagaron la pensión y saldaron la cuenta económica con el profesor pero la deuda de gratitud aun la recuerda.

El maestro era poseedor de un enorme polifacetismo y una gran confianza en si mismo por sus conocimientos y por lo que le gustaba. Era miembro activo de* la Respetable Logia Simbólica Fiat Lux Numero 19 y llego al grado 33 por su trabajo asistencial.

Era socio del club de Leones, le gustaba la poesía, el baile y la música. En el colegio la poesía la ensayaban en forma de poesía coral, las que mas se presentaban eran México Creo en ti de Ricardo López Méndez, El Sembrador, de Miguel Blanco Belmonte y Mamacita Mama del poeta saltillense Otilio González.

Fito Muzquiz (Rodolfo), cuando venia de vacaciones les ensayaba bailes que luego se montaban en las fiestas del colegio. Le gustaba toda la música pero sus operas predilectas eran; Carmen, Rigoletto y la Traviata (en ese orden) y en cuanto a música popular le gustaba Morenita, Consentida, solamente una vez y el vals Alejandra.

Acostumbraba llevarles serenata a sus nueras el día de las madres y a las nietas en sus cumpleaños. Y a el le llevaba serenata el Chapul el día de San Silvestre y del maestro.

Hacía alarde de ideas, afectos y recuerdos muy bien cimentados, por ejemplo no olvidaba a sus maestros de la escuela Normal. Cada salón llevaba el nombre de uno de ellos. Los alumnos desde luego no los conocían y me dice una amiga "Cuando se moría uno, nos daba mucho gusto, porque nos daba el día".

Rosalina Barrera evoca el tiempo en que vivía frente a la plazuela Víctor Blanco e iba en bicicleta a la casa de su abuelitos por la calle Juárez y si la veía el profesor se escondía y dice que una vez aventó la bici y se metió en la primera casa que encontró; sin embargo cuando llego al colegio le llamo la atención por andar de "marota".

También recuerda que una vez las sorprendió leyendo libros "no permitidos" y la puso a regar todo el patio, sacando el agua de la noria para hacerlo.

Dice Genoveva Vara que venían de Frontera y no querían llegar al colegio, no se querían bajar del autobús y el chofer se puso a tocar el claxon fuerte y seguido. Salio el profesor y se bajaron volando.

Y que un día corrieron la venada al río. "Pata a la que se quede" Una de las chicas quiso cortar un lirio del agua y se le quedo atorada una chancla en el lodo. Las otras fueron a la casa y tienda de Maria Ruiz y le rogaron que les fiara unos zapatos para poder regresar todas al colegio.

Las celebraciones con motivos patrióticos nunca pasaban desapercibidos; en los desfiles que se efectuaban para conmemorarlas el Colegio Monclova siempre estaba presente.

En 1932 abrió la Academia Comercial Cuauhtémoc en la que estudiaron muchas generaciones de ambos sexos. Esta institución vino a ocupar un lugar muy importante y necesario en la enseñanza media de Monclova al preparar a muchos estudiantes, que con los conocimientos adquiridos en esta academia, contaban con las herramientas necesarias para trabajar en oficinas, despachos y notarias. Como la Academia duro años fueron muchas maestras y algunos maestros los que dieron clases ahí en diferentes épocas: Nora Gil, Dorita Ortiz, Elodia Flores, don Juan López, don Antonio Cantú y muchos más.

En 1938 se reconoció el trabajo del profesor entregándole una medalla y un pergamino por sus 30 años de servicio.

Dice Balmes: "La educación es al hombre lo que el molde al barro; le da forma" el profesor moldeo muchas generaciones.

Fue artesano de la educación en Monclova por más de cinco décadas.

En 1941 se empieza a pensar en el establecimiento de una Siderúrgica en el estado de Coahuila. Dada la ubicación geográfica de Monclova cerca del carbón en la región carbonífera, del fierro en Chihuahua, del agua del río Monclova, del ferrocarril en Frontera y de las importantes gestiones de don Teodulo Floras Calderón y del Sr. Harold R. Pape se decidió que aquí se instalara la acería. La construcción comenzó en 1942 y la ciudad cambio en muchos sentidos. De la tranquilidad que reinaba en Monclova al mucho ruido, de la agricultura y la ganadería al acero, de la pureza del aire a la contaminación, del placido río Monclova a los daños ecológicos que sufrió. Sin fragmentos de esperanza, pero la vida sigue su curso inexorablemente.

Era el atardecer de una época de logros y satisfacciones. El profesor aún contaba con mucha energía, con muchas ganas de trabajar, pero como dice Ovidio: "no se puede hacer volver el agua ni sujetar la hora fugitiva".

A los 50 años de ejercicio profesional se le otorgo al maestro un merecido reconocimiento: una medalla y un pergamino.

Hasta sus últimos años el profesor lucho por la mejor instrucción para sus alumnos y por la disciplina que se convirtió en una obsesión que llevaba hasta la exageración.

Es recordado también como fanático de la disciplina, vara, metro y mecate incluido.

Cuando los muchachos hacían alguna travesura grande los castigaba con el mecate de la noria. Le pregunte a un ex alumno que si era cierto lo del mecate y me dijo: "mojado".

Sin embargo, los beneficios económicos, culturales y sociales compensaron estas mudanzas.

Monclova se encontraba atrapada entre sus tradiciones, sus costumbres y los vientos de cambio que llegaban con Altos Hornos de México.

La ciudad se vio invadida por gente que llegaba desde los cuatro puntos cardinales a trabajar en Altos Hornos. Se abrieron tiendas de abarrotes, de comestibles, bancos, ferreterías, farmacias, hoteles, restaurantes, hospitales, centres de diversión y desde luego hubo necesidad de más escuelas para la gran cantidad de niños y jóvenes que llegaban junto a sus familias.

Pasan los años, se instalan varios colegios particulares, se abren más escuelas oficiales y el Colegio Monclova comienza a declinar.

El éxito no es permanente igual que el fracaso, pero el caer no quita la gloria de haber subido; quedan pedazos de ilusión,

Los dejaba en el sol con los brazos abiertos unos minutos y no se debían mover ni reír, si lo hacían, se repetía el castigo. Era dueño también de una vara en forma de bastón a la que bautizaron con el nombre de "Ven acá" y con ella acercaba a los muchachos cuando no le hacían caso. Se dice que se estaciono en aquella época en que "La letra con sangre entra" y me comenta un conocido abogado y ex alumno "Es que los padres le entregaban el niño al maestro con la total autorización de que hiciera lo que fuera necesario para que el muchacho aprendiera y si se quejaba el niño de que el maestro lo reprendía o le pegaba, "algo harías" le contestaba el papá. Ahora llega el niño y le dice al papá: el maestro me dijo torpe, bobo y surge inmediatamente la demanda, la toma de la escuela y/a la exigencia de la destitución o cambio del maestro.

Como dice Ángela Moyano "A los hombres como a los países se les debe tratar de entender según su momento histórico".  Sin embargo, el maestro tenia detalles muy afectuosos con sus hijos; les pedía que le hablaran de tu para que sintieran mas confianza. También le gustaba que se contestara "muchas gracias", no solamente gracias.

Con el tiempo, la salud del profesor comenzó a deteriorarse. El, que era abstemio, enfermo de cirrosis hepática e hidropesía. Cuando ya no le fue posible acudir diariamente y supervisarlo todo como el acostumbraba le paso la dirección a su medio hermano Ramón Flores Ortega j Ah! pero nada mas se sentía un poco mejor y se iba al colegio para ver como estaban trabajando.

Dice su nieta mayor, Elda Emma, que tenia una expresión muy especial cuando el dolor arreciaba, decía: "¡Ay Maria Santísima quítame este dolor!"

La enfermedad seguía avanzando y después de luchar 4 o 5 meses contra un padecimiento incurable, inicio su retirada de la vida y termino aquella valiosa existencia consagrada a la educación.

El maestro Silvestre Flores Adame rindió tributo a la madre naturaleza a las 16 horas de un día como hoy 13 de octubre pero de 1963. Se extinguió la vida de un gran maestro, una vida fecunda, útil y productiva.

Los alumnos del Colegio Monclova y de la Academia Cuauhtémoc le hicieron valla desde su casa en la calle Hinojosa, hasta la iglesia y de ahi hasta el cementerio.

Después de pasar años y años escuchando el alboroto, la gritería de los niños y estudiantes hoy se encuentra descansando junto a su esposa en el Panteón Guadalupe donde solo se percibe el ruido del silencio.

El dolor de su partida se fue diluyendo como las olas en la superficie de un lago cuando se arroja una piedra.

El dolor no se olvida, pero a medida que pasa el tiempo se aprende a vivir con el.

El Colegio Monclova cerró sus puertas en 1969 y la Academia Cuauhtémoc en 1983.
A su memoria se edifica una escuela que lleva su nombre en la colonia Miravalle y en el Fraccionamiento Moderno una calle con su nombre recuerda al gran maestro.

Desapareció el maestro que tanto trabajo por la educación, que instruyó a tantas generaciones, que fue fiel a sus ideas de enseñanza, unidas a una férrea disciplina. Se fue cargando con el pesado equipaje del deber cumplido.

Juan Manuel Elizondo Cadena.

Nace en San Buenaventura el 8 de marzo de 1910, sus padres fueron Manuel Elizondo y Laurentina Cadena de prominentes familias de la población.

Siendo muy pequeño su familia se traslada a Monterrey donde hizo sus primeras letras, estudiando en el Colegio Civil donde conoce a Raúl Rangel Frías y a José Alvarado, sus grandes amigos. De paso por este Colegio comenta en una entrevista:

- En aquel tiempo el Colegio Civil era para militares y el director era un general y cuando llegué de inmediato me inscribí en una banda de guerra. "Nosotros no teníamos con qué pagar la escuela y me quedé en la banda porque casi era indispensable, posteriormente me reclutaron para mantener el orden dentro de los salones de clases; eso me permitió pasar por todas las clases como una alumno irregular",

El estudiar en el Colegio Civil significaba estar cinco años ya que, durante ese tiempo, la secundaria y preparatoria formaba un solo nivel. Además, para tener un mayor conocimiento era necesario aprender francés pues varios libros se encontraban en este idioma. Juan Manuel Elizondo menciona que esta lengua la aprendió mejor que el inglés.

Juan Manuel siempre fue un hombre muy estudioso e inquieto en la época que le tocó vivir He aqui algunos de los puestos y logros que le tocó desempeñar:

Líder estudiantil en el Colegio Civil

Dirigente nacional del Sindicato de Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana

Miembro del Partido Comunista.

Fundador y Vicepresidente del Partido Popular (con Lombardo Toledano).

Senador de la República de 1946 a 1952 .

Miembro fundador de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Asesor de los presidentes Manuel Ávila Camacho, Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz.

Delegado para crea el IMSS.

El 20 de mayo de 2008 recibe la Medalla “Alfonso Reyes”, el mayor reconocimiento que otorga la Máxima Casa de Estudios.

1932 Coautor, con Rangel Frías y José Alvarado, de la iniciativa ante el Tercer Congreso de la Confederación Nacional de Estudiantes para la creación en Monterrey de la Universidad de NL.

Fundador del Club que postuló en Nuevo León la candidatura presidencial del Gral. Antonio I. Villarreal en 1934.

Expulsado del Estado por haber participado en la fundación del Club Villarrealista.

Estudios selectivos en las facultades de Derecho y de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 Profesor de Teoría Económica en la Universidad Gabino Barrera, después Universidad Obrera de México.

Miembro del Comité Nacional del Sindicato Nacional de Artes Gráficas.

 Miembro de la Sección 67 del Sindicato de Mineros de Monterrey.

 Organizador de varias secciones del Sindicato de Mineros en Zacatecas, Oaxaca y Chihuahua.

 Secretario General del Comité Nacional del Sindicato de Mineros.

Miembro del Consejo Supremo de la Defensa Nacional.

 Socio fundador de la Confederación de Trabajadores de América Latina. CTAL.

Socio fundador de la Federación Sindical Mundial. París, 1945.

Miembro de la delegación mexicana a la Confederación Mundial de San Francisco para fundar las Naciones Unidas. ONU. 1945.

Delegado mexicano a varias conferencias de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). París, Ginebra, Roma, Praga. :

Miembro de la delegación mexicana al Segundo Congreso Mundial por la Paz. Varsovia, Polonia. 1950.

 Prisionero en el Castillo del Morro, en La Habana, Cuba, junto con Vicente Lombardo Toledano y el Gral. Heriberto Jara, por participar con los cubanos en la lucha por la paz mundial.

Prisionero en Amsterdan, Holanda, Junto con el grabador mexicano Leopoldo Méndez, por participar en el Tercer Consejo del Comité Mundial por la Paz, en Praga, Checoslovaquia.

Autor de la primera iniciativa de Ley, en el Senado, para establecer en México la representación proporcional en la Cámara de Diputados.

Fundador y corredactor del periódico semanal Buró de Investigación Política (BIP) con Horacio Quiñones.

 Editor y redactor del periódico semanal Carta de México.

 Diputado del Congreso de la Unión.

 Miembro de las delegaciones mexicanas a las conferencias Interparlamentarias de Helsinki y Moscú.

Entre otros muchos más ..

Fallece en la ciudad de Monterrey N. L. a la edad de 99 años un 31 de diciembre de 2009.

Teniente Coronel Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

Fundador de las actuales y tradicionales

Ferias del 14 de Julio

I

El Dr. Heliodoro Rodríguez Flores

Nació en San Buenaventura, Coah., el día 4 de septiembre de 1902.

Acta de Nacimiento

En la iglesia Parroquial de San Buenaventura a tres de Septiembre de mil novecientos tres, Yo el infraescrito Cura bautizé solamente, impuse los Santos Oleos y el nombre de Heliodoro a un niño que nació en esta , el cuatro de Septiembre de mil novecientos dos, hijo legitimo de Santiago Rodríguez Del Valle y de Guadalupe Flores, sus abuelos paternos Francisco y Francisca Del Valle, abuelos maternos Octaviano y Dolores Flores: fueron sus padrinos Calletano (Cayetano) Ramos Cadelo y Hortensia Garza a quienes advertí su espiritual parentesco y obligaciones contraídas.  Doy fe. Fidel Angulo.

Realizo sus estudios profesionales en la escuela medico militar de la ciudad de México.

Recién graduado, ingreso a las brigadas sanitarias de las fuerzas Revolucionarias, con el grado de mayor medico cirujano, bajo las ordenes del General de División Maximino Ávila Camacho.

Fue nombrado también director medico del hospital militar de la plaza de Mazatlán, Sinaloa., otorgándosele el grado de Teniente coronel.

Un Poco de Historia del Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

El Dr. Heliodoro Rodríguez Flores, cumplió con su patria y regresa a su tierra natal, para ejercer su profesión.

No sin antes haber recibido unas muy jugosas ofertas de trabajo, tanto del gobierno federal, como de la iniciativa privada.

Todas ellas fueron desechadas por el, ya que en su mente bullía la idea de ayudar a su pueblo.

Desde ese momento se dedico en cuerpo y alma, de día y de noche, a atender a su pueblo, y a su gente.

Jamás fue importante para él, si las personas que se acercaban a pedirle ayuda, tenían recursos económicos o no para pagar sus servicios. Él, con el humanismo que le caracterizaba, los atendía con toda dedicación y amor.

Fueron constantes e incontables las ocasiones en que atendía a sus pacientes en sus domicilios, y lejos de cobrarles una consulta normal, les daba la receta para que fueran a surtirla a su farmacia, y les dejaba dinero para que le compraran alimentos más nutritivos al enfermito.

Asimismo atendía a las gentes de todas las rancherías cercanas, muchas de ellas carecían de dinero, en algunos casos porque no había llovido, o porque aun la cosecha no se levantaba.

Al Dr. Rodríguez Flores nunca le importo nada lo material, menos tratándose de los seres humanos que tanto amaba.

De igual manera, año, tras año, vacunaba a todos los niños de las 3 escuelas que en aquel entonces eran La escuela de niñas, Dr. Ruperto Del Valle, la escuela de niños Gral. Ignacio Zaragoza y la escuela federal Gral. Lucio Blanco,....no había mas escuelas. En el patio de dichos planteles se formaba en fila a todos los niños sin faltar ninguno. Desde el primero, hasta el sexto grado.

Y personalmente, acompañado de su asistente el Sr. Oliverio Rodríguez, uno a uno, los vacunaban.

Asimismo mando construir aljibes de cemento para que se juntara el agua llovediza para que bebieran los niños.

Ya que antes de tenerlos, el agua que ellos ingerían era la de un uso que pasaba por el patio del plantel y que daba riego a unos coyoles.

En ese entonces era muy común que un niño muriera por una infección intestinal y el Dr. Rodríguez Flores sabía de estos riesgos y cuidaba a todos los niños del pueblo como si fueran suyos.


Los árboles y las bancas de la plaza.

Quisiera hablar sobre las bancas de la plaza, y los árboles que hay en ella.

La casa de la familia del Dr. Heliodoro Rodríguez Flores, tenía su domicilio precisamente frente de la plaza principal del pueblo, hacia el norte.

Al salir de su consultorio por las tardes, cuando caía el sol, El Dr. Rodríguez y su esposa la Sra. Vivina Gutiérrez de Rodríguez, acompañados de sus 4 hijos, ya que el ultimo niño aun no nacía, se sentaban en la banqueta y veía con tristeza hacia la plaza, sola, con muy pocos árboles, con muchas áreas con solo tierra, no había muchas áreas con cemento salvo alrededor del kiosco, y unos cuantos corredores mas.

Entonces, pensó en mandar traer árboles para adornar su querida plaza, al Fortín de las Flores, Veracruz y personalmente los plantó, uno a uno.

Trabajaba en su casa un mocito que sacaba agua del pozo y esta se depositaba en un baño de lamina, y de ahí, con cubetas, baldes, cedrones o tinas como se conozcan estas, se llevaba el agua hasta cada uno de los arbolitos que el iba sembrando.

Y así, se distraía en las tardes con su familia, regando con cubetas los árboles y de esta rustica manera, poco a poco, cubrió la plaza de una hermosa arboleda.

Todos esos árboles bellos y grandísimos que ahorita vemos y disfrutamos su magnifica sombra en los días de calor, fueron sembrados por el, por el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

Sobra decir, que esto lo hacia sin pedir ningún donativo a nadie absolutamente.

Eso lo hizo hasta el día de su muerte.

Cuidar a su pueblo y a su gente.

De igual manera mando construir bancas para que las personas se sentaran en la plaza a platicar y muchas de ellas hicieron las veces de niditos de amor para los novios, así como para comenzar un romance que culminaba en feliz matrimonio.

En algunas que fueron construidas de cemento o granito, se esculpieron los nombres de el, y de cada uno de los señores del pueblo que las donaron a instancias del Dr. Rodríguez.

Creo también un patronato Pro-construcción de la iglesia.

Junto con las personas que integraban dicho patronato, trabajaban arduamente para recabar fondos para la iglesia del pueblo.

Es muy conveniente mencionar que al estar haciendo dicha construcción,  el Dr. Heliodoro Rodríguez, con dinero de su bolsa, mando construir la casa parroquial.

Y deseo agregar esto que en el curso de mi vida lo escuche más de mil veces:

El Dr. Rodríguez pertenecía a la masonería del pueblo.

Entonces cuando el murió, el día 3 de mayo de 1946, el cura que estaba en ese momento encargado de la iglesia, le dijo a la comisión que iba para informarle la hora en que llevarían el féretro para que tuviera una misa de cuerpo presente, que no lo podría recibir en la iglesia, porque el, era masón.

¡Y oh sorpresa!, casi linchan al padrecito, diciéndole a gritos y con algunas malas razones, que no sabia ni siquiera lo que estaba diciendo. Que la casa en donde el vivía, el Dr. Heliodoro Rodríguez la había mandado construir con su dinero para que el tuviera un techo digno.

Muy conveniente será que mencione que el día de su funeral asistió todo el alumnado de las escuelas con sus uniformes de gala y fue suspendido el desfile del 5 de mayo, en señal de duelo.

No falto ninguna autoridad municipal, y todo aquel ciudadano que podía caminar, acompaño en su viaje final al Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

Así como el amaba a su gente, su gente lo amaba a el.

De igual manera se pusieron por largo tiempo enormes moños negros en todos los planteles educativos, así como en la Presidencia municipal, en la iglesia y en la Benemérita Mutualista “Melchor Ocampo”.

El Dr. Heliodoro Rodríguez Flores, fue un gran hombre, un gran visionario, fue un gran medico y un gran filántropo.

Porque fue el creador y primer presidente del comité de las ferias del 14 de julio de San Buenaventura.

Muchas cosas hay que se ignoran, pero que son curiosas, bonitas, e interesantes.

El festejo de las ferias del 14 de julio se gesto en la barbería del Sr. Rafael Gutiérrez, que se encontraba en un lateral de la mutualista "Melchor Ocampo".

En la barbería se juntaban los señores a conversar tipo tertulia, sobre los acontecimientos de la época. Entonces el Sr. Gervasio González Gutiérrez les platicó que el Dr. Rodríguez tenía a cuestas la construcción de la iglesia, y que tenia proyectos de traer unas campanas " únicas “, y un bellísimo y magnifico reloj que se escucharía en todo el pueblo y efectivamente, esas campanas únicas se escuchaban, cuando el ambiente climático era propicio, hasta Monclova, Frontera y no se diga Nadadores, hasta donde también se escuchaban las campanadas del reloj.

Y a propósito del bellísimo reloj, el Sr. Rafael Gutiérrez fue comisionado para darle cuerda diariamente y estar a cargo de su mantenimiento, lo cual hizo hasta el día de su muerte.

Dicho lo anterior, les sugirió a todos que aprovechando lo que estaba haciendo el Dr. Rodríguez se hicieran unas ferias y todos ellos lo ayudarían en dicha empresa.

Que le comunicaran cuanto antes al Dr. Rodríguez lo ya mencionado, y le pidieran fuera el presidente del comité de las ferias y todos ellos estarían apoyándolo.

Lo hicieron de inmediato y el Dr. Rodríguez con el inmenso afán de ayudar más a su pueblo, acepto el ofrecimiento.

Cito a los que formaban la comisión para invitarlo como presidente, y él a su vez, convoco a todas las fuerzas vivas del pueblo a una junta que se llevo a cabo en el consultorio del propio Dr. Rodríguez.

A dicha junta asistieron:

Don Pedro V. Rivera
Don Gervasio González Gutiérrez
Don Eloy Rivera
Don Luis Almaraz
Don Jesús Gutiérrez Boone
Don Eladio Villarreal
Don Enrique Thomae
Don Abel Ayala
Don Federico Flores
Don Hilario Villarreal

Lo primero que les dijo fue que el estaba inmensamente feliz de que ellos quisieran ayudarlo a mejorar el pueblo.

Y que si verdaderamente todos querían cooperar para realizar unas hermosas ferias anuales, entonces iban a necesitar dinero y preguntó de donde lo iban a sacar para iniciarlas.

Debido a que no existía nada y por supuesto todo lo que se tenía era el proyecto de llevarlas a cabo, puesto que ni siquiera escrito estaba este hermoso proyecto, hasta entonces todo eran palabras.

Y ese fue el primer problema, parecía que todos se habían congelado cuando se hablo de que se carecía del dinero suficiente para su realización.

Entonces el Dr. Rodríguez les dijo, "yo les sugiero que cada uno de nosotros ponga lo que mas pueda de dinero, en la inteligencia de que al finalizar la feria se les reintegre su aportación inicial, todo se hará según salgamos".

Unos cuantos dijeron que si podían hacer determinadas aportaciones económicas, pero había muchas personas que tenían realmente miedo a perder su aportación inicial.

Entonces les dijo el Dr. Rodríguez.

- "señores, si lo que ustedes ponen no lo sacamos de los festejos de las ferias, yo entiendo que ahorita no sabemos si vayamos a tener éxito o no, yo en lo personal me ofrezco a firmarles unos recibos a cada uno por su aportación y de mi bolsa les regresare hasta el ultimo centavo que hayan puesto".

De esa manera fue que el cien por ciento de los ahí presentes se comprometieron a ayudarlo en esta cara misión.

También en esa primera junta les informo a todos:

- "esto no va a ser fácil, va a ser un trabajo muy duro para todos, así que vayan diciéndoles a sus esposas que también necesitaremos la ayuda de ellas".

Sobra decir la cantidad de trabajo que tuvieron estas damas.

En la casa del Dr. Rodríguez se instalaron grandes mesas en el patio en donde se prepararon tremendas cantidades de masa para hacer los tamales que se venderían en las ferias.

Unas señoras amasaban, otras preparaban las hojas de maíz, otras terminaban de cocinar la carne, y así ayudaron ellas también en el inicio de las bellas ferias del 14 de julio de San Buenaventura.

En la mencionada primera junta también les dijo el Dr. Rodríguez a todos los ahí presentes.

Y quien se encargara de manejar el dinero?

Y de inmediato respondió don Abel Ayala, yo tengo al hombre idóneo para esto. Don Luis Almaraz

Así Don Luis Almaraz fue nombrado tesorero de las primeras ferias del 14 de julio de 1945.

Se cuenta con mucho orgullo, que era tan alto e integro el grado de honestidad y honorabilidad de don Luis Almaraz, que se desvelaba hasta altas horas de la noche porque su balance no le cuadraba por dos o tres centavos.

En esos años el pueblo carecía de muchísimos servicios para su gente.

Como agua potable, energía eléctrica, ( ya que eran solamente unas horas las que teníamos energía eléctrica por las noches, de las 7 a las 11 de la noche ), después de este horario nos iluminábamos con lámparas de petróleo. Este servicio lo proporcionaba en forma particular el Sr. Dn. Jesús Gutiérrez.

También se necesitaban carreteras, pavimento y mil cosas más.

Es muy importante que estos datos aunque parezcan irrelevantes, sean mencionados, ya que estamos hablando de casi 70 años atrás, y en su mayoría la población joven de San Buenaventura, e inclusive algunas autoridades, desconozcan por completo quien fue el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores, y las personas Que lo ayudaron en esta gran empresa que hasta la fecha de hoy prevalece.

Para todo , los cimientos son importantes,  y para dar luz verde a esta inimaginable y acariciada labor se necesitaba un gran líder , se iba a manejar muchisima gente, se necesitaba un gran iniciador y ese fue el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

Él formó todo su comité con una verdadera hermandad ,  todos con la ilusión de ayudar y mejorar a su querido pueblo. Todos con una gran vocación de ayuda y altruismo.

En el curso de 1944 se consiguieron las autorizaciones gubernamentales para dar el inicio a las Ferias de San Buenaventura, así como la integración y organización de dichos festejos, habiendo obtenido los permisos necesarios incluida la autorización para que hubiera en dichos festejos juegos de azahar, increíbles de lograr en aquellos remotos años.

Misión cumplida

Pero el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores tenia que seguir trabajando por su pueblo y por su gente, e iniciaría de inmediato la celebración de las ferias del 14 de julio.

Nadie podía negarse a ayudarlo, motivaba con su ejemplo tanto a las autoridades municipales, como a su pueblo, los señores junto con sus esposas colaboraban con el, día y noche, grandes y ejemplares ciudadanos a su alrededor, sin descuidar detalles, sin dejar suelto ningún hilito para lograr el éxito que solo existía en su mente,....y así fue, tenemos hasta la fecha estas espectaculares celebraciones que las vivimos año tras año, ininterrumpidamente, y todos los sanbonenses, tanto aquellos que tienen la bendición de vivir en nuestro terruño, como los que por mil diferentes razones tuvimos la necesidad de abandonar el pueblo que nos vio nacer, cuando en nuestro humilde almanaque, o en la elegante agenda de un alto funcionario, ya viva en nuestra patria o en el ultimo rincón del extranjero se marca el día 14 de julio, con el corazón lleno de orgullo, y en muchas ocasiones con lagrimas en los ojos decimos,....hoy comienzan las ferias de mi pueblo, las ferias del 14 de julio.

Esto fue conseguido por el comité formado por el Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.




Plazuela Dr. Heliodoro Rodríguez Flores.

Información proporcionada por:

Lic. Guadalupe Amanda Rodríguez Gutiérrez (Hija)

Manuel Mario Soto Rodríguez (Nieto)


Me gustaría tu opinión acerca del  sitio Web. enviándome  tus comentarios al correo   hdominguezl@hotmail.com

© Creador de la página  Horacio Domínguez Lara 

Since July 22, 2000,  last revised 2/05/2010